En bolsa, no te fíes ni de tu padre

¿No te resulta chocante este gráfico? Es obvio que alguien está manteniendo los precios de forma artificial.

¿No te resulta chocante este gráfico? Es obvio que alguien está manteniendo los precios de forma artificial.

Escribo esta entrada pensando principalmente en inversores novatos o que se están iniciando en bolsa. Muchos de ellos, como carecen de conocimientos, se lanzan alegremente a buscar consejos por webs de bolsa, foros de opinión, etc. y acaban perdiendo su dinero y se les queda una cara de idiotas que no veas.

Hoy quiero recomendaros que andéis con los ojos muy abiertos si ya estáis operando en Bolsa o tenéis la intención de comenzar a realizar transacciones en los próximos meses. Debes tener muy claras dos cosas: la manipulación de mercados es un hecho indiscutible y el arte de convencer a las masas es fácil, ya sabemos lo manipulables que son. Por ello te doy el mejor consejo que puedo darte: En bolsa, no te fíes ni de tu padre.

Te pondré un ejemplo real: Hace poco la cotización de Zeltia, una de las acciones más famosas y seguidas de nuestro mercado se disparaba tras haberse distribuido a través del envío masivo de emails a distintos usuarios el rumor de que Novartis iba a lanzar una OPA sobre esta empresa a un precio muy superior al que estaba cotizando.

Este tipo de estafas se llevan a cabo en los principales foros financieros de todo el mundo y también se realizan por correo electrónico.

El estafador o estafadores suelen ser personas que ostentan un relativo prestigio y reputación dentro del mundo de los foros. Primero eligen un valor muy estrecho, con nominal bajo y poca liquidez, generalmente un chicharro y compran grandes paquetes de acciones de dicho valor durante varios días. Lo hacen con disimulo, intentando que no se note mucho y que no suba el precio. En cuanto se han hecho con una cartera decente (en cuanto a número de acciones se refiere) a bajísimos precios, están listos para actuar y engatusar a los pardillos.

Al día siguiente de terminar sus compras, realizan un análisis fundamental y técnico minucioso, con apariencia bastante profesional sobre la situación del valor y sugieren comprar acciones de la empresa a precios actuales en la apertura del mercado y hablando de posibles revalorizaciones que superan el 50% y pueden llegar a los tres dígitos. En ocasiones, incluso falsifican o se inventan datos sobre la empresa porque saben que poca gente sabe buscar esa información o que ni siquiera se van a molestar en buscarla.

Muchísimos inversores con poca experiencia se dejan engatusar por esta banda de estafadores y se lanzan al mercado a comprar acciones de dicha compañía a cualquier precio. Lógicamente, ante este fervor comprador el precio de las acciones comienza a subir, lo que aprovecha el estafador o estafadores (generalmente son grupitos de gente) para deshacer sus participaciones, vendiéndoselas a los inversores engañados a un precio superior al que las habían adquirido. A partir de ese momento, y siguiendo la lógica de que todo lo que sube artificialmente tiene que bajar, las acciones de la empresa comienzan a perder valor en el mercado dejando a los inversores incautos pillados en el valor. Cuando cunde el pánico venden a cualquier precio y muchos pueden haber perdido los ahorros de su vida por hacer caso a una recomendación que han leído por ahí.

La metodología de la estafa es siempre muy similar: normalmente lo realizan individuos que entienden de análisis técnico o fundamental y su sistema es bien simple. Realizan un análisis técnico convenientemente adornado con fundamentales y siempre sobre valores llamados “chicharro” que carecen de liquidez, de escasa capitalización y cuyo precio es fácilmente manipulable con pequeños volúmenes de dinero para luego colgarlo en los foros. Sus compinches hacen comentarios elogiando los análisis, dejando comentarios como que la apuesta es segura y diciendo que van a comprar. El novato, al ver que todo el mundo apoya la inversión, se lanza a comprar sin encomendarse ni a dios ni al diablo.

Te voy a hacer una pregunta: Si una persona sabe de bolsa, estudia un valor y está convencido de que tiene un potencial de subida tremendo… ¿Tú crees que va por todos los foros poniendo gratis su trabajo? Claro que no. Ponen ese trabajo porque saben que, si unos pocos pardillos se tragan la historia, harán subir el valor para ellos poder venderlo. Es lógica pura, ¿no crees? Nadie regala nada en esta vida.

Escogen valores muy estrechos, compran, después calientan el ambiente en todos los foros que pueden durante unos días y venden cuando compran los pardillos.

Uno no puede ni fiarse de las agencias con supuesta buena reputación. ¿No te has dado cuenta que muchas agencias recomiendan comprar un valor porque ellos lo quieren vender o viceversa? Si sabes buscar los datos en Internet te asombrará que recomiendan comprar mientras ellos están vendiendo como locos, y viceversa, aconsejan vender anunciando bajadas catastróficas para poder comprar al menor precio posible.

En otras ocasiones la clave de todo el proceso son las ventas en corto, esto es, cuando un inversor pide prestadas acciones a un bróker, las vende y espera devolver las acciones prestadas con las adquiridas posteriormente a un precio inferior. Se obtienen beneficios únicamente si el precio de las acciones cae, esto es, si se vende caro y se compra barato. Si el precio sube, deberá comprar las acciones de reposición a un precio superior al que las vendió y eso no le interesa así que se lanzan a enviar noticias y rumores negativos tanto en foros como por correo electrónico, en blogs, en páginas web y donde pueden.

Es increíble lo ilusa que puede ser la gente y que se crean todo lo que leen por el mero hecho de estar escrito. Mucha gente piensa que si algo está escrito es por que es verdad y no se dan cuenta que, en Internet, la información falsa, sesgada, interesada o poco fiable es el pan nuestro de cada día, y más en temas financieros, bursátiles o referentes a mercados.

Una realidad innegable es que el “spam” financiero ya ha influido algunas veces en las cotizaciones de las Bolsas. Un estudio realizado por investigadores de la Universidades de Dresden y de Mannheim, demuestra que mensajes basura en los que se anima a invertir en empresas que cotizan en Bolsa están influyendo directamente en el sistema financiero.

La estructura de estos mensajes basura es siempre la misma: no se anuncia ningún servicio ni producto, no hay ningún teléfono al que llamar ni sitio al que acudir. El mensaje advierte: “Lo primero que debe hacer hoy es coger acciones de la compañía XXX, ¡van a explotar mañana! ¡se esperan revalorizaciones del XXX%!”. A continuación, informan del precio aconsejado para comprar de las acciones, stop-loss, etc.

El bombardeo de estos mensajes, cuya información falsa se mezcla con información real sacada de sitios como Yahoo Finance o Google Finance, junto con el hecho de que sólo ofrezcan datos, sin querer vender nada, busca generar confianza en el receptor. Curiosamente, la emisión de estos mensajes, que suponen el 3% del spam mundial, se realiza en horario bursátil. ¿No te llama la atención que sólo se envíen mientras están abiertos los mercados? ¿No será porque no quieren dar tiempo a que la gente investigue o se informe un poco?

Quienes se aprovechan son los emisores del spam, que comercian con estas acciones para capitalizar las ganancias, y los llamados “receptores inteligentes”, que observan la circulación de estos mensajes e invierten siguiendo su estela, comprando a la baja cuando aparece el spam para esperar los picos provocados por usuarios ingenuos, que adquirirán las acciones al alza.

El mero hecho de que un número de gente siga consejos financieros que le llegan por e-mail, de emisores desconocidos y que nunca han solicitado, es relevante para la estabilidad del sistema financiero, considerando el potencial que pueden tener estos spammers para hacer circular rumores creíbles sobre problemas de solvencia en empresas y otras profecías como opas, nacionalizaciones, quiebras, etc. que lleven a efectos dominó con todas sus consecuencias.

Lo curioso del tema es que antes sólo teníamos que defendernos de los grandes tiburones para que no nos devoraran en los parqués, y ahora, además, tenemos que aguantar a estafadores que intentan hacer de aprendices de tiburones.

Animo desde aquí a todos los que tengáis blogs sobre bolsa y finanzas, e incluso a los administradores de los foros, que advirtáis a vuestros lectores de estas prácticas. Quizás entre todos podamos evitar que haya nuevos inversores que caigan en este tipo de estafas.

Mi consejo es que cada uno aprenda a valerse por si mismo en este mundo de timadores, mafiosos y demás “fauna” que pulula por la red. Duda de todo lo que leas, intenta contrastar la información, investiga, piensa si no puede ser un rumor intencionado y, sobre todo, no te lances a la piscina a ciegas ni inviertas todos tus ahorros.

No se ha encontrado contenido relacionado.