Surebets, apuestas ¿seguras?

Aunque parezca imposible, hay apuestas con las que es imposible perder ocurra lo que ocurra en el partido, pero... ¿son seguras?

Aunque parezca imposible, hay apuestas con las que es imposible perder ocurra lo que ocurra en el partido, pero… ¿son seguras?

Muchas personas buscan el dinero fácil. Algunos se adentran en el mundo de las apuestas deportivas pensando en duplicar o quintuplicar su capital con dos o tres apuestas acertadas. Algunos, incluso se plantean llegar a millonarios en poco tiempo.

La pregunta más lógica que debemos hacernos es: ¿por qué existen las casas de apuestas? Muy sencillo: porque hacen negocio con las apuestas. Si fuera fácil ganar, ¿no crees que no existirían tantísimas casas de apuestas? Piensa mal y acertarás, dice el refrán.

El mundo de las apuestas es muy parecido al mundo de la bolsa o al mundo de los negocios en el sentido de que, por cada millonario que consigue llegar a millonario hay varios cientos de personas que se quedan por el camino, en su inmensa mayoría habiendo perdido todos sus ahorros.

Lo normal cuando la gente se adentra en el mundo de las apuestas es que los desplumen antes o después. Como perder dinero duele, la tendencia natural de las personas que comienzan a apostar es buscar estrategias y alternativas de inversión que les permitan ganar de forma matemática y, si el método lo permite, con el menor tiempo empleado posible.

Existen un montón de estrategias para apostar y un montón de métodos distintos. En esta ocasión os voy a hablar de las surebets, un método o sistema que me parece de los más fiables, dejando muy claro, eso sí, que no lo acabo de ver demasiado perfecto y que supongo que deberá aplicarse con una elevada dosis de inteligencia, un férreo control del dinero y un montón de conocimientos, además de ser imprescindible un elevadísimo grado de autocontrol de las emociones.

En cualquier caso me parece la estrategia más inteligente para apostar en apuestas deportivas y como os he dicho recibe el nombre de apostar a surebets. La surebet debe su nombre a la asociación de palabras inglesas sure (seguro/a) y bet (apuesta), por tanto la podemos definir como una “apuesta segura”.

El método o sistema consiste, básicamente, en aprovechar las fluctuaciones de las cuotas o las diferentes estimaciones de las casas de apuestas para que apostando a todas las posibilidades de un determinado evento consigamos un beneficio seguro.

Las surebets siempre se hacen entre 2 o más casas de apuestas diferentes, ya que todas las casas de apuestas aplican un margen de beneficio a sus cotizaciones. Normalmente las surebets suelen oscilar entre el 0,5% y el 5% de rentabilidad de la cantidad apostada, aunque en ocasiones se llegan a ver surebets por encima del 15%.

Aunque os parezca imposible, hay apuestas con las que es imposible perder ocurra lo que ocurra en el partido. Se basan en las diferencias existentes entre las cuotas que ofrecen distintas casas de apuestas. A veces estas diferencias provocan que apostando a ambas cuotas acabemos ganando pase lo que pase. Voy a explicarlo con un par de ejemplos, el primero con surebets de dos resultados y el segundo con surebets de tres resultados.

Advierto, antes de nada, que he redondeado los decimales por exceso o por defecto y que habrá ligeros cambios si hacéis uso de la calculadora, pero a grandes rasgos os servirá para seguir la mecánica sobre cómo apostar a surebets. Los puntillosos que lo deseen pueden hacer los cálculos con todos los decimales y comprobareis que no cambian tanto los cálculos y que siempre hay beneficio.

Surebets de dos resultados

Tenemos que elegir algún deporte que no contemple el empate, como por ejemplo el tenis o el baloncesto, pero vale cualquier otro deporte sin empates posibles. Necesitamos también ser clientes de al menos dos casas de apuestas distintas. Cuantas más mejor (mayores posibilidades de encontrar surebets para un mismo partido), pero necesitamos dos casas de apuestas como mínimo.

El objetivo es quedarnos con la cuota más alta para cada deportista o equipo de cada casa de apuestas.

Ejemplo casa de apuestas A: Nadal 1.75 y Federer 2.40

Ejemplo casa de apuestas B: Nadal 1.85 y Federer 2.30

Nos quedaremos con la cuota más alta de cada casa de apuestas para cada uno de los tenistas, que según el ejemplo, son Nadal a 1.85 y Federer a 2.40. Dicho de otra forma, apostaríamos por Nadal en la casa de apuestas B y por Federer en la casa de apuestas A.

Lo primero de todo es comprobar que estamos ante una surebet. Haremos una sencilla comprobación para asegurarnos de que es una surebet que consiste en comprobar que la suma de dividir 1 por ambas cuotas es inferior a 1.

En nuestro caso: (1/1.85)+(1/2.40)=0.540+0.416=0.956<1

Como el resultado es menor que 1, entonces tenemos una surebet.

Ahora supongamos que disponemos de 100€ para apostar. Apostaremos de la siguiente manera (redondeo los decimales para no liarlo demasiado):

Apostamos 54€ por Nadal en la casa de apuestas B con una cuota de 1,85.

Apostamos 42€ por Federer en la casa de apuestas A con una cuota de 2,40.

¿Qué ocurre al finalizar el partido?

Si ganó Nadal la casa de apuestas B nos pagará 100€ (54€x1,85).

Si ganó Federer la casa de apuestas A nos pagará 100€ (42€x2,40).

Nos da igual quien ganó y quien perdió, una u otra casa de apuestas nos pagarán 100€ y como solamente apostamos 96€ (54€+42€) nos queda un beneficio de 4€.

En el fondo nos importa un bledo quien gana o quien pierde. Siempre tenemos beneficio. En este caso ha sido de 4€ que equivale a un 4,17% de rentabilidad.

Surebets de tres resultados

Tenemos que elegir algún deporte donde sea posible el empate, como por ejemplo el futbol, pero vale cualquier otro deporte con empates posibles. Necesitamos también ser clientes de al menos tres casas de apuestas distintas. Cuantas más mejor (mayores posibilidades de encontrar surebets para un mismo partido), pero tres casas de apuestas como mínimo. El método a seguir es exactamente el mismo que el ejemplo anterior pero con tres casas de apuestas. El objetivo es quedarnos con las cuotas más altas para cada resultado en cada casa de apuestas.

Para abreviar, supondremos que hemos buscado y encontrado las cuotas más favorables, en tres casas de apuestas distintas (A, B y C). Las cuotas más altas que hemos encontrado son:

Para el 1 – 2.10 en la casa de apuestas C.

Para la X – 4.20 en la casa de apuestas A.

Para el 2 – 8.10 en la casa de apuestas B.

Hacemos la misma comprobación.

(1/2.10)+(1/4.20)+(1/8.10)=0.476+0.238+0,123=0,837<1

Como el resultado es menor que 1 estamos ante una apuesta segura.

Si disponemos de 100 euros para apostar. Apostaremos de la siguiente manera (redondeo los decimales para no liarlo demasiado):

Apostamos 48€ por el 1 en la casa de apuestas C.

Apostamos 24€ por el X en la casa de apuestas A.

Apostamos 12€ por el 2 en la casa de apuestas B.

En total hemos apostado 84€ (48€+24€+12€) y sea cual sea el resultado ganaremos alrededor de 100€, con lo que obtendremos un beneficio de 16€ que equivale a un 19,05% de rentabilidad.

Nos da igual quien gana, quien pierde o incluso nos da igual que empaten. En todos los casos perderemos dos apuestas pero los beneficios de la tercera apuesta nos harán recuperar todo lo apostado más un beneficio.

Llegados a este punto, quizá tus ojos estén brillando como los del Tío Gilito y estés haciendo planes sobre cómo gastar todo el dinero que vas a ganar con las surebets. No corras, por favor, todo tiene un pero…

¿Son tan seguras como parecen las surebets?

Pese a que las surebets puedan parecer una forma de ganancia segura, ya que se cubren todas las posibilidades del evento, algunas veces surgen más perjuicios que beneficios a la hora de aplicar esta estrategia al mundo real, entre los que podemos destacar los que iré citando a continuación.

Por ponerte un ejemplo tonto, no podrás mear ni cagar hasta que no hayas hecho la apuesta. Tampoco te podrá distraer una mosca ni podrás hablar por teléfono con ese inoportuno amigo que te llama justo cuando más ocupado estás.

En algunas casas de apuestas, las cuotas no son fijas durante mucho rato y pueden ir cambiando. Imagina que vas a apostar a una cuota a 2,10 por un tenista y a otra cuota a 2,30 por otro tenista. Entras en la primera casa de apuestas y apuestas por el 2,10 la cantidad que has calculado. En ese momento te entran unas horribles ganas de mear y te vas para el cuarto de baño. De vuelta al ordenador pasas por la cocina y se te ocurre pillar algo de picoteo y justo cuando llegas al ordenador con las manos llenas con una bebida y un tentempié, se te cae la bebida encima de la mesa y tienes que limpiarlo. Cuando abres la web de la segunda casa de apuestas para apostar por el otro tenista a 2,30 se te queda cara de idiota cuando ves que ahora la cuota está a 2,25 en lugar de 2,30. ¡La has cagado! Tendrás que rehacer los cálculos y a lo mejor ya no es una surebet y puede que pierdas dinero. Como ves, apostar a surebets no es tan fácil como parecía.

No todo es tan bonito como parece. Las “apuestas seguras” tienen varios inconvenientes aparte del que te acabo de citar. El primero de ellos es que las ganancias son muy pequeñas con respecto al total apostado, generalmente entre un 0.5% y un 5% (aunque a veces se puede ganar más, sobre todo apostando a largo plazo), por lo que para obtener una rentabilidad sustancial debemos apostar grandes cantidades de dinero.

De aquí deriva el segundo inconveniente: las casas de apuestas establecen límites en la cantidad que se puede apostar. Por tanto, la alternativa es un frágil equilibrio entre lo que se puede apostar y lo poco que se puede ganar con cada apuesta. Se trata pues de encontrar muchas surebets y este es el tercer inconveniente: hay pocas.

Aunque desde hace algún tiempo se han creado programas y páginas webs destinados a escanear apuestas seguras, la realidad es que un altísimo porcentaje de las mismas no son en absoluto surebets. Si bien los números indican que lo son, hay un factor que no tienen en cuenta y que es fundamental: las diferencias en las reglas de las casas de apuestas.

Imagina que apuestas a una surebet en un partido de tenis y antes de que acabe el primer set uno de los jugadores se lesiona; ¿qué ocurriría con tus apuestas? Pues depende de las reglas de las casas de apuestas. Ya que en una surebet apuestas tanto a uno como a otro jugador en casas diferentes, si una casa cancela la apuesta y la otra la da por válida (y pierdes en ella) habrías perdido bastante dinero. Pensarás que es muy improbable que un jugador se lesione, pero no es así. Casi cada día hay retiradas y aplazamientos de partidos por diferentes motivos (lesiones, meteorología, etc) y uno sólo de ellos puede provocarte grandes pérdidas teniendo en cuenta que las cantidades que se manejan en las surebets son altas. Así pues, no se puede hablar de surebets cuando las reglas de las casas son diferentes, a pesar de lo cual los programas y las webs dedicadas a escanearlas siguen ofreciéndolas como si lo fueran.

Por si esto no fuera suficiente, hay que añadir otro grave problema: algunas surebets se producen por errores de tipografía de la casa de apuestas y, en esos casos, pueden cancelar la apuesta. Eso significaría que nos quedaríamos con una apuesta cancelada y otra realizada, con el consiguiente riesgo.

Hay quienes aseguran que se dedican profesionalmente a las surebets. En mi opinión, esto es bastante difícil de creer y es posible que sean los propios creadores de programas que ofrecen surebets quienes hagan estas afirmaciones.

Vivir de las surebets es difícil porque, como hemos dicho, hay pocas que sean auténticas a lo largo del día, duran poco tiempo y las casas limitan las grandes apuestas, además de todos los inconvenientes mencionados que hacen difícil encontrar una apuesta segura. Aún así, si eres capaz de encontrarlas, puedes aprovechar alguna de vez en cuando, asegurándote muy bien de que las reglas de cada casa coincidan exactamente y de que no se trata de errores obvios.

Algunos consejos antes de apostar

El mundo de las apuestas online es complicado, sobre todo para los principiantes. Conocer el funcionamiento de estas plataformas y aprender a apostar requiere de un poco de práctica, por lo que aconsejo a todo el mundo invertir la menor cantidad posible de dinero mientras descubren los entresijos de esta práctica.

En primer lugar, es interesante tener una visión amplia. No vale dejarse guiar por un resultado deportivo, sino ser capaz de ver la evolución de toda una liga o campeonato. Una visión global y una apuesta más general puede ofrecernos una mayor garantía a la hora de obtener beneficios.

Una segunda recomendación es fijarse más en las estadísticas y menos en la suerte o las intuiciones. Ser capaz de analizar lo que sucede permitirá valorar con mayor objetividad las opciones de ganar o perder. Hace falta una mente fría capaz de no dejarse llevar, por ejemplo, por las opciones favoritas o los equipos de los que se es seguidor.

Como el objetivo es perder el mínimo dinero mientras se aprende, es interesante aprovechar los bonos que ofrecen las principales casas de apuestas. A partir de ahí se recomienda no realizar apuestas con cuota reducida, dado que se asume mucho riesgo para pocos beneficios.

Como no, tendrás rachas buenas y malas, así que lo importante es que no te dejes llevar. Si pierdes dinero, no es necesario recuperarlo todo de golpe. Es mejor tomarte tiempo para apostar con la cabeza fría y no dejarte llevar por la situación, lo que te podría hacer perder más dinero.

Sobre todo piensa que perder y ganar no siempre es algo que el jugador puede controlar. Al final el azar entra en juego en este tipo de juegos y, a pesar de ser analista, no se puede predecir el futuro.

Jamás apuestes grandes cantidades de dinero a un solo evento. Es mejor diversificar el riesgo, ya que si nos equivocamos con solo una opción lo perderemos todo, mientras que si son varias, tenemos más opciones de acertar. Sobre todo, jamás apuestes todo tu dinero a un único resultado si no quieres arruinarte. Aprende a gestionar el capital que tienes para apostar.

Ten paciencia para recuperar el dinero. No quieras recuperarlo todo de golpe con una gran apuesta que te saque del bache porque ese es el camino directo a la ruina.

Apuesta preferiblemente en deportes que dominas. Es mejor elegir un deporte que sigues y del que estás al día, ya que dispondrás de mayor información a la hora de apostar, algo fundamental para acertar.

Empieza apostando cantidades pequeñas. Te permitirá conocer bien el funcionamiento de las casas de apuestas y podrás familiarizarte con todos los conocimientos que necesitas para tener éxito en la práctica de apostar.

Evita las apuestas en directo. No son recomendables para principiantes puesto que sin una mente fría y un sistema de apuestas comprobado, pueden hacer perder mucho dinero.

Calculadora de Surebets

Si pese a todos los consejos que te he dado quieres probar lo de apostar a surebets, he confeccionado una calculadora de surebets en excel para dos y tres resultados.

Sólo tienes que meter las cuotas de cada casa de apuestas y la cantidad que tienes disponible para apostar y la calculadora te dice automáticamente cuánto dinero apostar en cada casa de apuestas, la cantidad total a apostar y el beneficio que obtendrás, tanto en euros como en porcentaje de beneficio.

Si quieres la calculadora ya sabes lo que tienes que hacer. Me haces un donativo para ayudar a sostener el blog y te la envío por correo electrónico para que te inicies en las apuestas a surebets.

Y, como siempre digo, si este artículo te ha servido de ayuda, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. ¿Qué opinas de las surebets? ¿Usas algún sistema para apostar? ¿Has tenido algún problema o mala experiencia? Todos los lectores de este blog estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias.