Como crear una cartera de acciones gratis

¿Te gustaría conseguir con el tiempo una cartera de acciones totalmente gratis? Te voy a proponer un sistema que te permitirá realizar ese sueño. Dependerá mucho de cómo apliques la estrategia, de qué acciones compres, de los movimientos del mercado, etc. Pero a la larga dará sus frutos.

Hay muchas formas de invertir, casi tantas como inversores. En esta ocasión vamos a comentar un sistema que hemos leído en varios libros y que puede ser muy interesante ya que hay bastante gente (sobre todo americanos) que lo usan. Se trata de comprar acciones de una empresa y, al salir de ella por llegar a un objetivo concreto de precios, dejar las plusvalías y sacar únicamente la cantidad invertida inicialmente.

Este sistema solamente funcionará adecuadamente si tienes un mínimo de capital para invertir. Si quieres ponerlo en práctica con los 300 euros que tienes ahorrados, vas de culo, cuesta abajo y sin frenos. Pero supón que te toca la lotería, que te encuentras un maletín lleno de dinero o que te haces con una herencia inesperada. Os voy a explicar el sistema con un ejemplo para invertir 20.000 euros.

EXPLICACIÓN DEL SISTEMA

Por poner cantidades redondas, imagina que con esos 20.000 euros compraste 5000 acciones cuando SANTANDER estaba a 4 euros/acción y tu expectativa o tu precio objetivo eran los 5 euros/acción. Cuando SANTANDER llegó a 5 euros ese mismo año, vendiste acciones por igual importe que los 20.000 euros que invertiste, para ello vendiste 4000 acciones y dejaste sin vender 1000 acciones y te olvidaste de ellas y compraste acciones de otro sector que en ese momento estaban baratas. ¿Qué conseguiste con esa operación?

Pues muy sencillo, por un lado recuperaste integro tu capital inicial de 20.000 euros, te convertiste en accionista del SANTANDER con un buen lote de 1000 acciones que te salieron “gratis” gracias a las plusvalías y tienes a tu disposición 20.000 euros en efectivo que puedes dedicar a buscar otras inversiones para repetir el proceso.

Esas 1000 acciones puedes dejarlas para que te vayan dando dividendos con el paso de los años o esperar a que se revaloricen todavía más mientras tú sigues moviendo tus 20.000 euros iniciales.

Supongamos que sigues comprando acciones baratas a 4 euros y vendiendo el equivalente a 20000 euros cuando suban a 5 euros. Te irás haciendo con paquetes de 1000 acciones “gratis”. Incluso puedes ser más ambicioso todavía e ir reinvirtiendo los dividendos de esos paquetes de 1000 acciones en comprar más acciones.

Llegará un día que, por ejemplo, tengas 5 paquetes de 1000 acciones y sigas manteniendo tus 20.000 euros iniciales para seguir invirtiendo. Tendrás 5000 acciones rindiéndote dividendos sin que te haya costado demasiado esfuerzo conseguirlas.

Esta forma de invertir se adaptaría bastante a los inversores a largo plazo a los que no les gusta vender nunca pero llega la empresa a un punto en el que no están cómodos teniendo todas esas acciones (sobre todo si están sobrevaloradas). Las acciones que se dejan provenientes de las plusvalías si que se dejan para siempre y pueden darnos muchas alegrías (aunque también tristezas si la empresa con la que se aplica el sistema es mediocre).

VENTAJAS DEL SISTEMA

Esta es una forma muy sencilla de acumular para los que quieren tener más y más acciones. Moveremos el capital principal buscando las mejores oportunidades y las plusvalías son las que se dejarán para que se beneficien del interés compuesto (reinvirtiendo en ellas los dividendos).

Para los largoplacistas o inversores eternos que no les gusta vender pero hay momentos en que ven que la empresa puede estar bastante sobrevaluada, usar este sistema les permite:

– Estar dentro de la empresa por si sigue apreciándose.

– Beneficiarse de los dividendos crecientes que esta produzca.

– Obtener liquidez (en forma de dividendos) para poder realizar otras operaciones.

– Se pueden reinvertir los dividendos para que esos paquetes de acciones “gratis” cada vez sean mayores y nos reporten todavía más dividendos en el futuro.

A TENER MUY EN CUENTA

Para invertir de esta forma son necesarias varias cosas:

– La primera es que tenemos que diversificar. Si entramos con 20.000€ y es la totalidad de nuestra cartera y la empresa quiebra, fin de la partida, game over. Por lo que diversificar entre 5 y 7 acciones diferentes de distintos sectores sería un buen número. En vez de apostarlo todo a una carta, puedes invertir paquetes de 4000 euros en 5 acciones diferentes de 5 sectores distintos. Se moverán a distintas velocidades y tendrás más oportunidades de ir haciendo buenas operaciones a lo largo del año.

-La segunda es que las empresas, estén caras o baratas, tengan elevadas probabilidades de seguir consiguiendo beneficios, por lo que hay que hacer un análisis fundamental pormenorizado de la empresa (esto siempre). Lo ideal es esperar hasta que estén baratas para comprar, pero no es una condición imprescindible si hay posibilidades altas de revalorización.

– Una buena posibilidad es elegir las empresas que dan mejores dividendos en el año e ir apostando por ellas porque suelen revalorizarse con el tiempo y suelen incrementar sus dividendos.

¿Qué te parece esta estrategia? ¿Se te ocurre alguna idea para mejorarla? Estaremos encantados de leer tus consejos y opiniones.