Categoria: Ganar dinero

Destripamos el reto del ahorro en 52 semanas

Descubre cómo puedes ahorrar 1.378 euros en tan solo 52 semanas (un año) y descarga una plantilla gratuita para lograrlo.

Descubre cómo puedes ahorrar 1.378 euros en tan solo 52 semanas (un año) y descarga una plantilla gratuita para lograrlo.

Algunos lectores me han preguntado mi opinión acerca del reto de ahorro de las 52 semanas que lleva tiempo apareciendo en varios lugares en la red, principalmente en Estados Unidos.
Pues bien, me parece un concepto interesante y por ello creo que vale la pena analizarlo, destriparlo y ver formas de mejorarlo.
Ante todo diré que me pareció una buena y sencilla idea para ahorrar una buena suma de dinero que podría servir para diversos fines. Pero luego de ir pensando en el reto e ir destripándolo poco a poco, me dí cuenta que encierra una grandísima enseñanza y tiene un efecto acumulativo más que poderoso.

¿En qué consiste el Reto de Ahorro de las 52 Semanas?

Es un reto o desafío muy simple. Consiste en poner dinero durante 52 semanas en una lata, jarro o alguna caja que podamos utilizar.
El reto consiste en poner, cada semana, la cantidad de dinero equivalente al número de semana que nos toca. De este modo, en la semana 1 depositaremos 1 dólar, la semana 23 vamos a depositar 23 dólares y así hasta llegar a la semana número 52, la última que pondremos 52 dólares (el reto original viene de USA, de hecho, tiene hasta página oficial http://www.52weekmoneychallenge.net, por ello hablamos de dólares).
Obviamente, y dado que la paridad entre el euro y el dólar es casi un hecho, podemos tratar de hacer el desafío en euros: 1 euro la primera semana, 2 euros la segunda, 3 euros la tercera y así hasta poner 52 euros la semana 52.

¿Por qué debería tratar de superar el reto?

En primer lugar, porque dudo que alguien no quiera tener al finalizar el año exactamente 1.378 euros. Una cantidad importante que podría utilizarse para empezar a invertir, para pagar unas vacaciones o simplemente para tener una paga extra y encarar la cuesta de enero con optimismo. Si sumas 1+2+3+ … +25+26+27+ … +50+51+52 verás que salen 1.378 euros.
En segundo lugar, porque es un método sencillo que, si realmente lo aplicamos, sentimos que vamos progresando, hasta llegar a cantidades un poco más grandes, mientras nos va dando tiempo para analizar cómo hacer para tener o conseguir el próximo dinero necesario para depositar cada semana.
En tercer lugar, porque si por alguna razón debemos parar o no podemos seguir ahorrando, contamos con un dinero que, en caso contrario, nunca íbamos a ahorrar si no teníamos el hábito. Solo como ejemplo, si dejáramos de depositar dinero en la semana 35, tendríamos un total de 630 euros, una suma más que interesante.
Pensado fríamente, el desafío es sencillo, práctico e ideal para comenzar a adquirir unos hábitos positivos en relación al ahorro.

¿Cómo puedo conseguirlo?

Lo mejor del desafío es que una semana da tiempo suficiente como para analizar cómo hacer para ir consiguiendo a largo plazo ese dinero a depositar cada semana. El truco es ir cumpliendo cada semana y que nos vaya quedando algo para tener que hacer menos sacrificios la semana siguiente.
Voy a poneros un ejemplo de lo que podría hacer yo para ir cumpliendo semanalmente y de paso ir ahorrando algo para la semana siguiente:
La primera semana está chupado, dejo de tomarme un café (en España suelen rondar por 1,20 euros) y todavía me sobran 20 céntimos que me ayudarán a conseguir los 2 euros de la siguiente semana.
Si lo pienso fríamente, si dejo de tomarme uno sólo de los varios cafés que me tomo al día en el bar, ahorraré 1,20 euros diarios, lo que suponen un total de 8,40 euros semanales. Sólo eso me da para poder cumplir el reto las tres primeras semanas (1+2+3 y me quedan 2,40 euros de remanente para la cuarta semana).
Cuando me toque la cuarta semana, como ya tengo 2,40 euros sólo necesito otros 1,60 para conseguir los 4 euros de la cuarta semana. Calculo entonces cuantos cigarrillos puedo dejar de fumar al día y cuanto puedo ir ahorrando semanalmente en ese concepto y así voy recortando gastos que me permitan ir ahorrando. Cuando todos mis vicios como ir a cenar fuera el sábado, ir al cine de vez en cuando, etc. se hayan acabado y no pueda recortar más en vicios, pasaré a ver de ahorrar por otros lados como llamar a la compañía del teléfono para ver si tienen rebajas sobre la tarifa que pago en la actualidad y cuanto puedo ahorrar al mes/año. También puedo recortar en gasolina yendo a trabajar en transporte público o cosas similares.
Llegará sin duda un momento que no podamos recortar más nuestros gastos fijos para cumplir el reto semanal y entonces habrá que utilizar la imaginación como vender algo que no se use para conseguir dinero o ponerme a dar clases particulares, etc.
Otra opción sería empezar a comprar las llamadas marcas blancas cuando vamos a hacer la compra. Si en vez de comprar el detergente X nos pasamos al detergente Y (que prácticamente lava lo mismo de bien, o de mal, según se mire) ahorramos céntimos que se convierten en ahorro al multiplicar por todas las unidades de detergente que compremos.
Si no sabes cómo conseguir más dinero recortando gastos, fabrícalo. Te voy a poner un ejemplo, el primero que se me pasa por la cabeza. Eres mujer y tienes que cortarte el pelo. ¿Por qué en lugar de ir a la peluquería, que te cuesta un pastón, no le propones a tu amiga la peluquera que tú cuidas a sus niños una tarde y a cambio ella te corta el pelo? A continuación metes el dinero que te hubieras gastado en la peluquería en la hucha porque no deja de ser un dinero que no tienes que gastar.
Otro ejemplo: Eres autónomo y te dedicas a hacer páginas web. ¿Por qué no proponerle al que te lleva la contabilidad que le lleves tú el mantenimiento de su página web a cambio que él te lleve a ti tu contabilidad gratis? Ya has “fabricado dinero” que como es un gasto que no vas a tener que hacer, puedes meter directamente en la hucha.
Como ves, es relativamente sencillo cumplir el reto, al menos en teoría. Aprender a recortar gastos y desarrollar la imaginación y la inventiva sobre como conseguir dinero e ir creando poco a poco un hábito de ahorro puede ser una enorme y gratificante lección que iremos asimilando poco a poco.
Además, el ahorro que somos capaces de conseguir se va acelerando. Algo tan simple como dejar de tomar un café al día supone al año (1,20×365 días=438 euros) ¡Eso son 29 semanas del reto!

¿Algunos consejos?

Creo que este desafío podría ser más que interesante en pareja, de forma que cada semana, los dos se encarguen de depositar la mitad del dinero correspondiente a la semana, algo que se vuelve sumamente sencillo al dividir fuerzas.
Mejor aun si cada uno intenta cumplir el desafío por su parte. Mutuamente se pueden ir espoleando si consiguen ahorrar más que el otro, pero a su vez se pueden dar ánimos para no rendirse y también se pueden ir dando consejos sobre como lo van consiguiendo para que el otro pueda hacer lo mismo.
No tiene porqué ser tu pareja, puedes buscar un amigo o amiga y retaros mutuamente. Podría servir también para que un grupo de estudiantes pudiera ahorrar para irse de viaje de fin de curso, etc. Lo importante es hacer el reto con alguien pues sin duda ayuda mucho.
Os recomiendo colocar el dinero en un frasco de vidrio en un sitio muy visible, como la mesa de la cocina, el despacho o la puerta de casa para que no olvides que cada semana tienes el compromiso de sumar, sea como sea, la cantidad que te toque. Observarás que el bote te mira acusadoramente cuando no cumplas con él.
Para agregar un poco de incertidumbre puedes ahorrar un poco más de lo indicado para que la suma ahorrada varíe al final.
Debes ir previendo la forma de ahorrar por semanas cuando las sumas aumenten para que no te sea tan difícil.
Puedes empezar a vivir una vida solamente un poquito más frugal que hasta ahora, reduce tus gastos, aumenta tus ingresos o “fabrica el dinero como sea”.
Te verás tentado a gastártelo, todos tenemos esa recaída, pero puedes comenzar de nuevo y, la segunda vez, meterlo en el banco para no gastártelo.
Flexibiliza el uso de este desafío, cuando no puedas hacer los depósitos respectivos porque tus ingresos no dan para más, puedes detenerte hasta que te veas capacitado de afrontar la siguiente semana (mientras vete pensando como aumentar tus ingresos).
El sueldo se suele pagar mensualmente en España, así que tendrás que prever el ahorro semanal que tendrás que hacer para cada mes.
No es necesario que empieces el reto el 1 de enero. Esta misma semana puede ser la primera y que para ti el año acabe cuando hayan pasado 52 semanas. Hago un inciso jocoso para comentaros que un amigo me dijo que tendría que esperar a hacer el reto hasta el 1 de enero del próximo año porque ya estábamos en febrero… (sin duda la mejor excusa para no intentar el reto aunque se nos note que en realidad pasamos del reto y no queremos aceptar el desafío).

¿Ventajas de intentar el Reto del Ahorro de las 52 Semanas?

La intención del reto es que empezar a ahorrar sea fácil: al principio se requiere muy poquito esfuerzo. Es parte del atractivo: empezar poco a poco, sin que suene como algo que no podamos hacer.
Pero también el reto de ahorro nos pide un compromiso mayor a medida que vamos adquiriendo el hábito. Por ello las semanas siguientes serán bastante más retadoras que al principio, pero se trata precisamente de comprometernos. De ver que sí se puede, y entonces poner mayor esfuerzo para lograr la meta.
El incremento es bastante lineal. Para mucha gente sí es fácil ahorrar entre 1 y 10 euros cada semana por lo cual al principio no costará trabajo y eso levantará mucho los ánimos para seguir el reto hasta el final y cumplirlo.
Para las personas a las cuales les gustan los juegos y los desafíos y, además, les cuesta trabajo ahorrar, el reto del ahorro puede ser una motivación interesante, por lo cual no veo por qué no intentarlo.

Si no puedes cumplirlo, adáptalo a tus posibilidades

Con la crisis, hay gente que nos mostrará sus bolsillos vacíos, hay gente que por estar en paro o por tener un sueldo miserable no podrá ni plantearse el reto. En ese caso, les aconsejo cambiar el reto y adaptarlo a sus posibilidades.
Si no puedes ahorrar un 1 euro semanal ahorra de 50 en 50 céntimos, o de 20 en 20, o de 10 en 10 o, incluso de 1 en 1 céntimo.
También puedes hacer que el ahorro en vez de semanal sea mensual (acabando en 52 euros mensuales 52 meses después) o comprométete a ir realizando el reto a la medida de tus posibilidades (si tardas dos semanas en subir un escalón, que se le va a hacer, tu economía no da para más).
Si dividimos los 1.378 euros entre 52 semanas nos salen 26,5 euros semanales. Dicho de otra forma, en lugar de ir subiendo, comprométete a ahorrar 26,5 euros semanales y llegarás al mismo resultado.
Si dividimos los 1.378 euros entre 12 meses nos sale que deberemos ahorrar 114,84 euros mensuales (redondeando) para cumplir el reto.
Si dividimos los 1.378 euros entre 365 días supone que debemos conseguir unos 3,78 euros diarios para conseguir superar el desafío.

¿Vas a seguir el reto del ahorro durante este año? Algunas ideas

Resulta obvio que, con algunos ajustes, el resultado es mejor. Si ya estás acostumbrado a ahorrar, sería recomendable que te plantearas intentar hacerlo a la inversa, es decir, ahorrar cantidades decrecientes, ya que así se obtienen resultados inmediatos notables. La primera semana, entonces, debes ahorrar 52 euros; la segunda, 51; y para la última semana, la 52, sólo aportarás un euro.
Si lo haces de esta manera el resultado es inmediato, ya que en apenas seis semanas habrás ahorrado 297 euros (contra los 21 euros de la versión original) y eso te motivará, porque sabrás que cuentas con ahorros adicionales.
Además, al cambiar el reto estarías aprovechando el impulso inicial –como bien sabes, son pocos los seres humanos que siguen con el mismo entusiasmo a lo largo de un reto de año nuevo-, y te resultaría menos pesado ahorrar menos cantidad de dinero cuando la motivación y el compromiso van en declive.
Sea cuál sea la versión que más se adapte a tu estilo de vida, lo importante es que elijas ahorrar, ya que se trata de un excelente hábito de vida que puede sacarte de problemas inesperados.

El poder acumulativo del Reto

No es ninguna tontería el gran poder acumulativo del Reto. Se van aprendiendo importantes lecciones que pueden mejorar tu economía a corto plazo. Volviendo al ejemplo de cómo lo haría yo y a dejar de tomar uno solo de los muchos cafés que me tomo al día supone al año (1,20×365 días=438 euros). Con un solo cambio que soy perfectamente capaz de hacer, casi he conseguido un 0,32% del reto.
Si lo piensas fríamente, a poco que hagas cinco o seis pequeños cambios, podrás terminar el reto sin problemas.
Pero no sólo eso, seguramente, si te has acostumbrado a dejar de tomar un café al día (o incluso si te lo tomas en casa en vez de en el bar) lo más probable es que el próximo año no necesites tomarte ese café y ahorres lo mismo que este año.
Si para ahorrar este año intentando cumplir el reto has renegociado con tu compañía de teléfono unas tarifas más bajas, ese ahorro también lo tendrás el próximo año y el próximo, y el siguiente…
Cada escalón que vas subiendo por el reto de las 52 semanas supone ir mejorando enormemente tu economía sin darte cuenta. Los próximos años quizá decidas no volver a intentar hacer el reto, pero el poder acumulativo del reto te hará la vida más fácil, cada vez llegarás mejor a fin de mes y dejarás de decir eso de “tengo demasiado poco sueldo para tanto mes”.
Quizá la gran enseñanza del desafío o reto de las 52 semanas es que suprimiendo pequeños gastos inútiles o no necesarios, vamos cerrando a pasos agigantados el gran agujero negro que se come nuestro sueldo sin darnos cuenta.
Pensándolo despacio te darás cuenta que cada pequeño paso que das semana a semana, puede ser un gran paso en años venideros.

¿Intentamos mejorar los resultados del reto?

Sin duda para una gran mayoría, el desafío de las 52 semanas va a suponer un gran esfuerzo. ¿Y si tratamos de mejorar los resultados de nuestro esfuerzo?
En lugar de ir metiendo el ahorro semanal en un frasco de vidrio, ¿por qué no lo vas metiendo en una cuenta remunerada aunque solo te den el 1%? No hace falta que lo metas todas las semanas, vale con que vayas haciendo ingresos mensuales. No es que te vayas a hacer millonario, pero vas ganando intereses del dinero depositado y quizá te encuentres con 8 o 10 euros más al final del reto (y de paso te ahorras la tentación de desvalijar el bote que tienes en casa en un momento de debilidad).
Otra posibilidad es que vayas metiendo el dinero en un fondo de inversión comprando participaciones semanalmente. En acciones por desgracia no se puede hacer porque las comisiones de compra lo impiden, pero en un fondo de inversión lo puedes hacer perfectamente siempre que no sea un fondo de inversión que te pida mínimos de inversión.
Yo me he cogido un archivo Excel y he hecho varias pruebas. No son para tirar cohetes porque el año 2014 fue más bien malo bursátilmente hablando, pero he llegado a conclusiones interesantes.
Para hacer las pruebas utilicé los datos del Fondo Naranja IBEX 35 (Pudiera haber sido cualquier otro, pero ese fondo replica el IBEX y además tiene relativamente bajas comisiones y permite ir invirtiendo cantidades pequeñas y podía encontrar los valores de liquidación con facilidad). Para más datos fui cogiendo los valores de liquidación de los viernes para que no me acusen de haber elegido los mejores días para realizar el estudio. Cada semana he ido calculando las participaciones que hubiera comprado con el VL correspondiente.
La primera de todas las conclusiones es que es muy importante invertir en fondos de una determinada manera teniendo en cuenta si el año es alcista o bajista.
El 2014 fue de pendiente alcista, por ello se perdió dinero invirtiendo semanalmente de la forma tradicional (1+2+3+…+50+51+52 euros). Concretamente a final de año se conseguían 87,364407 participaciones que a 2 de enero valían 1373,36847 euros. Hubiéramos perdido casi 5 euros con respecto a los 1378 euros ahorrados en el bote.
Sin embargo la cosa cambiaría mucho si invirtiéramos el orden semanal de compra de participaciones (52+51+50+…+3+2+1 euros) porque en ese caso tendríamos a final de año 89,5666882 participaciones con un valor de 1407,99138 euros. Dicho de otro modo, hubiéramos ganado casi 30 euros respecto a lo acumulado en el bote y también bastante más que si lo hubiéramos metido en la cuenta remunerada.
¿Por qué ocurre esto? Es muy sencillo. Si la pendiente anual del fondo es alcista, conviene invertir lo máximo posible a primeros de año (52+51+50…) porque las participaciones valen menos dinero que a final de año. Así, vamos comprando más participaciones a precios bajos y menos participaciones a medida que van subiendo de valor.
Por el contrario, si se espera que el año sea bajista, conviene invertir con el orden (1+2+3+…) ya que los valores liquidativos irán bajando e iremos comprando más participaciones conforme el VL baje.
Para finalizar, se puede emplear un truco para maximizar todavía más el rendimiento. Si el año es alcista, las semanas que suba el VL no invertimos en el fondo y las ahorramos, mientras que las semanas que baje el VL invertimos lo de esa semana más las semanas que hemos ahorrado sin invertir.
Si lo hubiéramos hecho así, con el orden semanal inverso (52+51+50+…) y ahorrando las semanas que el VL suba e invirtiendo todo lo ahorrado hasta el momento, hubiéramos obtenido a final de año 90,168141 participaciones con un valor de 1417,44317 euros. Es decir 39,44 euros más que dejando el dinero en el bote de cristal.
Además de este último truco, hay otro que puede incrementar el beneficio, pero no me he tomado la molestia de calcularlo. Yo hice todos los cálculos y pruebas con los VL del viernes que suele ser un día alcista estadísticamente. Si lo hubiera hecho los lunes o los miércoles, el beneficio y el número de participaciones seguramente hubiera sido mayor ya que esos días suelen ser estadísticamente bajistas.

Aquí tienes la plantilla

Descarga la plantilla para seguir el reto de las 52 semanas pinchando aquí.

¿Algún comentario o sugerencia?

Para acabar, si este artículo te ha servido de ayuda, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. ¿Estás dispuesto a asumir el reto del ahorro de las 52 semanas? ¿Animarías a tus amigos a competir entre vosotros en este desafío? ¿Tienes alguna idea u opinión sobre el reto que consideras interesante comentar? Todos los lectores estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias.




Lecciones de la Historia (I): Todo está inventado

Te preguntarás: ¿Qué tendrán que ver las prensas de aceite con los futuros y las opciones? Tales de Mileto nos dejó una gran lección hace más de 2.500 años.

Te preguntarás: ¿Qué tendrán que ver las prensas de aceite con los futuros y las opciones? Tales de Mileto nos dejó una gran lección hace más de 2.500 años.

Si algo tengo claro es que, por raro que nos pueda parecer, casi todo está inventado. Muchas veces lo único que hace falta es que alguien coja “eso que ya está inventado” y le ponga un nombre. Así de fácil, por increíble que pueda parecer.

La historia nunca me ha gustado por parecerme aburrida, pero con el tiempo le voy cogiendo gustillo a eso de bucear en la historia para aprender cosas sobre economía. Por citar un ejemplo, mencionaré en este artículo un episodio relativamente desconocido de la vida de Tales de Mileto que seguramente dará que pensar a más de uno sobre las lecciones que se pueden extraer de la historia.

Podría haber titulado este artículo “Tales de Mileto, precursor en economía”, o quizá, usando un título con más gancho, “Tales de Mileto, inventor de futuros y opciones” o, si quisiera un título verdaderamente impactante podría haberlo titulado “El día que Tales de Mileto decidió hacerse rico con los mismos métodos usados en Wall Street”. Pero no, me gusta la simplicidad, por eso lo he titulado “Todo está inventado”, porque por encima de todo, la idea principal de este artículo es demostrar que, incluso conceptos relativamente recientes como Futuros y Opciones ya estaban inventados aunque se les diera otro nombre.

Imagino que tú que lees esto desconocerás (igual que yo) el mercado del aceite, pero ya verás la increíble enseñanza que nos dejó Tales de Mileto sobre como utilizar los conocimientos que tenemos para hacernos ricos. Lee este artículo con amplitud de miras porque se pueden aprender dos cosas de la historia que voy a contarte: Por un lado que todo está inventado (aunque se le diera otro nombre) y por otro lado que tus conocimientos (o algo que sepas) pueden permitirte hacerte rico si sabes como aplicar esos conocimientos.

Tales de Mileto es considerado como el fundador de la filosofía occidental, también fue la primera persona en aplicar el uso del razonamiento deductivo a la geometría y a la que se le puede atribuir un descubrimiento matemático. Algunos historiadores van más allá, catalogándole como el padre de la ciencia por haber descartado el uso de la mitología para explicar fenómenos naturales. Todos conocemos su famoso teorema. Menos famosa es, sin embargo, la extraordinaria manera en la que se hizo rico.

A pesar de su talento e inteligencia, a pesar de haber previsto eclipses o haber calculado la distancia entre un barco y la costa mediante el uso de las matemáticas, o saber como calcular la altura de una pirámide, Tales de Mileto debía soportar las habladurías de la gente debido a su pobreza: ¿De qué te vale saber tanto si no tienes donde caerte muerto? ¿Si eres tan habilidoso por qué en lugar de resolver los problemas del mundo no empiezas por los tuyos propios? ¿Si eres tan sabio por qué no te enriqueces, por qué no prosperas en lugar de ser un fracasado?

Harto de las murmuraciones Tales decidió hacer algo al respecto. Debido a sus grandes conocimientos en astronomía (yo presupongo que más bien se debió a sus probables conocimientos botánicos), previó durante el invierno que la cosecha de aceitunas iba a ser excelente al año siguiente, teniendo eso en cuenta, asumió que disponía de una información de gran calidad (puedes llamarlo información privilegiada) para ejecutar un movimiento de inversión.

Reunió el dinero que fue capaz y lo entregó como deposito para arrendar la totalidad de prensas de aceite ubicadas en Mileto y Quíos. La intención era clara: si la cosecha de aceitunas se demostraba copiosa habría una gran demanda de prensas de aceite y él se encontraría en una posición de monopolio en el sector del prensado. Firmar el contrato meses antes de la recolecta de aceitunas le ofrecía más ventajas añadidas: al no haber otros licitadores podía obtener el arriendo a un coste más bajo del que sería normal.

Aún así, Tales no disponía del dinero suficiente como para alquilar esas prensas, lo que estaba haciendo era utilizar un derivado financiero. Aristóteles, que cuenta la historia del filósofo en el capítulo IV del primer libro de su “Política”, no entra en detalles concretos sobre la forma específica del acuerdo:

“Citaré lo que se refiere a Tales de Mileto, a propósito de una especulación lucrativa que le dio un crédito singular, honor debido sin duda a su saber, pero que está al alcance de todo el mundo. Gracias a sus conocimientos en astronomía pudo presumir, desde el invierno, que la recolección próxima de aceite sería abundante, y al intento de responder a algunos cargos que se le hacían por su pobreza, de la cual no había podido librarle su inútil filosofía, empleó el poco dinero que poseía en darlo en garantía para el arriendo de todas las prensas de Mileto y de Quíos; y las obtuvo baratas, porque no hubo otros licitadores. Pero cuando llegó el tiempo oportuno, las prensas eran buscadas de repente por un crecido número de cultivadores, y él se las subarrendó al precio que quiso. La utilidad fue grande; y Tales probó por esta acertada especulación que los filósofos, cuando quieren, saben fácilmente enriquecerse, por más que no sea este el objeto de su atención. Se refiere esto como muestra de un grande ejemplo de habilidad de parte de Tales; pero, repito, esta especulación pertenece en general a todos los que están en posición de constituir en su favor un monopolio.”

Si leemos dicho texto con amplitud de miras, necesariamente debía de tratarse de una de dos posibilidades:

a) OPCIONES: En caso de que Tales hubiera pagado por disponer del derecho a arrendar las prensas si lo estimase oportuno, lo que implicaría que tuviese la posibilidad de no hacerlo si la cosecha de aceitunas fuera mala, perdiendo en esa situación solo el depósito adelantado, es decir, todo el dinero que tenía.

b) FUTUROS: Si Tales se hubiera comprometido además a hacer efectivo el alquiler, careciendo del derecho a volverse atrás.

Decantarse por un contrato del tipo a) o b) dependería de diversos factores:

La OPCIÓN le daría la seguridad de tener las pérdidas controladas en caso de un error de cálculo sobre la cosecha, pero los dueños de las prensas le pedirían un precio por el arriendo y un depósito mayores dado que si Tales se retiraba a última hora ellos deberían buscar un nuevo cliente.

El contrato de FUTUROS ofrecería la ventaja de tener que adelantar una señal más pequeña y obtener un precio de alquiler más bajo pero, en caso de un error en su previsión, las consecuencias serían desastrosas ya que se vería forzado a pagar el arriendo de las prensas.

En la práctica, el filósofo, con independencia de haber elegido una posibilidad u otra, se estaba apalancando para poder efectuar un negocio que de otra manera no habría podido ejecutar por falta de recursos económicos. Aún así se enfrentaba a perder todo lo que tenía, o todo lo que tenía y mucho más, especialmente en un contexto histórico en el que el impago podía llevar a consecuencias terribles. Tal como señala George Crawford, en su libro “Derivatives for Decision Makers: Strategic Management Issues” se trata del primer ejemplo histórico del uso de derivados financieros del que se tiene información específica.

Tales de Mileto acertó. Al llegar la época de cosechar las aceitunas su previsión fue acertada y la producción de aceitunas fue muy alta. Además, había sido capaz de arrinconar a los competidores al monopolizar la oferta de prensado y podía establecer el precio que quisiera (siempre que el límite fuera inferior al transporte de esas mismas aceitunas a otras ciudades).

El filósofo, habituado a la pobreza, el mismo que había calculado la altura de las pirámides, se había convertido en millonario. Supongo que debió ser para él como una venganza ante las habladurías sobre su pobreza y para callar a la gente malpensada. Personalmente, me hubiera gustado saber lo que hizo con el dinero, porque sin duda encerraría otra enseñanza, pero no he encontrado ninguna referencia histórica a como utilizó o gastó el dinero ganado con sus conocimientos y forma de pensar

En todo caso, lo relevante aquí no es que tomada literalmente la historia sea cierta o no. Lo relevante es que Aristóteles nos describe hace 2500 años cómo, mediante el uso de información privilegiada, la especulación financiera y el apalancamiento, puede uno enriquecerse.

Lo importante es que Aristóteles relata unos hechos que evidencian el uso y el conocimiento práctico de opciones y futuros por parte de Tales de Mileto y que, básicamente, son iguales a los de la actualidad.

¿Entiendes ahora a lo que me refería sobre que todo está inventado? ¿Entiendes también a lo que me refería sobre que puedes aplicar tus conocimientos o cosas que sabes para ganar dinero? El cómo lo hagas depende exclusivamente de ti.

Si este artículo te ha servido de ayuda, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. ¿Qué opinas de la lección de Tales de Mileto? ¿Usas tus conocimientos para ganar dinero? ¿Te ha sugerido algo este artículo? Todos los lectores de este blog estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias.




Surebets, apuestas ¿seguras?

Aunque parezca imposible, hay apuestas con las que es imposible perder ocurra lo que ocurra en el partido, pero... ¿son seguras?

Aunque parezca imposible, hay apuestas con las que es imposible perder ocurra lo que ocurra en el partido, pero… ¿son seguras?

Muchas personas buscan el dinero fácil. Algunos se adentran en el mundo de las apuestas deportivas pensando en duplicar o quintuplicar su capital con dos o tres apuestas acertadas. Algunos, incluso se plantean llegar a millonarios en poco tiempo.

La pregunta más lógica que debemos hacernos es: ¿por qué existen las casas de apuestas? Muy sencillo: porque hacen negocio con las apuestas. Si fuera fácil ganar, ¿no crees que no existirían tantísimas casas de apuestas? Piensa mal y acertarás, dice el refrán.

El mundo de las apuestas es muy parecido al mundo de la bolsa o al mundo de los negocios en el sentido de que, por cada millonario que consigue llegar a millonario hay varios cientos de personas que se quedan por el camino, en su inmensa mayoría habiendo perdido todos sus ahorros.

Lo normal cuando la gente se adentra en el mundo de las apuestas es que los desplumen antes o después. Como perder dinero duele, la tendencia natural de las personas que comienzan a apostar es buscar estrategias y alternativas de inversión que les permitan ganar de forma matemática y, si el método lo permite, con el menor tiempo empleado posible.

Existen un montón de estrategias para apostar y un montón de métodos distintos. En esta ocasión os voy a hablar de las surebets, un método o sistema que me parece de los más fiables, dejando muy claro, eso sí, que no lo acabo de ver demasiado perfecto y que supongo que deberá aplicarse con una elevada dosis de inteligencia, un férreo control del dinero y un montón de conocimientos, además de ser imprescindible un elevadísimo grado de autocontrol de las emociones.

En cualquier caso me parece la estrategia más inteligente para apostar en apuestas deportivas y como os he dicho recibe el nombre de apostar a surebets. La surebet debe su nombre a la asociación de palabras inglesas sure (seguro/a) y bet (apuesta), por tanto la podemos definir como una “apuesta segura”.

El método o sistema consiste, básicamente, en aprovechar las fluctuaciones de las cuotas o las diferentes estimaciones de las casas de apuestas para que apostando a todas las posibilidades de un determinado evento consigamos un beneficio seguro.

Las surebets siempre se hacen entre 2 o más casas de apuestas diferentes, ya que todas las casas de apuestas aplican un margen de beneficio a sus cotizaciones. Normalmente las surebets suelen oscilar entre el 0,5% y el 5% de rentabilidad de la cantidad apostada, aunque en ocasiones se llegan a ver surebets por encima del 15%.

Aunque os parezca imposible, hay apuestas con las que es imposible perder ocurra lo que ocurra en el partido. Se basan en las diferencias existentes entre las cuotas que ofrecen distintas casas de apuestas. A veces estas diferencias provocan que apostando a ambas cuotas acabemos ganando pase lo que pase. Voy a explicarlo con un par de ejemplos, el primero con surebets de dos resultados y el segundo con surebets de tres resultados.

Advierto, antes de nada, que he redondeado los decimales por exceso o por defecto y que habrá ligeros cambios si hacéis uso de la calculadora, pero a grandes rasgos os servirá para seguir la mecánica sobre cómo apostar a surebets. Los puntillosos que lo deseen pueden hacer los cálculos con todos los decimales y comprobareis que no cambian tanto los cálculos y que siempre hay beneficio.

Surebets de dos resultados

Tenemos que elegir algún deporte que no contemple el empate, como por ejemplo el tenis o el baloncesto, pero vale cualquier otro deporte sin empates posibles. Necesitamos también ser clientes de al menos dos casas de apuestas distintas. Cuantas más mejor (mayores posibilidades de encontrar surebets para un mismo partido), pero necesitamos dos casas de apuestas como mínimo.

El objetivo es quedarnos con la cuota más alta para cada deportista o equipo de cada casa de apuestas.

Ejemplo casa de apuestas A: Nadal 1.75 y Federer 2.40

Ejemplo casa de apuestas B: Nadal 1.85 y Federer 2.30

Nos quedaremos con la cuota más alta de cada casa de apuestas para cada uno de los tenistas, que según el ejemplo, son Nadal a 1.85 y Federer a 2.40. Dicho de otra forma, apostaríamos por Nadal en la casa de apuestas B y por Federer en la casa de apuestas A.

Lo primero de todo es comprobar que estamos ante una surebet. Haremos una sencilla comprobación para asegurarnos de que es una surebet que consiste en comprobar que la suma de dividir 1 por ambas cuotas es inferior a 1.

En nuestro caso: (1/1.85)+(1/2.40)=0.540+0.416=0.956<1

Como el resultado es menor que 1, entonces tenemos una surebet.

Ahora supongamos que disponemos de 100€ para apostar. Apostaremos de la siguiente manera (redondeo los decimales para no liarlo demasiado):

Apostamos 54€ por Nadal en la casa de apuestas B con una cuota de 1,85.

Apostamos 42€ por Federer en la casa de apuestas A con una cuota de 2,40.

¿Qué ocurre al finalizar el partido?

Si ganó Nadal la casa de apuestas B nos pagará 100€ (54€x1,85).

Si ganó Federer la casa de apuestas A nos pagará 100€ (42€x2,40).

Nos da igual quien ganó y quien perdió, una u otra casa de apuestas nos pagarán 100€ y como solamente apostamos 96€ (54€+42€) nos queda un beneficio de 4€.

En el fondo nos importa un bledo quien gana o quien pierde. Siempre tenemos beneficio. En este caso ha sido de 4€ que equivale a un 4,17% de rentabilidad.

Surebets de tres resultados

Tenemos que elegir algún deporte donde sea posible el empate, como por ejemplo el futbol, pero vale cualquier otro deporte con empates posibles. Necesitamos también ser clientes de al menos tres casas de apuestas distintas. Cuantas más mejor (mayores posibilidades de encontrar surebets para un mismo partido), pero tres casas de apuestas como mínimo. El método a seguir es exactamente el mismo que el ejemplo anterior pero con tres casas de apuestas. El objetivo es quedarnos con las cuotas más altas para cada resultado en cada casa de apuestas.

Para abreviar, supondremos que hemos buscado y encontrado las cuotas más favorables, en tres casas de apuestas distintas (A, B y C). Las cuotas más altas que hemos encontrado son:

Para el 1 – 2.10 en la casa de apuestas C.

Para la X – 4.20 en la casa de apuestas A.

Para el 2 – 8.10 en la casa de apuestas B.

Hacemos la misma comprobación.

(1/2.10)+(1/4.20)+(1/8.10)=0.476+0.238+0,123=0,837<1

Como el resultado es menor que 1 estamos ante una apuesta segura.

Si disponemos de 100 euros para apostar. Apostaremos de la siguiente manera (redondeo los decimales para no liarlo demasiado):

Apostamos 48€ por el 1 en la casa de apuestas C.

Apostamos 24€ por el X en la casa de apuestas A.

Apostamos 12€ por el 2 en la casa de apuestas B.

En total hemos apostado 84€ (48€+24€+12€) y sea cual sea el resultado ganaremos alrededor de 100€, con lo que obtendremos un beneficio de 16€ que equivale a un 19,05% de rentabilidad.

Nos da igual quien gana, quien pierde o incluso nos da igual que empaten. En todos los casos perderemos dos apuestas pero los beneficios de la tercera apuesta nos harán recuperar todo lo apostado más un beneficio.

Llegados a este punto, quizá tus ojos estén brillando como los del Tío Gilito y estés haciendo planes sobre cómo gastar todo el dinero que vas a ganar con las surebets. No corras, por favor, todo tiene un pero…

¿Son tan seguras como parecen las surebets?

Pese a que las surebets puedan parecer una forma de ganancia segura, ya que se cubren todas las posibilidades del evento, algunas veces surgen más perjuicios que beneficios a la hora de aplicar esta estrategia al mundo real, entre los que podemos destacar los que iré citando a continuación.

Por ponerte un ejemplo tonto, no podrás mear ni cagar hasta que no hayas hecho la apuesta. Tampoco te podrá distraer una mosca ni podrás hablar por teléfono con ese inoportuno amigo que te llama justo cuando más ocupado estás.

En algunas casas de apuestas, las cuotas no son fijas durante mucho rato y pueden ir cambiando. Imagina que vas a apostar a una cuota a 2,10 por un tenista y a otra cuota a 2,30 por otro tenista. Entras en la primera casa de apuestas y apuestas por el 2,10 la cantidad que has calculado. En ese momento te entran unas horribles ganas de mear y te vas para el cuarto de baño. De vuelta al ordenador pasas por la cocina y se te ocurre pillar algo de picoteo y justo cuando llegas al ordenador con las manos llenas con una bebida y un tentempié, se te cae la bebida encima de la mesa y tienes que limpiarlo. Cuando abres la web de la segunda casa de apuestas para apostar por el otro tenista a 2,30 se te queda cara de idiota cuando ves que ahora la cuota está a 2,25 en lugar de 2,30. ¡La has cagado! Tendrás que rehacer los cálculos y a lo mejor ya no es una surebet y puede que pierdas dinero. Como ves, apostar a surebets no es tan fácil como parecía.

No todo es tan bonito como parece. Las “apuestas seguras” tienen varios inconvenientes aparte del que te acabo de citar. El primero de ellos es que las ganancias son muy pequeñas con respecto al total apostado, generalmente entre un 0.5% y un 5% (aunque a veces se puede ganar más, sobre todo apostando a largo plazo), por lo que para obtener una rentabilidad sustancial debemos apostar grandes cantidades de dinero.

De aquí deriva el segundo inconveniente: las casas de apuestas establecen límites en la cantidad que se puede apostar. Por tanto, la alternativa es un frágil equilibrio entre lo que se puede apostar y lo poco que se puede ganar con cada apuesta. Se trata pues de encontrar muchas surebets y este es el tercer inconveniente: hay pocas.

Aunque desde hace algún tiempo se han creado programas y páginas webs destinados a escanear apuestas seguras, la realidad es que un altísimo porcentaje de las mismas no son en absoluto surebets. Si bien los números indican que lo son, hay un factor que no tienen en cuenta y que es fundamental: las diferencias en las reglas de las casas de apuestas.

Imagina que apuestas a una surebet en un partido de tenis y antes de que acabe el primer set uno de los jugadores se lesiona; ¿qué ocurriría con tus apuestas? Pues depende de las reglas de las casas de apuestas. Ya que en una surebet apuestas tanto a uno como a otro jugador en casas diferentes, si una casa cancela la apuesta y la otra la da por válida (y pierdes en ella) habrías perdido bastante dinero. Pensarás que es muy improbable que un jugador se lesione, pero no es así. Casi cada día hay retiradas y aplazamientos de partidos por diferentes motivos (lesiones, meteorología, etc) y uno sólo de ellos puede provocarte grandes pérdidas teniendo en cuenta que las cantidades que se manejan en las surebets son altas. Así pues, no se puede hablar de surebets cuando las reglas de las casas son diferentes, a pesar de lo cual los programas y las webs dedicadas a escanearlas siguen ofreciéndolas como si lo fueran.

Por si esto no fuera suficiente, hay que añadir otro grave problema: algunas surebets se producen por errores de tipografía de la casa de apuestas y, en esos casos, pueden cancelar la apuesta. Eso significaría que nos quedaríamos con una apuesta cancelada y otra realizada, con el consiguiente riesgo.

Hay quienes aseguran que se dedican profesionalmente a las surebets. En mi opinión, esto es bastante difícil de creer y es posible que sean los propios creadores de programas que ofrecen surebets quienes hagan estas afirmaciones.

Vivir de las surebets es difícil porque, como hemos dicho, hay pocas que sean auténticas a lo largo del día, duran poco tiempo y las casas limitan las grandes apuestas, además de todos los inconvenientes mencionados que hacen difícil encontrar una apuesta segura. Aún así, si eres capaz de encontrarlas, puedes aprovechar alguna de vez en cuando, asegurándote muy bien de que las reglas de cada casa coincidan exactamente y de que no se trata de errores obvios.

Algunos consejos antes de apostar

El mundo de las apuestas online es complicado, sobre todo para los principiantes. Conocer el funcionamiento de estas plataformas y aprender a apostar requiere de un poco de práctica, por lo que aconsejo a todo el mundo invertir la menor cantidad posible de dinero mientras descubren los entresijos de esta práctica.

En primer lugar, es interesante tener una visión amplia. No vale dejarse guiar por un resultado deportivo, sino ser capaz de ver la evolución de toda una liga o campeonato. Una visión global y una apuesta más general puede ofrecernos una mayor garantía a la hora de obtener beneficios.

Una segunda recomendación es fijarse más en las estadísticas y menos en la suerte o las intuiciones. Ser capaz de analizar lo que sucede permitirá valorar con mayor objetividad las opciones de ganar o perder. Hace falta una mente fría capaz de no dejarse llevar, por ejemplo, por las opciones favoritas o los equipos de los que se es seguidor.

Como el objetivo es perder el mínimo dinero mientras se aprende, es interesante aprovechar los bonos que ofrecen las principales casas de apuestas. A partir de ahí se recomienda no realizar apuestas con cuota reducida, dado que se asume mucho riesgo para pocos beneficios.

Como no, tendrás rachas buenas y malas, así que lo importante es que no te dejes llevar. Si pierdes dinero, no es necesario recuperarlo todo de golpe. Es mejor tomarte tiempo para apostar con la cabeza fría y no dejarte llevar por la situación, lo que te podría hacer perder más dinero.

Sobre todo piensa que perder y ganar no siempre es algo que el jugador puede controlar. Al final el azar entra en juego en este tipo de juegos y, a pesar de ser analista, no se puede predecir el futuro.

Jamás apuestes grandes cantidades de dinero a un solo evento. Es mejor diversificar el riesgo, ya que si nos equivocamos con solo una opción lo perderemos todo, mientras que si son varias, tenemos más opciones de acertar. Sobre todo, jamás apuestes todo tu dinero a un único resultado si no quieres arruinarte. Aprende a gestionar el capital que tienes para apostar.

Ten paciencia para recuperar el dinero. No quieras recuperarlo todo de golpe con una gran apuesta que te saque del bache porque ese es el camino directo a la ruina.

Apuesta preferiblemente en deportes que dominas. Es mejor elegir un deporte que sigues y del que estás al día, ya que dispondrás de mayor información a la hora de apostar, algo fundamental para acertar.

Empieza apostando cantidades pequeñas. Te permitirá conocer bien el funcionamiento de las casas de apuestas y podrás familiarizarte con todos los conocimientos que necesitas para tener éxito en la práctica de apostar.

Evita las apuestas en directo. No son recomendables para principiantes puesto que sin una mente fría y un sistema de apuestas comprobado, pueden hacer perder mucho dinero.

Calculadora de Surebets

Si pese a todos los consejos que te he dado quieres probar lo de apostar a surebets, he confeccionado una calculadora de surebets en excel para dos y tres resultados.

Sólo tienes que meter las cuotas de cada casa de apuestas y la cantidad que tienes disponible para apostar y la calculadora te dice automáticamente cuánto dinero apostar en cada casa de apuestas, la cantidad total a apostar y el beneficio que obtendrás, tanto en euros como en porcentaje de beneficio.

Si quieres la calculadora ya sabes lo que tienes que hacer. Me haces un donativo para ayudar a sostener el blog y te la envío por correo electrónico para que te inicies en las apuestas a surebets.

Y, como siempre digo, si este artículo te ha servido de ayuda, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. ¿Qué opinas de las surebets? ¿Usas algún sistema para apostar? ¿Has tenido algún problema o mala experiencia? Todos los lectores de este blog estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias.




Sexo y negocios: la fórmula perfecta

El sexo vende. Como muestra tienes este taller donde re regalan el cambio del aceite por comprar unos neumáticos. ¿Porqué nunca leemos la letra pequeña?

El sexo vende. Como muestra tienes este taller donde te regalan el cambio del aceite por comprar unos neumáticos. ¿Por qué nunca leemos la letra pequeña?

Pensemos lo que pensemos sobre el sexo, es indudable que dicha industria mueve una cantidad ingente de dinero. Quiero dejar claro antes de entrar en materia, que ni apoyo la trata de blancas, ni pretendo fomentar la prostitución, no creo que las mujeres sean seres inferiores, la prostitución me apena profundamente y ni siquiera recomiendo ninguno de los negocios que describiré en este artículo. Sólo pretendo escribir una entrada medianamente divertida que haga pasar un buen rato.

El que se pueda sentir ofendido lo único que tiene que hacer es dejar de leer y seguir navegando por otra de las miles de páginas que encontrará en Internet (espero, eso sí, que no tenga la “mala suerte” de caer en alguna página porno como nos pasa, a veces y siempre “de forma accidental”, a los navegantes). Por mi parte y como este blog trata sobre dinero y negocios, no puedo dejar de tocar el tema del sexo y los negocios.

Para poneros en antecedentes comentaré que la industria sexual es una de las más variadas y creativas del mundo. Cerca de 30 millones de personas están diariamente conectadas a la red en busca de imágenes de sexo explícito en alguna de los 260 millones de páginas web que ofrecen pornografía, según un estudio de N2H2, una empresa de análisis de Internet. Solo para que nos hagamos una idea, se calcula que cada segundo del día hay una media de 28.000 usuarios consultando porno online sólo en EEUU. En todo el mundo, unos 250 millones de personas son consumidoras de los productos y servicios de esta industria, que registra beneficios de unos 60 mil millones de dólares anuales, según la revista Forbes. En fin, ¿qué os voy a contar que no sepáis ya?

La industria del sexo se ha ido abriendo camino paso a paso, de forma imperceptible, hasta hacerse algo habitual en nuestros días. Nuestros tatarabuelos, aunque nunca nos lo confesaron, consumían unas postales donde mozas atrevidas enseñaban más o menos carne a medida que fueron pasando los años. Al principio, el solo hecho de ver un bañador, un escote un poco provocativo, una falda por encima de la rodilla y cosas así ya ponía cachondos a nuestros tatarabuelos, que sin duda tendrían un infarto viendo en que han acabado sus “inocentes postales eróticas”.

A nuestros abuelos esas postales eróticas cada vez les decían menos así que empezaron a consumir las primeras revistas “subidas de tono” donde se podía ver una teta liberada al descuido, un trasero respingón medio tapado por un bikini y cosillas así. Esas revistas, consideradas muy escandalosas y que, por supuesto, “nadie consumía”, se escondían debajo del mostrador y eran ofrecidas solamente a los clientes que las solicitaban con suma discreción. Era buena época para los periódicos porque había que comprar un periódico para esconder dentro la “otra revista que nadie consumía” y poder llevarla a casa para, nada más entrar por la puerta, tirar el periódico a la basura sin leerlo y dedicarse a leer lo que en verdad interesaba.

Y de repente, nuestros padres descubrieron el “cine porno”, prohibidísimo en España al principio, lo que ocasionaba que hubiera que ir hasta Perpiñán, donde había largas colas de españoles para ver películas porno. Algunos avispados ya empezaron a ganar dinero fletando autobuses para organizar excursiones a Perpiñán. Teóricamente se iba de excursión, a conocer la zona, ver las bonitas vistas del país vecino y hacer turismo, pero las vistas más apreciadas eran cuando todos se iban al cine “por curiosidad, para ver una de esas pelis porno tan escandalosas”, donde con un poco de suerte veías una teta o un felpudo atisbado a contraluz y poco más. ¿Qué inocentes eran nuestros abuelos y nuestros padres, verdad?

Era la época en la que empezaron a surgir periódicos y revistas dedicadas al voyeurismo, a desnudos camuflados entre sesudos artículos de interés para tener una excusa que permitiera ver los desnudos de pasada (ya se sabe que las revistas se compraban por los artículos tan interesantes que traían y no por los desnudos). Luego empezaron las primeras revistas porno que costaban una pasta y se distribuían también en secreto dentro de un periódico o de una bolsa negra como una noche sin luna.

Curiosamente, en muchos países empezó a estar permitido vender pornografía pero no estaba permitido imprimirla. Los americanos, muy dados a saltarse la ley a la torera, inventaron las denominadas “biblias de Tijuana” (revistas porno impresas en Estados Unidos pero supuestamente impresas en Tijuana, México o al menos eso decía el pie de imprenta). Así se podían vender porque, como todo el mundo sabía, esas guarradas se imprimían en México en vez de en Estados Unidos.

En España se rizó todavía más el rizo. Se inventaron la pornografía científica. Por ejemplo, como no se podía imprimir abiertamente sobre Sadomasoquismo, se hacía un monográfico-estudio sobre las perversiones en el sadomasoquismo. Eminentes y prestigiosos doctores de vete tú a saber que universidad explicaban las perversiones del sadomasoquismo y, ¿qué mejor ejemplo para ilustrar el estudio que poner abundantes fotos de prácticas sadomasoquistas, relatos narrados por sus obscenos practicantes y entrevistas donde narraban con sus mentes enfermas las cosas guarras que hacían?. El aficionado al sadomasoquismo tenía lo que quería: fotos, relatos, testimonios, etc. y las apariencias estaban cubiertas porque todo era un estudio científico sobre esa perversión llamada “sadomasoquismo”.

Luego empezaron a surgir una miríada de publicaciones porno-eróticas de todo tipo. Revistas de contactos con fotos enviadas por los lectores, revistas especializadas para swingers, revistas para gays, revistas de nudismo, etc.

Las trampas estaban a la orden del día y cualquier excusa era buena para capear la hipocresía y ganar dinero. Por citar un ejemplo, había una revista claramente enfocada a los pedófilos, pero donde se aseguraba por activa y por pasiva que todas las modelos desnudas tenían más de 18 años. Daba igual que se escogieran siempre a las modelos con aspecto más tierno y virginal, con los pubis rasurados para que tuvieran todavía más aspecto aniñado. ¡Todas tenían más de 18 años y punto! ¡Eso no era pedofilia!

Y entonces llegó Internet y todo se desmadró de mala manera. Entre otras cosas trajo la crisis a la pornografía editorial y facilitó la creación de miles de sitios dedicados a la pornografía y a sus múltiples nichos. Supusieron la puntilla a las publicaciones impresas, a los video-clubs de pelis porno y a otros negocios similares que tuvieron que reciclarse o morir.

Hoy en día hay miles de sitios dedicados a intercambio de parejas, al voyeurismo o dedicadas a sexo especializado (o también llamado “sexo raro”) y, por lo tanto, el mercado del sexo ha ampliado sus números en términos de consumidores / clientes, e incluso las ventas y las ganancias. Ha habido un cambio en el tipo de actividad y también en el uso de estos servicios y, por supuesto, ha crecido el número de consumidores y de amantes de estos servicios. Cuanto más raro sea el sexo que vendes más puedes cobrar por la rareza, eso tenlo muy claro si te embarcas en un negocio sexual.

Después de esta breve introducción a la historia de los negocios sexuales llega el momento de plantearse la posibilidad de abrir un negocio relacionado con alguna actividad vinculada con el erotismo y el sexo. El dinero está ahí, solo hay que recogerlo, porque clientes nunca van a faltar.

El sexo es un fenómeno social y económico que permite la identificación de negocios que den respuesta a las nuevas necesidades de las personas. Por ejemplo, en otros países ya funcionan con éxito los cruceros para personas nudistas, los viajes de intercambio de parejas, los restaurantes y librerías eróticas. Incluso las mujeres y los homosexuales, que hasta no hace mucho vivían su sexualidad en secreto, han empezado a demandar servicios y el mercado está respondiendo. Es bien sabido que la venta de productos relacionados con la sexualidad es muy productiva. El sexo es un tema que llama la atención y que puede producir muchas más ganancias de las que te imaginas. Por algo en todas las portadas de las revistas aparece de una u otra forma la palabra sexo bien grande y en negrita, ¿no crees? El sexo vende.

La fotografía que ilustra este artículo es un ejemplo más de cómo el sexo ayuda a vender. Vas conduciendo el coche y pasas por un taller donde pone en letras rojas bien grandes “SEXO GRATIS”. ¿No te paras a curiosear? ¿No te llama la atención?

Luego, cuando te acercas y lees bien la letra pequeña, te llevas una pequeña decepción: Por la compra de 4 neumáticos sea cual sea tu SEXO llévate GRATIS el cambio de aceite. Pero ya te han llamado la atención, ya te han vendido la moto y seguramente acabes comprando allí unos neumáticos que no necesitas todavía porque te regalan el cambio del aceite.

Una vez que hemos comprobado que el sexo y los negocios pueden ser una combinación explosiva vamos a hacer un pequeño recorrido por negocios originales que ha iniciado la gente en relación al sexo. Seguro que te dan ideas para crear tu propio negocio.

Servicio de citas a ciegas: Esta modalidad de cita para conocer gente está de moda y parece haber llegado para quedarse. Tú puedes hacerte cargo de la coordinación de las citas, contactando hombres y mujeres solteros que estén buscando alguna relación. En este caso, tus ganancias serían por cita que coordines.

Servicio de organización de citas románticas: Este servicio es parecido al anterior pero está enfocado a parejas ya constituidas. Tu servicio consistiría en conseguir, por ejemplo, una reserva en un restaurant, la preparación de los platos preferidos de la pareja, una habitación en un lujoso hotel con velas aromáticas, música y pétalos de rosas. Tu mayor clientela será de recién casados y de parejas que festejen aniversarios. Tú cobras una comisión por el servicio de organización.

Empresas de contactos: Más del 20 % de los hogares españoles son unipersonales. Los habitan personas solteras, divorciadas o viudas, que disponen de solvencia económica y tienen necesidades en el campo de las relaciones. Ellas suelen buscar el amor y ellos sólo suelen buscar sexo, pero todos pagan religiosamente sus cuotas por conseguir lo que buscan.

Clubes de Intercambio de Parejas: Tenemos ejemplos de clubes de swingers que se han convertido en puntos de referencia para una clientela sofisticada y dispuesta a viajar cientos de kilómetros para llegar a los mejores o más famosos clubes.

Máquinas expendedoras: máquinas dispensadoras de preservativos, y a veces, hasta de juguetes sexuales. Parece una tontería pero, ¿dónde encuentras a las dos de la madrugada una farmacia abierta para comprar preservativos que te permitan beneficiarte a la despampanante rubia que acabas de conocer en la discoteca? La solución la tienes en la máquina expendedora que encuentras en el servicio de la discoteca.

Venta de ropa interior: Muchas chicas jóvenes que no se atreven a citarse con un cliente sí se atreven a vender su ropa interior. Los precios de venta varían en función de si la ropa interior es nueva y está limpia o si está usada y sucia, aunque en ninguno de los casos el dinero obtenido es excesivo, pero desde luego es mucho más seguro que otras opciones que iremos mencionando. Además si eres mujer, te sorprenderá el elevado número de fetichistas interesados en comprar braguitas usadas, mechones de vello púbico, etc.

Casas de baños: El negocio de las casas de baños, o soapland en japonés, es uno de los más conocidos de todos los negocios sexuales de Japón, y también el más antiguo, ya que data de 1657. Son técnicamente legales porque en teoría no son más que casas de baños, y cualquier cosa que pase dentro es algo acordado entre adultos. Todo el mundo sabe lo que ocurre en estos lugares pero la policía no suele o no puede hacer nada.

Peluquería con final feliz: Vas a cortarte el pelo y te lo cortan, la única diferencia es que antes de irte, la peluquera te regala una felación para que te vayas contento y vuelvas. Además, quizás has tenido la suerte de que mientras te cortaban el pelo, la peluquera estaba en top-less para que pudieras mirar sus pechos en el espejo mientras te cortaban el pelo.

Salones rosas: Lo que los japoneses llaman pink salons o pinsaro son locales especializados en sexo oral y son los negocios que están barriendo a las casas de baños, ya que los costes son realmente ridículos. Por ejemplo, un bono de tres sesiones de sexo oral no cuesta más de 6.000 yenes (unos 45 euros), una cifra al alcance de cualquiera. Estos “salones” son similares a cualquier bar normal, aunque la iluminación es más tenue, si cabe, y están llenos de cubículos. Los clientes entran en los cubículos que cuentan con una mesa, y antes de que se den cuenta, les han servido algo de beber, y al poco rato ya hay una empleada que le practica sexo oral. Al cabo de un tiempo, normalmente unos 10 minutos, se acerca otra empleada diferente para hacer exactamente lo mismo, y así sucesivamente hasta agotar el bono de sesiones que el cliente haya comprado. Todas las actividades realizadas evitan la penetración, de forma que no se incumple la Ley Anti-Prostitución que únicamente prohíbe que haya intercambio de dinero en relaciones sexuales con penetración.

Tele-Sexo: Es como el Tele-Pizza en versión porno. Lo que este servicio entrega en la casa o en el hotel en el que está alojado el cliente es una chica o un chico (según gustos). Lo que luego ocurra entre el cliente y la chica o chico es algo estrictamente privado, por eso estos negocios están fuera del alcance de la ley. Este tipo de negocio ha experimentado un gran crecimiento porque la inversión necesaria es bastante baja si lo comparamos con el resto de negocios del mismo ramo: todo lo que se necesita es un pequeño apartamento con unos cuantos teléfonos. El propietario del negocio llama a sus empleadas o empleados sólo cuando los necesita, y no hay costes de alquiler de oficina.

Clubes de fantasias: Estos “clubes de imagen” son lugares en los que hay todo tipo de interpretación sexual, como la utilización de uniformes escolares o de enfermeras y donde puedes dar rienda suelta a perversiones tales como acosar a una chica en el metro, ya que algunos cuentan con vagones falsos para que la experiencia sea lo más real posible. El coste básico no incluye el sexo con penetración, pero se puede conseguir pagando un extra. Cada club se suele centrar en un tipo de imagen concreta, como uniformes de policías, o uniformes de enfermeras, etc. Estos clubes permiten que los clientes disfruten tanto del masoquismo como del sadismo, con una buena colección de instrumentos tales como cuerdas, esposas, látigos de cuero y todo tipo de juguetes sexuales. Para que te hagas una idea de la rentabilidad que pueden ofrecer, se puede pedir dinero por todo, hasta tienen taquillas de pago que puedes alquilar mensualmente para dejar guardados “tus juguetes” lejos de la vista de tu familia o pareja.

Hoteles del Amor o Love Hotels: En realidad, un love hotel no es ni más ni menos que un hotel en el que las habitaciones se pagan por fracciones de tiempo, en lugar de por noches completas como estamos acostumbrados en otros sitios. Este tipo de hoteles suelen ser utilizados por horas, no por noches, porque están especialmente pensados para parejas de novios que no tienen donde encontrarse, o también para hombres que buscan un lugar apartado en el que tener sexo con alguna chica. Casi todos ellos son temáticos, con una decoración muy extravagante y poco discreta tanto en las habitaciones como en el exterior del propio hotel. Las habitaciones, sin embargo, están repletas de comodidades como jacuzzi, videojuegos, canales de películas porno, etc. Por supuesto, los love hotels también se utilizan para tener aventuras extra-matrimoniales, con algún compañero de trabajo o similar.

Salas de Video: Son pequeños cubículos privados en los que el cliente puede ver una película porno a precios asequibles que, además, suelen incluir los pañuelos de papel (y no para sonarse la nariz, precisamente). Por desgracia Internet está matando estos negocios porque nadie va a pagar por ver una peli que puede bajarse gratis de Internet, pero ya existen otras variaciones denominadas “espectáculos en vivo” que incluyen ver por una ventanilla como una chica se quita la ropa mientras el cliente se masturba e, incluso, por un extra puede venir otra empleada a masturbar al cliente.

Cafés sin bragas: Una no-pan kissa, que se traduce literalmente del japonés como “café sin bragas”, son cafeterías en las que las camareras visten cortísimas minifaldas sin llevar nada de ropa interior. Además, partes del suelo de la cafetería están cubiertas de espejos para que se vean bien todos los “encantos” de las camareras. Son populares porque no hay ningún contacto sexual y así “las colegialas” pueden sacar un dinero extra en propinas para sus caprichos sin tener que pasar a mayores y aunque los cafés son muy caros (hasta cuatro veces más caros que en una cafetería normal), no son precios imposibles de pagar.

Páginas web especializadas en Internet: A poco que te comas un poco el tarro encontrarás un servicio nuevo que ofrecer porque en Internet es posible encontrar muchos géneros, para satisfacer todo tipo de demandas. Encontramos curiosidades como páginas para fetichistas de los globos (mujeres desnudas que se frotan el cuerpo o lo medio ocultan tras globos de colores), mujeres fumadoras (mujeres desnudas que fuman un cigarrillo con cara de vicio, supongo que en una clara alusión al sexo oral), hombres y mujeres uniformados (donde policías, sacerdotes, enfermeras, militares, monjas o bomberos hacen un striptease), etc. Hay casi tantas posibilidades como personas hay en el planeta porque no hay dos personas con iguales gustos sexuales.

Sexo a domicilio: Esta industria está alimentada por una demanda creciente de consumidores de sexo a domicilio. ¿Para que salir a ligar, pasar toda la noche en vela y volver a casa de vacío después de haberte dejado una pasta en cubatas y discotecas si por el mismo precio te ponen al chico/chica en la puerta?

Micropagos sexuales: Este negocio puede ser buenísimo porque euro a euro puedes ir sableando a la gente. Es tan sencillo como desnudarte por WebCam. Por un euro te quitas la camisa, por otro euro enseñas una teta, por otro euro desaparecen las braguitas, otro euro más para que te gires y te vean el culo. Y si no tienes a una sola persona mirando sino que son cientos, el sólo hecho de enseñar una teta te puede suponer, tontos, cientos de euros. Este servicio también es muy demandado por gays, en cuyo caso sólo necesitas ser hombre y tener algún musculito que mostrar o un buen culo que enseñar a la cámara.

Sustituta Sexual: Conozco el caso de una mujer que ayuda a personas con problemas sexuales, teniendo sexo de pago con ellos, mientras su marido no está y dentro de su propia casa. Si eres tímido o eres virgen, te enseña a practicar una cópula como dios manda, si eres fetichista de los pies te permite hacer realidad la fantasía de chuparle los pies, etc. Obviamente existe la variante de sustituto sexual enfocado a gays. El caso es poder sustituir a la pareja y poder hacerle todas esas cosas que ni borracho te atreverías a pedir a tu pareja.

Footjobs: Masajes eróticos con los pies. Es un servicio que vuelve locos a los fetichistas de los pies, sobre todo cuando aprendes a masturbarles con los pies.

Sex coach: Se trata de asesorar a las parejas para mejorar su vida sexual. Son expertos que se meterán hasta en los cuartos para darles consejos a las parejas. Siempre habrá gente tan simple que tienes que explicarles que antes de copular hay que tener juegos previos como masajes, velas románticas, caricias, quitarse la ropa lentamente para crear ambientillo y demás.

Sexit: Escapada espontánea ya sea con tu pareja o con alguien que acabas de conocer para tener sexo. Hay empresas que se dedican a ello y ganan mucho dinero concertando hoteles, viajes, excursiones a lugares románticos, etc.

Sexdiet: El negocio ideal para todos aquellos que quieren bajar esos kilitos de más mediante la quema de calorías por tener sexo. No sé si adelgazas o no, pero te lo pasas bien al menos.

Dogging y Orgias: Se trata de tener relaciones sexuales en lugares públicos como parques aislados o aparcamientos sombríos, puede ser con una o más personas. El negocio está en ponerles en contacto u organizar quedadas previo pago de una contribución económica para el organizador, que te envía en el último momento las coordenadas GPS para que las metas en el navegador y llegues al punto de encuentro.

King out: Una práctica en la que puede haber besos y caricias de cualquier intensidad pero sin llegar a la penetración. Es increíble la necesidad que puede tener la gente de unas caricias, unos besitos inocentes en la nuca o darse por satisfecho con acariciar una teta por encima del pijama.

Sexo gastronómico: O la sensación de placer que se tiene al ver el cuerpo untado con comida o cualquier otra sustancia. Algunas empresas organizan comidas para despedidas de solteros o solteras donde el plato es el cuerpo de un hombre o mujer desnudos. Se trata de un fetiche gastronómico derivado del japonés “nyotaimori”, en el que una mujer sirve de bandeja para las piezas de sushi, y que se popularizó hace algunos años en algún restaurante de nuestro país. Las versiones más cutres permiten picotear trozos de embutido y trozos de fruta sobre el cuerpo desnudo de un hombre o mujer y las versiones más refinadas como la japonesa exigen, por etiqueta, comer con palillos y no tocar con los palillos ciertas zonas “por error”.

Clases de strip-tease: El negocio consiste en enseñar el arte de insinuarse y quitarse sensualmente la ropa y cómo meterse en la piel de un personaje. Con lo sosa que suele ser la gente al desnudarse, estos cursillos tienen mucha demanda aunque no lo creas.

Subastar la virginidad por Internet: Desde que se le ocurrió a la primera chica, que por cierto ganó una pasta gansa, ha tenido montones de imitadoras. Los gays tienen ventaja en ese sentido porque a ver quien es el guapo que descubre si un culito es virgen o no…

Solo dormir: Una mujer se ofrece a dormir contigo en la cama… pero ambos vestidos, sólo con abracitos y sin sexo. Por lo que dice en su web, el servicio tiene mucha demanda. Será cosa de la necesidad de cariño y de sentirse amado u acompañado que tiene la gente, no lo sé.

Sexo en las nubes: la compañía Flamengo Air ofrece un peculiar servicio para las parejas que quieran salir de lo común. Por tan solo 425 dólares el pasajero y su pareja podrán disfrutar de una noche de sexo aéreo. La tarifa incluye cama, cortinas, flores, champán y también un piloto discreto.

Videos caseros: «Vendo mis vídeos caseros, hechos a la carta, tanto a particulares como a profesionales y empresas que quieran dotar sus webs de contenidos de pago», afirma Selena, una joven que dice tener apenas 20 años. En la web, ofrece previas de sus vídeos y «precios especiales» a los que «mantengan una relación comercial duradera». La fidelidad se premia como en cualquier negocio.

Novelas eróticas o pornografía para mujeres: Las novelas eróticas han experimentado un especial auge en los últimos tres años gracias al éxito de la trilogía Cincuenta sombras (De Grey, Más oscuras y Liberadas), que ha vendido más de 30 millones de ejemplares en todo el mundo y ha desplazado al Corán como el libro más solicitado por los presos de Guantánamo. En algunos países incluso ha aumentado el número de llamadas a urgencias o a los bomberos para que te quiten las esposas cuando has perdido las llaves o problemillas similares.

En fin, solo he hecho un pequeño repaso a algunos negocios sexuales. Y lo mejor de todo es que muchos negocios todavía están por descubrir. El sexo permite prácticamente un número infinito de negocios que sigan alimentando la industria del sexo y permitan ganar dinero.

Ideas que no falten

En cinco minutos a mi se me han ocurrido cinco potenciales negocios que pueden dejar muy buena rentabilidad. Te los voy a citar a continuación, que yo sepa no están inventados todavía, así que si los pones en marcha, te agradecería un donativo al blog por haberte dado la idea.

Banco de sexo: Todos hemos oído hablar de los “bancos de tiempo” donde cambias horas de trabajo con otros usuarios (busca en el blog que tengo una entrada al respecto). ¿Por qué no crear un “banco de sexo”? Sería un negocio redondo poner en contacto a personas para hacer posibles cosas como pintor te pinta el cuarto de baño por un polvo, clases particulares de matemáticas a sus hijos a cambio de que la madre me haga una mamadita o me ofrezco para gays insatisfechos a cambio de que me ayuden a hacer la mudanza.

Parques temáticos: Puedes crear una especie de Terra-Mítica del sexo. Si tienes una finca que no usas ni para ir de vacaciones puedes construir algunas casas prefabricadas y crear un espacio exclusivo para nudistas, por citar un ejemplo. O un campo de concentración para masoquistas. O puedes ofrecer pasar un día en el campo con paella y sangría para que luego hagan intercambio de parejas. Las posibilidades son inmensas.

Negocios de Turismo y Ocio Sexual: Alquila dos o tres casas de turismo rural y llénalas de parejas que quieran hacer intercambio, fleta un autobús y llénalo de gays para llevarles de excursión a una capea o a una matanza donde coman chorizo y morcilla de pueblo o contrata a diez prostitutas para meterlas en una casa de turismo rural con diez puteros consumados para que pasen el fin de semana y vayan rotando.

Web de Apuestas Sexuales: Se trataría de una web donde la gente haga apuestas sexuales y pague por ver como la gente lo hace. Por ejemplo: te doy 500 euros si eres capaz de desnudarte junto a uno de los leones del congreso de los diputados, o pago 300 euros por ver a una mujer desnuda en el teleférico u ofrezco 400 euros a un gay que se atreva a hacer un streptease integral en medio de un macdonals. Además de ser un negocio divertido, te sacarías una pasta en comisiones quedándote con un porcentaje de esas apuestas.

Servicio de coartadas telefónicas: ¿Necesitas una excusa o una coartada? Previo pago de X euros te ofrezco un teléfono al que tu mujer puede llamarme cuando sospeche (acertadamente, pero eso queda entre nosotros) que te has estado acostando con la vecina del quinto. Esos X euros que me has pagado te aseguran que yo juraré y perjuraré que soy el director de tu empresa y que has estado reunido con la junta de administración hasta las tres y pico de la madrugada porque teníamos una crisis empresarial de las gordas y tenemos que hacer todo lo posible por no despedir a más gente. Tu pareja se quedará desarmada y sin argumentos sabiendo que no le has mentido y efectivamente estabas reunido.

En fin, las posibilidades como ves son infinitas y si hay un sector donde se pueden prestar servicios que todavía no han sido inventados ese es el sector del sexo. Como decía en el título: Sexo y negocios, la combinación perfecta.

¿Se te ocurre algún negocio relacionado con el sexo que pueda tener éxito? Te invito a compartirlo con todos los lectores de este blog y, al menos, nos reiremos un rato. Si te ha gustado la entrada, ya sabes, comenta, tuitea, retuitea, facebookiza o divúlgala a tu libre albedrío.




Reinventando la gallina de los huevos de oro

Las gallinas de los huevos de oro no existen, pero... ¿podemos crearlas? Sí. Aquí explicamos cómo. Luego dependerá de cada uno dar con su propia gallina de los huevos de oro.

Las gallinas de los huevos de oro no existen, pero… ¿podemos crearlas? Sí. Aquí explicamos cómo. Luego dependerá de cada uno dar con su propia gallina de los huevos de oro.

Todos conocemos el mito de la gallina de los huevos de oro. A todos nos gustaría tener unas cuantas gallinas que, día a día, fueran poniendo huevos de oro que nos fueran enriqueciendo. Por desgracia, las gallinas de los huevos de oro no existen.

Pero… ¿podemos reinventar la gallina de los huevos de oro? Tampoco tiene por qué ser una gallina, podría valernos con un gusano que hilara capullos de oro en vez de capullos de seda, o una mariposa con alas de oro.

Seguro que muchos piensan que es descabellado utilizar la naturaleza para crear riqueza. ¿Os suenan de algo las ostras perlíferas? Las ostras crean perlas para proteger su cuerpo de alguna impureza o grano de arenilla que entra dentro de su concha y nosotros nos aprovechamos de las ostras extrayendo sus perlas y vendiéndolas para hacer collares, anillos, pendientes y todo tipo de joyas.

Por desgracia no todas las ostras perlíferas contienen dentro una perla porque no entra alguna impureza en todas ellas que las fuerce a crear la perla a su alrededor, pero incluso eso se ha solucionado introduciendo a la fuerza partículas que fuercen a la ostra a crear la perla.

Ahora ya no te parecerá demasiada tontería lo de plantearse reinventar la gallina de los huevos de oro. ¿Se podrá hacer?

Sí, se puede. Lo único que tenemos que hacer es mirar las posibilidades que ofrece la naturaleza e idear algún sistema para poner a trabajar a cualquier animalejo a nuestro servicio. No solamente podemos criar ostras perlíferas, existen muchas otras posibilidades y, lo mejor de todo, es que están todavía casi todas por descubrir.

Crear nuestra “gallina de los huevos de oro” es posible. Sólo necesitamos algo de imaginación, un poco de ingenio y conocer un poco la naturaleza que nos rodea. Así de sencillo y, a la vez, así de difícil.

Mucha gente no conocerá unos bichejos acuáticos que en España se conocen como frigáneas. Aquí os dejo una breve descripción que os debiera dar una pista sobre como podemos crear nuestra particular “gallina de los huevos de oro”:

Los tricópteros o frigáneas (Trichoptera, del griego trichos, “pelo” y pteron, “ala”) son un orden de insectos endopterigotos (con metamorfosis completa), emparentados con los lepidópteros (mariposas y polillas), cuyas larvas y pupas son acuáticas, y viven dentro de pequeños estuches en forma de tubo que ellas mismas fabrican a base de seda a la que adhieren granos de arena, restos vegetales, etc. Los adultos son voladores, y se caracterizan por presentar dos pares de alas cubiertas de pelos que, en posición de reposo, se pliegan sobre el cuerpo en forma de tejado. Se conocen entre 7.000 y 10.000 especies.

¿No te ha dado ninguna idea la descripción anterior? Vuelvo a remarcarte lo más importante de todo: Las larvas de frigáneas se caracterizan por construir estuches de protección para su abdomen empleando materiales próximos a ellas como granos de arena, fragmentos de materia vegetal e incluso conchas vacías de moluscos.

¿Todavía sigues sin ver ningún negocio potencial? Pues para que compruebes que es posible crear nuestra propia gallina de los huevos de oro, te diré que, desde principios de los años 80, el artista francés Hubert Duprat ha empleado estos insectos para crear algunas maravillosas esculturas que, supongo, venderá a buen precio.

La única genialidad que tuvo Hubert Duprat, es que a él se le ocurrió ofrecer a las larvas de frigáneas diversos materiales como piedras preciosas, lentejuelas, perlas, pequeñas pepitas de oro y de plata, diamantes, zafiros, rubíes, perlas, turquesas, etc.; para que las frigáneas le construyan estuches que podrían pasar enteramente por creaciones de un reputado joyero.

Duprat comenzó su trabajo con larvas a principios del año 1980. Una vez que obtiene las larvas de su ambiente natural (los ríos) son llevadas a su estudio, lugar donde se origina esta mágica creación por el simple procedimiento de meterlas en un acuario donde el fondo está sembrado de todos los materiales anteriormente mencionados.

Las larvas de frigáneas colaboran involuntariamente con Hubert Duprat para crear estas sensacionales esculturas naturales.

Las larvas de frigáneas colaboran involuntariamente con Hubert Duprat para crear estas sensacionales esculturas naturales.

Las pequeñas larvas de frigáneas, caddis o tricópteros, antes de alcanzar su etapa voladora, presentan una morfología de gusano blando, que vive en nuestros ríos y se usa frecuentemente como cebo para la pesca. Son conscientes de su debilidad frente a los depredadores, por lo que se han convertido en pequeños arquitectos dentro de los arroyos: recogen las piedras y palitos que encuentran a su alrededor, y se construyen el estuche en el que estarán seguras uniendo los pedacitos con una especie de hilo de seda. Cuando crezcan, tendrán que abandonarlo y construirse otro más grande, hasta alcanzar su fase adulta, en que saldrán volando y abandonarán el río.

El artista francés Hubert Duprat ha creado su propia gallina de los huevos de oro colocando estas larvas en un entorno poco habitual: sustituye su hábitat de sedimentos fluviales por otro lleno de pepitas de oro, turquesas, corales, lapislázulis, zafiros, perlas, rubís y diamantes. Así, el pequeño arquitecto de los ríos se convierte en joyero. ¿Verdad que es curioso?

Imagina las posibilidades de los estuches una vez son abandonados voluntariamente por sus creadores al hacerse adultos: se pueden vender como colgantes, como pendientes, engarzadas en un anillo, como gemelos para camisas, etc.

¿A que ahora ya no tienes dudas sobre mi afirmación de que podemos reinventar las gallinas de los huevos de oro? Todo es cosa de ponerse a ello como has podido comprobar.




Una alternativa al ahorro

La conversión de pasivos en activos es una muy buena alternativa al ahorro que te rentará dinero casi sin darte cuenta.

La conversión de pasivos en activos es una muy buena alternativa al ahorro que te rentará dinero casi sin darte cuenta.

Seguramente te gustaría tener independencia financiera, vivir de tus rentas sin trabajar y sin depender de jefes ni de tu trabajo. La mayoría de los asesores financieros te recomendarán que ahorres y vayas invirtiendo tus ahorros para ir creándote un colchoncito que te permita vivir algún día. Quede claro que estoy totalmente de acuerdo con ese consejo, pero… ¿que pasa si nuestro sueldo o las circunstancias de nuestra vida no nos permiten ahorrar?

Posiblemente no llegues a mileurista y, si tienes problemas para llegar a fin de mes, difícilmente serás capaz o podrás ahorrar. ¿Acaso no hay ninguna alternativa al ahorro?

Pequeñas cosas como conocer la diferencia entre activos y pasivos puede transformar radicalmente tu vida y ayudarte a tener un futuro sin tantas preocupaciones económicas. Si no puedo ahorrar ¿cómo puedo hacerme más rico o más pobre?, te preguntarás. La respuesta es muy sencilla: Aprende a convertir tus pasivos en activos.

¿Qué es un activo y un pasivo?

Un Activo es algo que pone dinero en tu bolsillo. Por ejemplo, unas acciones de una empresa que te pagan dividendos todos los años son un activo. Tener tu dinero en una cuenta bancaria remunerada es un activo pues te van pagando intereses.

Un Pasivo es algo que te quita dinero de tu bolsillo. Un coche, aunque lo uses para ir a trabajar, es un pasivo. Piensa en todo el dinero que el coche te saca del bolsillo: tienes que pagar el seguro, echarle gasolina, cambiarle el aceite, repararlo cuando se estropea, pagar aparcamientos, etc.

Imagina que tus bolsillos son una hucha. Mientras más activos tengamos, más ricos seremos, al igual que mientras más pasivos acumulemos, mayor será nuestra pobreza. Los pasivos meten dinero en tu hucha (o en tu bolsillo) mientras que los pasivos sacan dinero de tu bolsillo y no dejan de robarte o saquear tu hucha.

Es totalmente obvio que para poder enriquecernos en lugar de empobrecernos necesitamos usar la cabeza y estudiar como podemos transformar esos pasivos en activos.

¿Cómo convertir pasivos en activos para acercarnos al sueño de conseguir la libertad financiera?

Puedo asegurarte una cosa: De ti exclusivamente depende ser más rico o más pobre. De nadie más. Lo único que tienes que hacer es sentarte, hacer una lista con tus activos y tus pasivos y estudiar como convertir los pasivos en activos.

Voy a ponerte algunos ejemplos para que comprendas la mecánica de convertir los pasivos en activos. Son sólo ejemplos, pero una vez que comprendes cómo puedes convertir un pasivo en un activo, te resultará más sencillo aplicar la técnica a tu propia situación personal.

Gonzalo tenía una gran nave industrial en un polígono. Con la llegada de la crisis, se hizo poco menos que imposible alquilarla pues pocos empresarios necesitaban una nave tan grande. Gonzalo estudió la situación y levantó tabiques intermedios creando minioficinas que empezó a alquilar a jóvenes emprendedores de forma que todos ellos pudieran beneficiarse de servicios comunes como fotocopiadoras, almacén común, luz, adsl y teléfono compartido, etc. Curiosamente, Gonzalo obtenía en total más dinero alquilando las minioficinas que alquilando la nave completa. De tener un pasivo, una nave industrial vacía, pasó a tener un activo, es decir un complejo de oficinas en alquiler.

Andrés, por ejemplo, daba cursos de diseño gráfico y tenía una academia pero la cerraba entre junio y septiembre porque nadie se apuntaba a cursos de diseño gráfico en verano. Imagina la cantidad de pasivos que tenía: aulas cerradas, mesas y sillas criando polvo, ordenadores apagados, etc. Andrés decidió convertir durante el verano esos pasivos en activos. Por un lado, las aulas, las mesas y las sillas las destinó a dar clases particulares de recuperación a malos estudiantes que necesitaban dar clases para aprobar en septiembre y poder pasar de curso. El dar clases de matemáticas, física o química le permitió convertir esos pasivos en activos durante cuatro meses.

Por otro lado, esos cuatro meses tenía 20 ordenadores totalmente parados, sin hacer nada con ellos ni sacarle ningún rendimiento. Un ordenador parado es un pasivo porque no mete dinero en tu bolsillo. Se le ocurrió poner a trabajar los ordenadores haciendo minería de bitcoins durante esos cuatro meses. Sacó bastantes bitcoins y además tuvo la suerte de que el bitcoin se revalorizó en aquella época, lo que le supuso interesantes ganancias. Pincha en este enlace si quieres saber más sobre bitcoin.

Dicho en otras palabras, Andrés convirtió una academia cerrada (un pasivo) en un activo dando clases por un lado y usando los ordenadores para obtener bitcoins por otro.

Francisco, soltero, tenía un cochazo pero decidió vender el coche y comprarse una motocicleta. Para ir a trabajar le valía con una moto y entre lo que ahorraba de seguro, gasolina, parkings y tiempo perdido en atascos vio que le salía infinitamente más rentable la moto para ir a trabajar. Vendió el coche, liquidó un crédito que tenía (otro pasivo que le robaba dinero por tener que pagar el crédito y los intereses) y lo que le sobró lo metió a plazo fijo en el banco.

Por otro lado, como ya no tenía coche, la plaza de garaje le sobraba así que con un bote de pintura, dividió su plaza de garaje en cuatro plazas para moto y, descontando la suya, le quedaban tres mini-plazas para alquilar a tres moteros que vivían en su bloque.

Dicho en otras palabras, Francisco convirtió dos pasivos como eran el coche y la plaza de garaje en dos activos.

Julia estaba pagando la hipoteca de su casa cuando de pronto se quedó sin trabajo. Entonces se dio verdadera cuenta del gran pasivo que tenía. No sólo no tenía dinero para pagar la hipoteca, sino que tampoco tenía para la luz, el agua, el seguro de la casa, etc. A ello se le unió que los pisos habían bajado, pese a ser una zona céntrica, con lo que si vendía el piso perdería dinero y quizá ni sacara para terminar de pagar la hipoteca. ¿Cómo convirtió el pasivo en un activo? Muy sencillo, alquilando habitaciones a tres mujeres que trabajaban por la zona y convirtiendo su piso de soltera en un piso compartido. Con el alquiler que le pagaban las tres inquilinas conseguía pagar la hipoteca y los gastos de la casa mientras buscaba trabajo y salía del bache. Incluso cuando encontró trabajo había descubierto la conveniencia de convertir los pasivos en activos así que continuó con las tres inquilinas porque le cubrían todos los gastos que le generaba la casa y encima le quedaba todo su sueldo integro para ella.

Ángela era una lectora empedernida hasta que se dio cuenta que, literalmente, no tenía sitio para dejar un solo libro más. Toda su casa eran estanterías y estanterías llenas de libros. Sus libros eran un enorme pasivo ocupando espacio y criando polvo hasta que decidió crear una tienda por Internet de libros usados que se ha convertido en su negocio y su forma de vida. Todas las ganancias las va dedicando a comprar diversas acciones de empresas que pagan buenos dividendos aunque en ocasiones compra lotes de libros usados a bajo precio para tener bien nutrida su tienda. Entre lo que le rentan las acciones y lo que va sacando con la tienda de libros usados puede vivir holgadamente y, además, ha sustituido casi todos los libros que tenía en papel por versiones electrónicas de los mismos que no ocupan espacio y puede seguir leyendo en su lector de libros electrónicos, con lo que su ansia por leer y su biblioteca siguen prácticamente intactas habiendo rentabilizado todo el proceso.

Son sólo algunos ejemplos de cómo puedes convertir pasivos en activos. Espero que los ejemplos te hayan abierto los ojos y te hayan servido para comprender la mecánica que debes seguir, es decir: convierte todo lo que te robe dinero en cosas que te generen dinero.

Si no tienes capacidad de ahorrar porque tu sueldo no te lo permite ya no tienes excusa para no generar dinero utilizando tu imaginación. La conversión de pasivos en activos es una muy buena alternativa al ahorro que te rentará dinero casi sin darte cuenta. Si algún lector conoce otras formas de convertir pasivos en activos o quiere contarnos cómo ha convertido sus pasivos en activos, le invito a compartirlas con todos nosotros.




¿Te beneficias del dinero social?

Es un dinero que tiene mil caras y normalmente está oculto hasta que lo descubres y averiguas como beneficiarte de él.

Es un dinero que tiene mil caras y normalmente está oculto hasta que lo descubres y averiguas como beneficiarte de él.

Si no lo sabes, la sociedad pone a tu disposición un montón de dinero y, a poco que te muevas, puedes beneficiarte muchísimo de ese dinero que no pertenece a nadie y pertenece a todos. Es un dinero que tiene mil caras y normalmente está oculto hasta que lo descubres y averiguas como beneficiarte de él.

No es un dinero que puedes coger y quedarte con él para meterlo en el banco sino que es un dinero más bien virtual del que puedes beneficiarte. Unas veces se manifiesta en forma de ahorro que consigues, otras veces puede aparecer en forma de dinero que te prestan y otras veces puede ser simplemente no tener que pagar por realizar una actividad.

Voy a proponerte algunas ideas de cómo puedes beneficiarte de ese dinero social. Es un buen momento para plantearte cómo ahorrar dinero sin dejar de hacer las cosas que haces habitualmente. La respuesta está en usar el mayor capital que tiene la sociedad digital en la que vivimos: la sociedad en sí misma. Aquí tienes algunas ideas sociales para hacer tu vida un poco más económica y, a la vez, social.

Intercambio o trueque de servicios

¿No conoces los bancos de tiempo? Hay muchos en España, te explicaré con un ejemplo como funcionan.

Imagina que un electricista, un fontanero y un mecánico están apuntados a un banco de tiempo. El electricista necesita cambiar el aceite de su coche y se lo lleva al mecánico que se lo cambie gratis (con la condición que el electricista aporte el aceite y el filtro del aceite o se lo pague al mecánico pues eso no es un servicio). En el banco de tiempo, el electricista deberá media hora de trabajo y el mecánico ganará media hora de trabajo. El fontanero es requerido entonces por el mecánico para desatascar una tubería del taller que se ha quedado atascada y el fontanero gana media hora de trabajo y el mecánico pierde media hora de trabajo. Luego el fontanero necesita poner un enchufe en su casa y llama al electricista para que se lo coloque (con la condición que el fontanero tenga preparado el enchufe y el cable necesario o pague al electricista su valor porque eso tampoco es un servicio). En el banco de tiempo el electricista gana media hora de trabajo y el fontanero la pierde de su saldo.

Como vemos, tres personas distintas han hecho tres trabajos para tres personas diferentes pero todos se han beneficiado de su media hora de trabajo y al final nadie debe nada a nadie. En vez de cobrar por lo que saben hacer, lo hacen gratis a cambio de que otros hagan para ellos otras cosas que los primeros no saben o no pueden hacer.

Otro ejemplo sería el caso de que alguien dedique muchas horas a cambio de un servicio más complejo. Por ejemplo, un asistente social puede cuidar al anciano padre de un pintor tres horas diarias durante un mes, sin cobrar nada, a cambio de que el pintor le pinte el piso entero al asistente social.

En unos tiempos donde el paro cabalga a sus anchas y donde la gente tiene poco dinero los bancos de tiempo son una buenísima opción para ir tirando con la ventaja de que nos ahorramos el IVA de los servicios que nos prestan porque todos los servicios se prestan gratis.

Un banco de tiempo es un sistema de intercambio de servicios por tiempo. En él la unidad de intercambio no es el dinero habitual sino una medida de tiempo, por ejemplo el trabajo por hora. Es un sistema de intercambio de servicios por servicios o favores por favores. Propone la ventaja de fomentar las relaciones sociales y la igualdad entre distintos estratos económicos. Se plantea el uso de este tipo de economía para solucionar diversos problemas presentes en la economía de mercado, a modo de economías complementarias o mercados alternativos. Y lo mejor de todo es que Hacienda no puede hincar el diente.

Ahorro compartido

Tienes infinidad de opciones de ahorrar de forma compartida. Si ahorras unos céntimos aquí, unos euros allá y algunos billetes de propina, al final del año puede llegar a suponerte una cifra astronómica.

Un ejemplo son las iniciativas que promueven construir redes de WiFi social. La idea es compartir una parte de tu señal con otros clientes. A cambio, como estarás imaginando, tendrás acceso libre a la WiFi de otros clientes como tú. Tú prestas tu WiFi en tu parte de la ciudad y te beneficias de otras WiFis cuando te mueves por la otra punta de la ciudad.

Existen también los llamados clubs de compra o servicios de compra comunitaria. ¿Cómo funcionan? Negocian precios con mucho descuento con proveedores a cambio de vender determinada cantidad. Algo así como: “si os llenamos el teatro este fin de semana nos dejáis todas las entradas al 70% de precio”, y los dueños del teatro, sabiendo que con tanta crisis llenar el teatro es casi un milagro, contestan: “De acuerdo, aceptamos”. Publican la oferta y el ingente volumen de usuarios se va apuntando a ir al teatro hasta conseguir el objetivo marcado. Gana el teatro porque consigue llenarse, gana el club de compradores porque cobra una pequeña comisión y ganan los asociados al mismo porque sacan un buen precio y ahorran dinero que pueden dedicar a otras cosas.

No es lo mismo ir a comprar un televisor, que nos costará un ojo de la cara, que ir mil personas a comprar todas juntas mil televisores. El descuento que se puede conseguir puede ser de hasta un 50-60% en algunos casos.

Si te gusta viajar pero estás en el paro y no tienes ingresos puedes explorar la posibilidad de hacer couchsurfing. Consiste, básicamente, en que prestes el sofá de tu casa o una cama que te sobre a cualquier viajero de una red social de viajeros que quiera conocer tu ciudad. A cambio, tú podrás hacer lo propio. Ganas dos cosas: posibilidad de hacer amigos y de conocer lugares sin tener que pagar alojamiento.

También existen los clubs de conductores que se plantean compartir transporte. A todos nos gusta ir a trabajar en coche, pero además de ser caro y altamente contaminante, es una estupidez contribuir a los atascos de las grandes ciudades usando un coche para transportar a una sola persona. Para problemas así surgen iniciativas como los clubes de conductores: dices de dónde a dónde vas e intentas encontrar compañeros de viaje para abaratar costes. Cuatro o cinco amigos que se pongan de acuerdo en llevar cada uno su coche un día distinto supone mensualmente un ahorro enorme si lo comparas con llevar todos los días tu coche. Igual sucede con los viajes compartidos entre ciudades (con la ventaja añadida que tienes gente con la que charlar mientras se va despejando el atasco y así no matas el aburrimiento pitando al de delante)

Si sólo puedes ir en coche al trabajo muchas veces estás condenado a alquilar una plaza de garaje. Eso es un serio problema dado el abultado precio que tendrás que pagar, pero que puede tener una solución sencilla: si sólo usas esa plaza de garaje mientras trabajas intenta realquilarla durante las horas en las que estás en tu casa y la plaza está vacía. A su vez puedes alquilar tu propia plaza de garaje a una persona que trabaje por tu barrio mientras tú trabajas en la otra punta de la ciudad.

Para trabajar, te daré una idea más: el coworking ¿Qué es eso? Básicamente consiste en compartir espacios de trabajo generando sinergias. Se podría traducir como alquilar entre varias pequeñas empresas una oficina grande y bien ubicada, pagando así menos entre todos y, a ser posible, buscar negocios que puedan ser útiles al tuyo y viceversa. Es una buena manera de nutrirse entre todos y ahorrar.

Los emprendedores muchas veces empiezan buscando cobijo en un vivero de empresas, lugares llenos de despachos, generalmente de la administración pública, que se ceden a muy bajo coste a emprendedores y proyectos emergentes para que puedan desarrollar sus actividades. Disponen de lugares públicos compartidos como salas de reuniones y servicios comunes desde impresoras o fotocopiadoras a ADSL o WiFi compartida y asesorías económicas. Suelen ser un lugar ideal para que un emprendedor pueda disponer a bajo coste de recursos inalcanzables para alguien que empieza.

También se pueden alquilar en común almacenes para almacenar nuestras mercancías junto a las de otras empresas sin incurrir en el enorme gasto que nos supondría alquilar una nave industrial para nosotros solos.

Financiación social

Y, para acabar, tenemos a un emprendedor cómodamente instalado en una oficina comunal y barata. ¿Qué necesitamos ahora? Dinero, claro. Introducimos una nueva palabreja relacionada con el dinero social: crowdfunding. Esto es buscar financiación, pero no de un único capitalista, sino de multitud de donantes. Imagina que tienes una idea y la subastas y que hay gente dispuesta a aportar una pequeña suma de dinero para que la lleves a cabo. Imagina que necesitas 10.000 euros, pero nadie va a ponerte ese dinero en la mesa. Entonces buscas mil personas que pongan diez euros cada uno o diez mil que pongan un euro cada uno. Eso es crowdfunding.

Otro ejemplo de financiación social es la coedición de libros. Quizá te gusta escribir poesía pero cuando has pedido precios en una imprenta para publicar tu libro de poesía poco menos que has descubierto que tienes que empeñar el hígado para pagar la edición. ¿Pero qué pasa si os ponéis diez poetas de acuerdo y publicáis un libro en común? Cada uno aportáis un poco de dinero y así vuestro sueño de publicar se hace realidad sin que nadie tenga que asumir todo el coste. Además, os daréis a conocer como grupo de forma simultanea, con lo que el esfuerzo que hace cada uno para promocionar el libro revierte a todos los demás por igual.

Estas que he citado son sólo algunas de las múltiples formas que puede adoptar el dinero social y solamente he mostrado la punta del iceberg. Te invito a descubrir otras por tu cuenta y a compartirlas con todos nosotros.




Descubre los millones ocultos en Internet

Voy a confesarte una de las mejores formas de ganar dinero que existen y que casi nadie conoce porque a poca gente se le ha ocurrido explotar Internet en su propio beneficio de la forma que os voy a contar.

Mucha gente se ciega y cae en la trampa fácil de entrar a cualquier buscador y buscar cosas como “ganar dinero”, “necesito dinero”, “quiero dinero”. Y claro, así les pasa. Entran a páginas con negocios generalmente ruinosos de multinivel, pago por leer emails, por navegar, páginas de estafas manifiestas, páginas conocidas como “engañabobos” que venden métodos maravillosos para ganar dinero, etc.

No digo que no se pueda ganar dinero, pero si para ti ganar 10 euros después de haber perdido tres meses leyendo emails es ganar dinero, pues adelante, que lo disfrutes con tu negocio. Si para ti es un negocio poner publicidad en tu blog que te permita conseguir 30 euros cada dos meses, pues tú mismo que dicen.

Yo no lo haría porque todos esos negocios me parecen ruinosos o, si acaso, se pueden usar como complemento a ganancias conseguidas de otras maneras, pero nunca debieran ser la idea central de nuestro modelo de negocio.

Ahora me preguntarás ¿y dónde se supone que están todos esos millones ocultos en Internet?. La respuesta es muy sencilla: Están delante de tus ojos, solo tienes que aprender a verlos porque si no tienes la mentalidad adecuada estarás ciego y no los verás como los vemos los que conocemos el sistema.

Voy a ponerte un ejemplo. Busco un producto para vender, un producto que sea fácil de hacer, que no cueste mucho dinero en materiales y que pueda vender con relativa facilidad. Tiene que ser algo original, algo novedoso, algo poco conocido.

¿Como encuentro ese producto? Muy sencillo, lo tienes en Internet. Sólo tienes que buscarlo. Imagino que sigues sin entender demasiado bien lo que te estoy diciendo así que te voy a poner un ejemplo.

Mira esta foto. A todas luces es imposible clavar un clavo como se aprecia en la foto sin romper cualquiera de los dientes. Muchos incluso pensarán que es un fotomontaje hecho con PhotoShop, pero nada es más fácil que construir el producto que se muestra en la foto.

Como ves no es más que un taco de madera y un clavo, pero es terriblemente original, novedoso, parece algo imposible y sería un muy buen regalo que te comprarían personas que quieran hacer un regalo novedoso, rompedor y, sobre todo, innovador.

¿Por cuánto podrías venderlo? Supongo que por 20 o 30 euros te los quitarían de las manos. Es tan sencillo como crear una página web para venderlo como el regalo más novedoso para las navidades o meter una entrada en tu blog para venderlo como el pisapapeles perfecto para regalar el día del padre.

Una vez aprendes a construirlo lo puedes fabricar como rosquillas y ni siquiera tienes necesidad de venderlo por Internet, puedes ofrecérselo a tiendas de regalo para que lo vendan ellos a comisión y seguro que te los compran porque las tiendas de regalos siempre andan buscando cosas originales para vender a los ávidos compradores de cosas originales o a personas que buscan el regalo perfecto.

Pero fíjate lo que son las cosas, ni siquiera necesitarías construirlo físicamente para venderlo y ganar dinero con el producto. Podrías escribir un manual explicando como construirlo y venderlo como “Aprende a hacer dinero vendiendo objetos imposibles creados por ti mismo” o algún título similar.

En lugar de vender el producto físico vendes un producto digital en formato PDF que no es otra cosa que una guía para enseñar a construirlo para que luego otros puedan venderlo.

¿Y cómo se construye ese producto?, me preguntarás. Seguro que hasta me pagarías dinero porque te enseñara a construirlo. Ese es el valor que tienes que buscar en Internet. Esos son los millones de los que te hablo que están ocultos en Internet y que sólo hay que saber buscarlos con la mente abierta a nuevas posibilidades de negocio.

La forma de construirlos está en Internet y no sólo te explican como construirlo, sino que además lo hacen gratis. Tú sólo tienes que encontrar esos productos en Internet y explotar ese conocimiento que acabas de conseguir, ya sea vendiéndolos como productos físicos que puedes tocar o como guías para que otros puedan construirlos y ganar dinero con ellos.

Una vez explicado como se puede hacer dinero con esta técnica, voy a dejar de ser malo y voy a decirte donde tienes la información para construir el producto. Yo lo encontré navegando por Internet y de casualidad llegué a una página donde lo vi y me llamó la atención. Era un blog cuyo enlace es el siguiente: http://eljocarreco.blogspot.com.es/2011/02/clavo-en-taco-de-madera-imposible.html y que solamente ponía la foto que te he mostrado antes y un enlace a un video de YouTube.

Viendo el video de YouTube queda perfectamente claro como construir ese ingenioso y original producto. Solo necesitas un taco de madera de pino, un clavo, un cazo con agua hirviendo, un taladro y un sargento o cepo de carpintero para apretar la zona de madera hervida. Solamente es necesario hervir la madera durante diez minutos antes y después de insertar el clavo y ya está. Acabas puliendo la madera con papel de lija y ya tienes un producto para vender o un “conocimiento de cómo se construye” que puedes convertir en un manual que también puedes vender.

Aquí te dejo el enlace al video que puedes encontrar en YouTube: http://youtu.be/fEATei2wewY

También debo confesarte que encontré la página de forma accidental. Originalmente iba a meter una entrada en este blog explicando como ganar dinero con un belén hecho con tacos de madera que también era muy original en el sentido que eran simples tacos de madera de diferentes tamaños con los nombres de los personajes. Vi la foto en una revista y como me gustó la idea de un belén minimalista hecho con tacos de madera me puse a buscar por Internet a ver si encontraba alguna foto que lo ilustrara. Por eso entré a Google y busqué “nacimiento tacos de madera” y llegue al blog antes mencionado. Como ves, buscando una cosa puedes llegar a otra totalmente distinta pero incluso mejor como oportunidad de negocio.

Como ves, los millones y las oportunidades de negocio están ahí. Sólo hay que navegar con la mente abierta y en algún lugar encontrarás lo que necesitas y descubrirás miles de montones de productos originales que se pueden vender. Unas veces encontrarás productos en YouTube, otras veces puede ser una página de manualidades o una tienda en Internet.

Solamente te he puesto un ejemplo de cómo tienes que actuar para encontrar todos esos millones que están ocultos por Internet. El único truco está en no pasarlos de largo como si fueran una curiosidad más y convertirlos en una fuente de ingresos.

Si te ha gustado esta idea te animo a suscribirte al blog porque pronto iré aportando otras ideas y explicando otras formas de ganar dinero porque de eso habla el blog “Cosas de Dinero”.

Te invito a que hagas comentarios y aportes tus propias ideas y formas de ganar dinero. ¿Conoces otros productos para vender? ¿Has encontrado otras oportunidades de negocio? Te invito a compartirlas con el resto de lectores del blog.




La receta para ganar dinero

Quizás andes desanimado. La vida puede haberte tratado mal, no tienes dinero, eres pobre, las deudas te acosan por todos lados y seguramente pensarás que es una mierda eso de ahorrar, que es demasiado tarde para empezar, que no merece la pena, etc.

Te parecerá una tontería esto que voy a decirte, pero… ¡El dinero está ahí, sólo espera que lo cojas y lo pongas a trabajar para ti!

Tú me preguntarás que dónde está, que no lo ves, que solo tienes deudas, que eres pobre, que estás arruinado. Pues bien, tienes el dinero delante de tus ojos. El dinero circula, se mueve, pasa de mano en mano y ten por seguro que el dinero estará encantado de darte una nueva oportunidad.

Vale, admitamos que eres un poco duro de mollera y que sigues sin ver el dinero que está esperándote delante de tus ojos. Voy a intentar que lo veas con un ejemplo y te voy a hacer una pregunta muy sencilla: ¿Cuánto dinero has ganado en tu vida?

Si sumáramos todas la cantidades de dinero que han pasado por nuestras manos en toda nuestra vida y que se nos han escurrido entre los dedos nos quedaríamos de piedra. Haz unos cálculos rápidos de cuanto ganas al año, multiplícalo por los X años que lleves trabajando y te harás una pequeña idea. Sigue sumando todo tipo de dinero que haya pasado por tus manos, las pagas que te daban tus padres cuando eras pequeño, el dinero que te daban tus familiares cuando cumplías años o era tu santo, el dinero que te daba el ratoncito Pérez cuando se te caía un diente y lo dejabas debajo de la almohada, etc. Luego fuiste creciendo y empezaste a trabajar los veranos por un pequeño sueldo (sigue sumando), suma cosas como aquella vez que te tocó la pedrea de la lotería, aquel billete de 20 euros que te encontraste tirado en la calle, aquella moneda llena de barro que apareció pegada a tu zapato, etc.

Bueno, vale ya, creo que es suficiente. ¿Cuántos millones llevas ya sumados? Estoy seguro que te has olvidado de sumar un buen montón de millones pero claro, entiendo que no puedas acordarte de todas las cantidades que han pasado por tus manos. No te preocupes, es normal, a todos nos pasa. Todos tendemos a olvidar muchas de todas esas ingentes cantidades de dinero que hemos ganado a lo largo de nuestra vida.

Ahora te pregunto nuevamente: ¿sigues sin ver todo ese dinero que está delante de tus ojos? ¿Acaso no te has dado cuenta todavía que el dinero está pasando constantemente por tus manos? ¿No ves que no deja de circular y de pasar por tus manos? ¿Acaso no va a seguir pasando a lo largo de toda tu vida por tus manos? Normalmente pasará en pequeñas cantidades porque imagino que tu sueldo no será muy alto, otras veces pasará en cantidades mayores como aquella vez que te tocó la lotería o pasará en cantidades pequeñas como esos intereses que te ha dado tu cuenta en el banco, pero siempre pasa, siempre circula, nunca deja de moverse delante de ti.

Supongamos, es sólo un ejemplo, que a lo largo de tu vida solamente ha pasado por tus manos un millón de euros. Imagina que hubieras ido metiendo en una hucha el 10% de cada cantidad que pasara por tus manos. ¿Sabes que ahora mismo tendrías ahorrados 100.000 euros? ¿Sabes que colocados a plazo fijo del 5% te estarían rentando 5000 euros anuales? Si eres un mileurista con un sueldo de 1000 euros mensuales, esos 100.000 euros a plazo fijo del 5% equivaldrían a 5 meses sin tener que trabajar. ¿Qué gozada poder estar 5 meses sin trabajar, verdad?

Ahora piensa que por desgracia ese dinero ya no puedes ahorrarlo, porque todo ese dinero ya pasó por tus manos y se marchó a otras manos que supieran tratarlo mejor y cuidarlo mejor que tú. Pero no por ello el dinero va a dejar de pasar por tus manos ni va a dejar de circular. A veces pasará a trompicones y otras veces pasará establemente todos los meses, pero nunca dejará de pasar.

Todavía estás a tiempo de ir reservándote para ti mismo el 10% de lo que pase por tus manos o incluso si solo te guardas un 5% acabarás haciendo un negocio redondo. ¿No ves que en unos años tendrás un enorme colchón económico a tu disposición?

Si vas metiendo esas pequeñas cantidades en una cuenta remunerada de esas que te dan un 2% anual el interés compuesto empezará a trabajar para ti.

Ahora me dirás que te cuesta ahorrar, que llegas a duras penas a fin de mes, etc. Eso solo son excusas que te pones a ti mismo porque no quieres ser rico.

Te voy a explicar el truco infalible para ahorrar un 10% o un 5%:

Te pagan el sueldo y seguro que lo primero que haces es separar lo que tienes que pagar de la luz, del teléfono y cuando has separado todo lo que tienes que pagar miras cuanto te queda para pasar el mes.

¿Por qué no te facturas a ti mismo y separas lo primero de todo ese 10% o ese 5% y te pagas a ti mismo antes que a nadie? Si te pagas a ti mismo el primero, seguro que hay dinero para pagarte. Si te pagas a final de mes, quizá no quede dinero para pagarte tu propia factura y todos ganan menos tú.

No te dé miedo no poder pagar a los demás, o no poder llegar a fin de mes. No olvides que el dinero seguirá pasando por tus manos y seguirá circulando. Antes o después irás pagando a todos y saldrás adelante. Quizás algún mes tengas que hacer algún sacrificio como tomarte tres cafés menos o dejar de ir un fin de semana al cine, pero no debieras tener que hacer sacrificios mucho mayores porque el dinero sigue ahí, pasando continuamente por tus manos.

Vete invirtiendo todos esos 10% o 5% que vayas ahorrando. Al principio sólo serán 100 euros, luego se convertirán en 1.000, luego 10.000 y, antes de que te des cuenta serán 100.000 y luego un millón. Si te da miedo comprar acciones o invertir en fondos o depósitos o cosas así, simplemente mételo en una cuenta remunerada aunque saques solamente el 1 o 2% anual. Reinvirtiendo esos intereses junto a todo lo que ya tengas ahorrado cada vez tendrás más dinero porque es como una bola de nieve que rueda por la montaña. Al principio es una bola de nieve pequeña, minúscula, pero a medida que va rodando se va rodeando de nuevas capas de nieve como una cebolla y cada vez es mayor hasta que llega a tener más de un metro de grosor.

Con tus ahorros pasará lo mismo, cada vez serán mayores y habrá un momento que incluso hasta te puedas plantear dejar de trabajar. Si puedes inviértelo en cosas más rentables que una cuenta remunerada, pero si no sabes confórmate con la cuenta remunerada. Tardarás más tiempo pero el dinero siempre será como un amigo que siempre seguirá pasando a tu lado.

Mi padre, que era muy sabio a la hora de invertir, me dijo un día una frase que se me quedó grabada aunque nunca profundicé verdaderamente en su significado real: “Con mi sueldo puedo tener garbanzos para comer, pero mis ahorros e inversiones son las que me permiten añadir chorizo o morcilla y otras cosas ricas a los garbanzos para que den sabor y sepan mejor que simples garbanzos hervidos y se conviertan en un buen cocido”. Hasta hace muy poco tiempo no he comprendido el verdadero significado de esa frase y la grandeza de la enseñanza que encerraba y me arrepiento de no haber prestado antes mayor atención a sus palabras.

Pero ahora lo tengo muy claro: Ahorrar no es malo y, sobre todo, el dinero está ahí fuera esperando que lo coja y nunca dejará de circular. Los tontos lo dejan correr sin hacerle caso y los listos lo van cogiendo y lo van poniendo a trabajar para ellos mismos. Ahora me despido con una pregunta: ¿Tú quieres ser tonto o quieres ser listo?




Ideas imaginativas para ganar dinero

Abro esta nueva sección porque es mucha la gente que se pregunta como ganar dinero. En esta sección iré aportando ideas sobre formas de ganar dinero, oportunidades de negocio, etc. Espero que os guste.

La gente ignora el increíble potencial que lleva dentro para ganar dinero. Esa ignorancia les lleva a pensar que ellos no pueden inventar nuevas formas de ganar dinero y, claro, así les va en la vida. Todos, y digo todos, tenemos suficiente potencial dentro de nuestras cabecitas para ganar dinero.

Aunque no lo creas solamente hace falta ser imaginativo a partir de detectar una necesidad concreta. Existen miles de formas de ganar dinero porque la gente está dispuesta a pagar dinero por las cosas más insospechadas. La mayoría de las veces serán pequeñas cantidades pero permiten ganarse la vida a una persona o, al menos, conseguir los objetivos que se marcan.

Voy a ponerte tres ejemplos:

Primer ejemplo: Juanito, ocho años, quiere dinero para comprarse juegos para su videoconsola.

Juanito era un chaval como otro cualquiera. A los ocho años su máxima aspiración era poderse comprar juegos para su consola pero sus padres no podían costearle sus aficiones. Se puso a pensar… ¿cómo puedo ganar dinero para comprar juegos?

Un día, su madre le dio una idea cuando le obligó a bajar la basura. A Juanito le reventaba tener que bajar la basura, sobre todo en invierno cuando se estaba calentito en casa. Detectó una necesidad y un posible negocio potencial. ¿Pagarían sus vecinos por que les bajara la basura? Piso por piso ofreció a sus vecinos el servicio de recogerles la basura todas las noches a tal hora y bajarles la basura por solo 3 euros al mes. Sólo 10 vecinos aceptaron su propuesta, pero Juanito empezó a ganar 30 euros mensuales por hacer algo que ya tenía que hacer de todos modos con la basura de su propia casa: bajarla a la calle. Pero no acabó ahí la cosa, Juanito, que ahora podía empezar a permitirse comprar juegos para su consola empezó a negociar con sus amigos, alquilándoles muy baratos sus videojuegos por días, lo que le supuso nuevos ingresos de dinero fácil. ¿No es una mala forma de empezar a ser empresario a los ocho años, verdad?

Segundo ejemplo: Automovilista desconocido, montado en su coche en medio de un atasco monumental.

El hombre que desarrolló esta idea vive en la Bahía de San Francisco, donde hay unos atascos increíbles en las autopistas. Allí existen unos carriles denominados VAO (Vehículo de Alta Ocupación) que permiten ir de forma mucho más rápida, pero que requieren que los vehículos que circulen por ellos tengan al menos dos ocupantes. Se han creado con la idea de que la gente comparta el coche para conseguir disminuir los atascos y suelen tener un sistema para sacar fotos y poder multar a los coches que no llevan al menos dos personas en su interior.

El hombre, metido en su coche sin moverse ni un milímetro, se percató de que la gente que estaba en medio del atasco sería capaz de pagar por circular por el carril VAO. Se puso manos a la obra. Pinto un cartel que decía: “El tráfico es malo. Usted puede tardar dos horas en llegar o puede pagarme $10 y llegará en 20 minutos” y se puso a andar por la autopista entre los coches que se movían a ritmo de tortuga. La gente que estaba dispuesta a pagar $10 le cogía y él ganaba el dinero simplemente por sentarse en el coche. El carril, que era de ambos sentidos, le permitía realizar la misma operación al llegar al destino y de esa forma hacer varios viajes de ida y vuelta al día. Según decía, era capaz de ganarse de $100 a $300 diarios, simplemente por sentarse en los coches de los usuarios dispuestos a pagar por ahorrarse el tráfico.

Seguro que los creadores de los carriles VAO no tenían en mente un negocio como este, sino que pretendían que la gente compartiera coche. No voy a meterme en si es ético o no es ético este negocio, pero sí diré que me parece una gran idea el ver una posibilidad de negocio y aprovecharse de ella. A título meramente anecdótico contaré que también leí una noticia de un sujeto que iba por el bus-vao de la A6 entre Madrid y las Rozas con una muñeca hinchable con gafas de sol para simular que iba con otra persona y que no le multaran por usar el carril de alta ocupación.

Tercer ejemplo: Tomás. Propietario de restaurante en un polígono industrial con el agravante de tener que competir con otros tres restaurantes más repartidos por la zona.

Tomás siempre había sido buen cocinero, trabajó en varios restaurantes como empleado hasta que decidió empezar a trabajar para sí mismo y compró un pequeño restaurante en un polígono industrial bastante grande. Le costó barato el traspaso del restaurante precisamente porque había otros tres restaurantes en el mismo polígono. Esa competencia obligaba a los restaurantes a pelear entre ellos tanto en precios como en calidad para atraer la mayor cantidad de clientes. Lo bueno es que, al ser un polígono industrial, la mayoría de las personas preferían comer por allí a irse a sus casas a comer para luego volver por la tarde. Se preguntó: ¿cómo atraer más clientela a mi restaurante?

Si consiguiera que sus clientes vieran sus platos a la hora de la comida, seguro que el rugir de estómagos le llenaba el local en un santiamén. Pero, ¿cómo hacerlo?

Tuvo una idea muy imaginativa. Empezó a pedir a todos los clientes el correo electrónico y, a partir de aquel día, a eso de la una o una y media, cuando la gente empieza a tener hambre, les enviaba un PDF con el menú del día y una bonita foto del plato recomendado del día que intentaba que fuera original.

¿Tú que harías si estás en tu oficina y cuando tu estómago empieza a protestar recibes un email con una foto de un plato apetitoso y te permiten que vayas pensando qué platos vas a pedir del menú del día? ¿No estarías toda la mañana esperando recibir un email con las palabras “Vete pensando qué vas a pedir hoy…”?

Opino que la idea es buenísima, sobre todo enviar el email justo cuando uno empieza a pensar que va siendo hora de ir a comer y a cual restaurante vamos a ir. Yo, desde luego, si tuviera que comer forzosamente el menú del día por trabajar en un polígono industrial alejado de mi casa, preferiría el restaurante que me envía por adelantado el menú del día para que vaya escogiendo.

Conclusión

¿Qué tienen en común un niño de 8 años, un acompañante en el coche y Tomás el cocinero? Ambos supieron detectar una necesidad de la gente y, una vez detectada, lograron que esa necesidad trabajara para ellos rindiéndoles beneficios económicos.

Si después de leer estos ejemplos todavía piensas que tú no tienes el suficiente potencial como para ganar dinero me das un poco de pena. ¿No te convendría cambiar de actitud? El dinero está ahí fuera esperándote, solamente tienes que aprender a cogerlo.

Si conoces formas originales de ganar dinero o sabes de ejemplos de utilizar la imaginación para conseguir dinero te invito a compartir tus ideas con todos los lectores de este blog. Estaremos encantados de leer tus opiniones y comentarios.