¿Cómo calcular tu libertad financiera en meses?

Conocer exactamente cuántos meses podemos vivir sin trabajar nos da una idea muy exacta de nuestra libertad o independencia financiera actual. Aquellos que tienen un mayor “colchón económico” podrán vivir más meses sin trabajar. Es de sentido común, ¿verdad? Pues mucha gente ni se ha molestado en pensar como se le pondrán las cosas si le despiden en este mismo momento. Es muy fácil vivir al día sin pensar en el futuro pero… ¿has pensado qué puede pasar si el futuro se vuelve negro de repente? Si no lo has hecho nunca, te recomiendo que pienses en lo que te podría pasar si te despiden hoy mismo. Algunas personas se dan cuenta que su situación no es tan grave porque tienen unos ahorros suficientes para vivir dos o tres años sin problemas y se supone que en dos o tres años se puede encontrar trabajo de nuevo sin demasiados agobios. Pero si no tienes ahorros o si estos son minúsculos, el saber cómo estamos ahora mismo nos puede ayudar a replantearnos la vida y que empecemos a pensar en ahorrar.

Por otro lado todos hemos pensado alguna vez en lo bonito que sería poder vivir sin trabajar, sin jefes, haciendo lo que nos apetezca en cada momento del día. Ese gran sueño, inalcanzable para muchos (por su actitud, no porque no pueda conseguirse), se llama “libertad o independencia financiera” y no consiste en otra cosa que poder vivir de las rentas sin tener que trabajar. Las rentas provienen de los activos que tengamos. Los activos son aquellas cosas que ponen dinero en nuestro bolsillo. A ese dinero se le llama ingresos pasivos, pues se obtienen o consiguen sin hacer nada. Por ejemplo un activo sería tener un apartamento en la playa para alquilar en verano (pues nos genera el dinero que sacamos del alquiler sin hacer nada), otro activo sería tener acciones que nos vayan dando dividendos año tras año (da igual que el precio de las acciones suba o baje, los dividendos se cobran todos los años), el dinero también puede ser un activo (pero sólo si lo metemos a plazo fijo o en una cuenta remunerada que nos da intereses). El dinero debajo del colchón no es un activo porque no genera ningún interés.

Ahora vamos a calcular cuál es nuestra situación financiera en la actualidad. El primer paso para construir tu libertad financiera es conocer el punto de partida, cuánta libertad financiera tienes hoy, en este preciso momento.

Paso 1. Calcula cuánto dinero tendrías disponible si hoy dejaras tu trabajo.

Suma:

– Dinero en tu cuenta bancaria, depósitos y formas de ahorro convertibles en dinero efectivo en menos de una semana. No incluyas ganancias de vender tu casa o tu coche porque no son inmediatas, y además reducen tu nivel de vida.

– Paro total que cobrarías (la cantidad de subsidio multiplicado por todos los meses que te corresponderían) si te despidieran.

Paso 2. Calcula tus gastos mensuales.

Incluye los gastos fijos (alquiler o hipoteca, créditos, letra del coche, seguros, gastos fijos del hogar, colegio si tienes hijos…) y los gastos variables (comida, ropa, gastos variables del hogar, gasolina, ocio…).

Si durante los últimos meses no has ahorrado nada al final de mes, eso quiere decir que tu gasto mensual es igual a tu salario mensual. No te sorprenda, es algo muy normal.

Paso 3. Calcula ahora cuál es tu libertad financiera real.

No es otra cosa que la suma de todo el dinero disponible si te quedaras sin trabajo dividida por los gastos que tienes en un mes: 

Libertad Financiera = Suma de dinero disponible/Gasto mensual

Para que no haya dudas, te pongo un ejemplo: supongamos que el dinero disponible si hoy dejas tu trabajo es 10.000 euros, y tu gasto mensual es de 1.000 euros, entonces tu libertad financiera son 10 meses.

Libertad Financiera = 10.000 / 1.000 = 10 meses

Este es sólo un ejemplo. Cuando realices tus propios cálculos averiguarás el número exacto de meses que puedes vivir sin trabajar en la actualidad y te ayudará a descubrir el punto exacto del que partes.