Etiquetas: acciones

Tipos de órdenes en trading

La teoría es sencilla: Comprar barato, vender caro. Pero… ¿Conoces las órdenes para hacerlo de la mejor manera posible?

La teoría es sencilla: Comprar barato, vender caro. Pero… ¿Conoces las órdenes para hacerlo de la mejor manera posible?

Resulta increíble que la gente no conozca los tipos de órdenes de compra y venta que existen y cuándo y cómo aplicarlas. Utilizar una u otra, dependiendo de las circunstancias del mercado, puede suponer ganar mucho dinero o perderlo con gigantescas minusvalías. Vamos, por tanto, a ver los distintos tipos de órdenes que existen. Debo advertir que algunos brokers no las tienen todas o no las permiten y sólo se centran en las más básicas, por lo que la elección de un broker u otro nos puede limitar mucho a la hora de hacer trading.

Por otro lado, siempre que no se hayan ejecutado podemos cambiar la orden. Algunos brokers cobran una comisión por cambiarla y otros no, algunos podrían incluso no permitirte cambiarla. Otra razón más para elegir bien al broker y para no lanzar órdenes a lo loco sin pensarlas antes.

Las órdenes en el trading, se utilizan para alcanzar ganancias y/o para protegerse de posibles pérdidas, con una nomenclatura propia que vamos a detallar a continuación.

A Mercado: Es una orden de compra o venta al precio actual del mercado, su ejecución es inmediata. Se puede ejecutar para abrir una posición o para liquidar una posición anterior. Cuando lanzas una orden de mercado, o a precio de mercado, estás asumiendo que no te importa la posible variación del precio desde que lo has consultado por última vez hasta que la orden termine de ejecutarse. Utilizaremos este tipo de órdenes sólo cuando necesitemos velocidad, y esto normalmente ocurre cuando necesitamos escapar a toda prisa de un daño mayor.

Limitada: Orden de compra o venta a un precio establecido y delimitado. En éstas, se fija el precio (cambio) y se deja abierto el cuándo. De este modo, cuando el gráfico de precios pase por el nivel de disparo, la orden se ejecutará. Pueden existir igualmente diferencias entre el precio deseado y el precio obtenido. Al dinero que llena el hueco entre el precio que tú quieres y el precio que obtienes se le llama deslizamiento.

Compra Limitada: Es un tipo de orden pendiente, que abrirá la posición de compra a un precio inferior al existente en el momento de crear la orden. Se lanzan previendo que las cotizaciones suban tras haber bajado previamente hasta un punto determinado.

Compra Stop: Abrirá la posición de compra, a un precio superior al actual, son lanzadas cuando creemos que las cotizaciones seguirán subiendo. Realmente, a esto deberíamos llamarle simplemente una orden condicionada, y en muchos sitios así lo hacen.

Venta Limitada: Abrirá la posición de venta, a un precio superior al existente en el momento de lanzar la orden. Son creadas con la esperanza que la cotización descienda después de haber subido previamente hasta un punto determinado.

Venta Stop: Abrirá lo posición de venta, a un precio inferior del existente en el momento de lanzar la orden. Creadas con la esperanza que la cotización siga descendiendo.

Stop Loss: Punto máximo de pérdidas que se desea soportar. Siempre tiene que estar fijado por debajo del precio de cotización actual en posición comprada o por encima del precio en posición vendida. Al alcanzar el stop loss la posición se cierra automáticamente.

Trailing Stop: Es un tipo de stop dinámico que se mueve con la cotización, para ir consolidando beneficios.

Take Profit: Marca el objetivo de beneficio en la cotización, al ser alcanzada se cierra automáticamente.

Orden Gtc “Good Till Canceled”: Es una orden que permanece activa en el mercado continuamente, hasta que el trader decide cancelarla.

Orden Gtd “Good Till Date”: Orden con vigencia hasta una fecha determinada.

Orden Oco “Order Cancels Other”: Es una mezcla entre limitada y stop loss, al ejecutarse una la otra se cancela automáticamente.

Cierre De Posición: Es una orden a mercado, porque no tienes que especificar ni límite ni condición. Cuando la ejecutas (tanto ganando como perdiendo dinero) se realiza la gestión de forma inmediata a precio de mercado.

Algunos Consejos

El principio de incertidumbre nos dice que no se puede conocer a la vez el cuándo y el dónde con precisión. Aplicado a la bolsa, si queremos comprar ahora mismo, no podemos saber con exactitud total el precio de la compra; y si queremos comprar exactamente a un precio determinado, entonces no sabemos en qué momento el precio pasará por ese punto exacto y se disparará nuestra orden.

Así pues, tiene que haber dos tipos de órdenes: aquellas en las que podemos decir cuándo queremos comprar (o vender) y aquellas en las que podemos especificar a cuánto queremos comprar (o vender). No existe una orden que nos permita hacer las dos cosas a la vez con total precisión.

Si el precio se está moviendo con rapidez, es posible que el deslizamiento supere a las comisiones. No obstante, la precisión que nos dan las órdenes limitadas a la hora de fijar el precio es muy superior a la que nos dan las de mercado.

En general, utilizaremos las órdenes limitadas cuando queramos estar en el mercado solamente bajo unas determinadas condiciones.

Un caso típico es cuando tenemos el precio oscilando entre los límites de un canal. Aún estamos lejos de la parte baja del canal y queremos comprar sólo si el precio baja lo suficiente como para aprovechar otro viaje hacia la parte alta del canal. Como apostamos por un rebote al alza cuando el precio llegue al suelo del canal, dejamos una orden limitada de compra. Aunque se la enviemos ahora a nuestro broker, ésta no se ejecutará mientras el precio se mantenga por encima del nivel límite. Sólo queremos comprar si el precio baja lo suficiente. Razonablemente, también pondríamos un stop loss, justo por debajo del canal, que estará colocado donde esperamos que el precio no llegue.

Por norma general, usa órdenes limitadas para abrir posiciones. Cuando abras largos, por ejemplo, compra a un precio limitado. Casi nunca te interesará comprar ya mismo. Lo que te suele convenir es comprar cuando el precio llegue a cierto valor, ya sea para que el beneficio/riesgo te compense o por otras cuestiones estratégicas.

Por norma general, usa órdenes de mercado para cerrar posiciones con pérdidas. Es decir, que tus stops sean a precio de mercado. Lo que importa es la velocidad de respuesta. Piensa que, cuando las cosas se ponen feas, lo que menos necesitas es ponerte a titubear mientras el precio se aleja alocadamente y, por una u otra razón, tu orden limitada de salida no se ejecuta.

Tampoco pongas los stop loss en cantidades redondas (10 euros es peor que 9,98 por ejemplo) o en los sitios donde la lógica dice que todos los traders los pondrán (por ejemplo inmediatamente pegados a una resistencia o a un soporte, es mejor dejar algo de holgura). Si no lo haces así, puede llegarte una barrida de stops y dejarte fuera para luego continuar la subida alegremente mientras a ti se te queda cara de bobo.

Por último, si juegas apuntando hacia un objetivo de beneficios, sí que puedes ordenar que tu orden de salida sea limitada y no a mercado. Esto te permitirá asegurar que tus ganancias se ciñan a lo previsto. No obstante, no hay inconveniente en que para esto, uses también una orden condicionada a precio de mercado.

Pese a ser un poco pesado quiero enfatizar que un stop loss debe ser a precio de mercado y que la orden debe estar lanzada de antemano (tanto cuando compras como cuando vendes, el stop loss debe estar fijado cuando das al botoncito que lanza la orden).

Hay novatos que piensan que serán capaces de salir en un precio de stop loss que mantienen en mente o gente que pone su orden de salida por pérdidas como limitada. Ambas maniobras son demasiado peligrosas y las desaconsejo porque palmarás más dinero que si el stop-loss salta a precio de mercado.

¿Qué pasa si hay un gap, te preguntarás? Muy sencillo: Las órdenes que pueden no activarse debido a un gap son siempre las limitadas. Por ello siempre recomiendo que los stops loss sean siempre condicionados de mercado.

Algunos brokers pueden cobrarte por hacer cambios. Salvo usura del broker (y entonces deberías cambiar de broker), puedes modificar lo que quieras, que lo que no se ejecuta no se cobra.

Si introducimos la orden para comprar al precio que nos venden, siempre compraremos más caro y venderemos más barato que si esperamos. Esa diferencia es el deslizamiento. El deslizamiento es la diferencia entre el lugar donde se coloca el stop y el punto donde realmente se ejecuta la orden. Dicho de otra forma, el término “slippage” se refiere a la diferencia entre el precio previsto de una transacción y el precio en el que la transacción tiene lugar de hecho.

El deslizamiento puede llegar a suponer el triple que las comisiones de compra o venta de acciones.

Si esta información te ha resultado útil, compártela en las redes sociales pinchando en los botoncitos. Si tienes dudas, preguntas o sugerencias, no dudes en dejarme un comentario.




Plan de inversión para mileuristas

dos billetes de 500 euros

Dos billetes de 500 euros, eso es lo que gana de promedio mensualmente un mileurista. ¿Se puede invertir con tan poco dinero?

Eres mileurista, ganas alrededor de mil euros mensuales, dos billetes de 500 euros cada mes. Sé que estás jodido. Poca inversión puedes hacer ganando tan poco. Voy a darte una receta, estrategia, plan (o como quieras llamarlo) muy simple para invertir a largo plazo pero con la particularidad que está pensada para mileuristas que no pueden ahorrar grandes cantidades. Esta receta está pensada para un ahorro mensual de 50 o 100 euros. Tienes que ahorrar como mínimo un 5 o un 10% de tu sueldo. Podrá parecerte que poco puedes hacer con tan poco ahorro, pero a la larga, después de 20 o 30 años podrías estar ganando más con tu plan de inversión que con tu sueldo. Lo único que está claro es lo siguiente: Si no empiezas un plan de inversión seguirás muriéndote de asco toda tu vida y vivirás amargado a no ser que te cases con una millonaria que te mantenga. Te recuerdo, eso sí, que las millonarias salva-mileuristas y casaderas escasean.

FUNCIONAMIENTO DE LA ESTRATEGIA

A grandes rasgos funciona de esta manera: Lo primero de todo es abrirse una cuenta remunerada en algún banco que nos dé algún interés por nuestro dinero. Utilizaremos esa cuenta para tener en ella nuestra liquidez o dinero del que dispongamos.

Una vez tenemos una cuenta remunerada vamos invirtiendo todos los meses 100 euros en fondos de inversión hasta ahorrar unos 1000 o 1500 euros. En ese momento vendemos el fondo de inversión (solamente si vamos ganando dinero) y con el dinero más los 100 euros que ahorramos ese mes compramos un paquete de acciones que den dividendo. Es decir, compramos 1100 euros en acciones. El motivo de invertir también ese mes los 100 euros mensuales en acciones es que aprovechando que vamos a comprar acciones intentamos comprar todo lo posible para minorar las comisiones de compra de las acciones. Una vez compradas las acciones las dejamos quietecitas y volvemos a empezar el ahorro mensual de 100 euros nuevamente en fondos de inversión hasta conseguir otros 1000 o 1500 euros, momento en que nuevamente vendemos (recuerda, si ganamos dinero) y compramos otro paquete de acciones diferente del que ya tenemos.

Como ves, la idea es ahorrar en un fondo de inversión hasta llegar a mil euros y entonces vender el fondo y comprar acciones, pero cada vez acciones distintas. Así vamos diversificando las acciones y corremos menos riesgo, pues quizá unas bajen, pero otras subirán y se van compensando unas con otras.

Una vez que tengamos cinco tipos de acciones diferentes, ya podemos considerar que nuestra cartera está bastante diversificada y a partir de ese momento iremos comprando con los 1000 euros las primeras acciones que compramos (más los dividendos que nos hayan dado en este tiempo), luego compraremos de las segundas (más los dividendos) y así hasta acabar de nuevo el ciclo de 5 acciones y volvemos a empezar de nuevo.

Como ves, en lugar de lanzarnos directamente a comprar acciones vamos primero ahorrando en un fondo de inversión. ¿Por qué? Por que con esas cantidades de ahorro, en principio deberás olvidarte de la bolsa porque la compra-venta de acciones conlleva unas comisiones que se comerían todo tu beneficio o incluso te harían perder dinero; pero a partir de 1000 euros ya se puede plantear uno comprar acciones.

¿Porqué te recomiendo comprar acciones con buenos dividendos? Para que te beneficies de la teoría de Los perros del Dow (Dogs of the Dow) que ya he comentado en este blog.

CONSEJOS MIENTRAS ESTEMOS OPERANDO CON FONDOS

Mi propuesta es que al principio inviertas todos los meses 100 euros en fondos de inversión. Todos los meses tienes que invertir 100 euros, no vale ir invirtiendo más o menos según vayamos teniendo dinero. La cantidad mínima que tienes que respetar por encima de todo son esos 100 euros. Si algún mes puedes ahorrar más dinero, inviértelo sin duda alguna, pero jamás inviertas menos.

Si tu economía es tan penosa que no puedes invertir mensualmente más que 50 euros, pues invierte solo 50 euros, pero irás la mitad de rápido.

Vamos a suponer que ahorras 100 euros mensuales. Lo primero, y es importante, es que tienes que diversificar por si las cosas salen mal, ya sabes que recomiendan no tener todos los huevos en la misma cesta. Por ello te recomendaría invertir en dos fondos diferentes, uno de renta fija y otro de renta variable. Por ejemplo 50 euros en cada uno.

La ventaja del fondo de renta fija es que siempre suele dar rentabilidades positivas aunque sean mucho más pequeñas que las rentabilidades del fondo de renta variable (por eso nos aseguramos al menos un 50% de nuestro capital con rentabilidad positiva).

La ventaja del fondo de renta variable es que las rentabilidades suelen ser mucho mayores que la renta fija cuando la bolsa sube aunque también puedes perder dinero mientras la bolsa baja. En caso de que el fondo baje, no te preocupes, sigue ahorrando que ya se recuperará (y si sigues ahorrando sin darte cuenta irás aplicando el sistema Dollar Cost Averaging (DCA) de cuyas bondades ya te he hablado en otra entrada de este blog).

En principio lo recomendable es invertir al 50% en ambos tipos de fondos (renta fija y variable e ir haciendo DCA) aunque otra táctica que puedes utilizar es invertir los 100 euros de golpe solo en renta fija cuando la bolsa suba e invertir los 100 euros solo en renta variable cuando la bolsa baje (así también optimizamos el uso de nuestro dinero pues lo que perdemos de ir haciendo DCA en ambos fondos lo ganamos en rentabilidad).

A algunos puede parecerles un contrasentido esto que digo porque la lógica les dice que es mejor invertir en renta variable cuando la bolsa sube, pero están equivocados. Si la bolsa sube, las participaciones del fondo estarán más caras y por tanto estamos comprando caro. Por el contrario, si la bolsa baja, las participaciones serán más baratas y compraremos más participaciones. Por eso es importante operar en sentido contrario.

Una ventaja de los fondos de inversión es que podemos pasar dinero de un fondo a otro sin que nos cueste dinero y sin pagar impuestos, por lo que podríamos ir pasando del fondo de renta fija al de renta variable cuando la bolsa baje y viceversa cuando la bolsa suba.

Por último, mientras estamos operando en la parte relativa a fondos de esta estrategia, te recomiendo plantearte usar para invertir los 100 euros el sistema gad, el sistema twinvest o el sistema ferrari (que ya he comentado en este blog). A la larga suelen funcionar mucho mejor que el DCA y como buenos mileuristas querremos exprimir a tope cada euro que invirtamos.

CONSEJOS MIENTRAS ESTEMOS OPERANDO CON ACCIONES

Te recomendé comprar acciones que den buenos dividendos porque suelen ser las que más tienden a revalorizarse con el tiempo además de darnos dividendos. Mi consejo es que siempre reinviertas los dividendos porque así sacamos todo el beneficio del interés compuesto. Para ahorrarte comisiones puedes comprar acciones que tengan planes de reinversión del dividendo ya que así en lugar de darte dinero te dan más acciones sin que tengas que comprar acciones con los dividendos y pagarás menos comisiones e impuestos por ello.

Por encima de todo te aconsejo que no compres chicharros. Compra solamente acciones fuertes, con buenos resultados y con buenos dividendos.

Por ponerte un ejemplo, yo compraría algunas de las siguientes acciones: BME, Santander, Iberdrola, Repsol, Abertis, Ferrovial, Mapfre y Viscofan. Como ves no compraría más que una empresa de cada sector (un banco, una eléctrica, una petrolera, una de servicios, una aseguradora, etc.) Si por ejemplo solamente compráramos bancos y llega una crisis como la de Chipre, todos nuestro ahorros podrían irse al carajo o casi… Sin embargo, comprando acciones de diversos sectores, estamos diversificados y es más difícil que todos los sectores caigan hasta hacernos perder todos nuestros ahorros.

Si las acciones suben mucho, véndelas y deja el dinero en la cuenta remunerada mientras planificas tu próxima compra de acciones. No caigas en la tentación de comprar en cuanto tienes dinero porque es mejor esperar a que bajen un poquito para comprar. Para ello es bueno marcarte unos precios objetivo por encima de los cuales jamás comprarás y por debajo de los cuales te interesa comprar.

Intenta ir también equilibrando tu cartera de acciones. Si tienes muchas de una empresa vete comprando de otras empresas distintas para tener más o menos la misma cantidad invertida en cada una. Como en nuestro ejemplo nos hemos limitado a acciones de 5 empresas distintas, debiéramos tener un 20% del total invertido en cada una de ellas.

Al principio, sobre todo si no sabes nada de bolsa importará poco lo que compres porque lo fundamental es hacerse lo antes posible con una cartera de acciones diversificada, pero con el tiempo te compensará ir aprendiendo análisis técnico para aprender cuándo comprar y cuándo vender, que acciones prometen mayores beneficios, etc.

Como al principio tendremos pocas acciones, no te recomiendo usar los sistemas gad, twinvest o ferrari porque no merecen la pena para tan pocas acciones y porque las comisiones se comerían todos los beneficios. Es mejor utilizar DCA para ir comprando más cuando la bolsa baje y comprar menos cuando la bolsa suba.

CONSEJOS MIENTRAS OPERAMOS CON LA CUENTA REMUNERADA

Te recomendaba lo primero de todo abrir una cuenta remunerada en algún banco que nos dé algún interés por nuestro dinero, aunque sólo sea un 1 o un 2%. Recuerda que es donde tendremos nuestra liquidez o dinero del que dispongamos. Aunque normalmente habrá en ella cantidades pequeñas algún dinero nos rentará en intereses aunque solo sean unos céntimos mensuales (y recuerda que estamos en todo momento tratando de exprimir al máximo nuestro dinero). En esa cuenta iremos dejando el dinero que nos sobre mientras operamos con fondos y utilizamos el GAD, el Twinvest o el Sistema Ferrari. También dejaremos en ella los dividendos que vayamos obteniendo con nuestras acciones hasta que consigamos un nuevo paquete de dinero para comprar acciones. Todo el dinero que tengamos allí nos irá dando unos intereses mensuales que a la larga pueden suponer bastante dinero inyectado en nuestro plan de inversión.

Cuando vayamos a comprar acciones conviene utilizar toda la liquidez que tengamos en ese momento en la cuenta remunerada para poder comprar más acciones y que las comisiones de compra de acciones supongan lo mínimo posible para nuestra inversión.




Apuestas y análisis para 2013

Aquí os dejo mi opinión y análisis de lo que pasará en 2013, un año que a mi modo de ver va a ser muy jodido y difícil para todos los españoles.

Las bolsas estadounidenses debieran pegarse un batacazo. El acuerdo provisional del pacto fiscal ha animado al resto de las bolsas, pero de aquí a dos meses se volverá a recrudecer el tema. Estados Unidos presenta unos niveles de deuda y déficit insostenibles y, como no se pongan las pilas para reducir gastos, aparecerán las inevitables tensiones en los mercados.

La petición del rescate por parte de España también es una de las grandes incógnitas cuyos posibles efectos nadie parece tener muy claros. Mientras el gobierno no deshoje la margarita y no tome una decisión en uno u otro sentido las bolsas se moverán dependiendo de que lado sople el viento. También afectará la situación de todos los países del sur de Europa como Portugal, Italia, Grecia y, aunque en menor medida, Francia. Todos ellos están haciendo recortes donde y como buenamente pueden y la tensión social está llegando a límites insostenibles que pueden explotar en algún momento.

En España el problema del paro es más que preocupante, la bola no deja de crecer y creo que todavía hay que reformar radicalmente toda la administración, lo que podría agravar aun más el paro y hacer la situación más caótica. Nunca he entendido muy bien que se estén rescatando bancos y se estén haciendo recortes sociales, empeorando la sanidad, subiendo impuestos por todos lados, puteando a los pensionistas y dejando que el paro campe a sus anchas, pero ya se sabe que poderoso caballero es don dinero. Mejor nos iría si se hicieran las cosas de otra manera, aunque estando la situación tan negra como está, entiendo que el gobierno haga lo que buenamente pueda porque nadie tiene una bola mágica que nos diga qué hacer.

También creo que somos todos tan idiotas por regla general, que la situación se arreglará sola de la noche a la mañana. No sé cuando ocurrirá (quizá entre mediados de 2013 y principios de 2014) pero un día nos acostaremos sumidos en la miseria y las preocupaciones y nos levantaremos al día siguiente llenos de optimismo porque todo se ha arreglado misteriosamente nadie sabe porqué. Y habremos salido de la crisis rascándonos la cabeza y preguntándonos como ha podido pasar. Nadie sabrá explicarlo pero el milagro habrá tenido lugar: la economía empezará a crecer, el paro descenderá cada vez más rápido y nos tocará vivir otra pequeña etapa de vacas gordas.

En renta variable habrá dos aspectos determinantes: la diversificación y el endeudamiento. Las empresas más diversificadas, sobre todo a nivel internacional y con una buena estrategia al respecto, podrán sortear mucho mejor los obstáculos del 2013 que las empresas no diversificadas o concentradas en el mercado nacional. El endeudamiento también será clave en un mercado en el que las dificultades de acceso al crédito continuarán. Yo creo que convendría invertir en acciones donde predomine el carácter defensivo por la menor elasticidad de la demanda y que presenten recorrido alcista por la mejora de las perspectivas.

La banca ha sido la gran castigada y creo que seguirá siéndolo. El sector bancario también podría dar algunos sustos muy gordos. Los impagos aumentarán, los créditos seguirán sin fluir y, después de tanto rescate y tantas preferentes y problemas de desahucios por las hipotecas, la gente mira a los bancos como si del mismo demonio se tratara.

La crisis económica ha supuesto un lastre para los beneficios de las empresas españolas y, por ende, para los dividendos que reparten a los accionistas. Pero los precios de las acciones han caído aún más rápido, por lo que la rentabilidad por dividendo de los valores del Ibex se sitúa entre las más elevadas del mundo y eso debiera atraer a muchos inversores internacionales.

Mis apuestas para 2013 van a ser las siguientes:

Ferrovial, con precio objetivo de 12,5 euros

Ferrovial aparece en prácticamente todas las quinielas de los analistas como valores favoritos para 2013. Yo aconsejo tenerla en cartera. Esta empresa ha reducido sustancialmente su apalancamiento gracias a las desinversiones.

Abertis, con precio objetivo de 13,7 euros

Apostaré por esta concesionaria de autopistas por su potencial de revalorización. Se trata de una de esas compañías medianas con ventajas competitivas claramente identificadas y negocios de nicho específicos que cotizan a niveles atractivos. Sus dividendos debieran rondar el 5%.

Dia, con precio objetivo de 5 euros

La cadena de supermercados Dia ha multiplicado por más de dos su valor en bolsa el pasado año. Debiera tener poco potencial, pero ha sido uno de los valores que mejor lo han hecho en 2012 y creo que el escenario en 2013 será relativamente parecido y debiera comportarse de forma muy similar. Se trata de ese tipo de negocios que se ven impulsados por la crisis debido a su modelo basado en bajos precios, que son los que demandan los menguados presupuestos familiares. Y no olvidemos que la gente tiene que seguir comiendo y comprando detergente para lavar la ropa.

Iberdrola, con precio objetivo de 4,5 euros

También tiene aparentemente poco potencial y ha sufrido un descuento excesivo por el riesgo soberano. Pero una vez disipadas la mayoría de las dudas regulatorias y estando en pleno proceso de reducción de su deuda, mejora de su eficiencia y las desinversiones en activos no estratégicos, debiera ser una apuesta inteligente. Su alta rentabilidad por dividendo es otro de los factores que me llevan a ser positivo con el valor en el medio plazo.

Mapfre, con precio objetivo de 2,5 euros

La aseguradora cuenta teóricamente con el menor potencial de revalorización, pero valoro positivamente su fuerte posicionamiento en Brasil, la apertura de nuevas ramas de negocio de reaseguro y su elevada solvencia. Me da un poco de miedo la posible venta del 15% en manos de BFA-Bankia, el deterioro de la percepción de España y el impacto de las nuevas rebajas de ráting. Pero pese a todo creo que no debiera hacerlo mal del todo.

Repsol, con precio objetivo de 18,5 euros

La petrolera ha sido el valor más bajista en el año, sin duda alguna lastrada por la nacionalización de YPF. De todos modos nunca está de más tener alguna apuesta en valores cíclicos ligados a materias primas o energía. Y aunque repostemos menos a menudo por la crisis, la gente seguirá poniendo gasolina en los coches.

BME, con precio objetivo de 20 euros

Para mi es una de esas acciones que hay que tener en cartera, comprar y olvidarse de ellas. Año tras año da unos dividendos impresionantes, no tiene deuda, su caja está llena. Hablamos de esas acciones que, las compras ahora, te olvidas de que las tienes y las vendes a largo plazo a 30 o 40 euros y por el camino vas llenando las alforjas de dividendos.

Ha permanecido en un canal lateral más de dos años y, si rompe bien el techo como parece pretender, puede salir disparada como un cohete hacia los 30 euros. Le ha hecho mucha pupa la prohibición de cortos y supongo que la implantación de la Tasa Tobin y el nuevo impuesto sobre las plusvalías supondrán un hándicap para la contratación bursátil y quizá haya caída en los volúmenes de negociación. A su favor, cuenta con un balance muy saneado, con una caja neta de 321 millones, por lo que no tiene la necesidad de reducir los pagos para hacer frente a sus obligaciones financieras. Confío en que BME mantenga los pagos al accionista en niveles muy cercanos a los que ha venido manteniendo en el pasado y este tipo de acciones siempre acaban por revalorizarse antes o después.

Otras apuestas menos claras serían, para terminar este análisis: OHL, Amadeus, Enagás, Técnicas Reunidas, Telefónica, Inditex, Viscofan, Grifols y Jazztel.

Y, sobre todo, no confiéis en la aparente alegría con que hemos empezado 2013 ni os fiéis un pelo del optimismo de los analistas. Creo que nos llevaremos varios sustos a lo largo de 2013 y, aunque el IBEX debiera subir de forma más o menos sostenida, no estará de más que estemos preparados para refugiarnos en fondos de inversión de renta fija cuando las cosas se pongan algo chungas.




¿Cuánto dinero eres capaz de sacarle a una acción?

Se me ha ocurrido empezar el año proponiendo a todos vosotros un concurso que puede ser interesante. La idea es que los que quieran participar en el concurso compren una acción del IBEX. El que mayor rendimiento le saque a la acción escogida se llevará como premio todas las acciones que hayan comprado los demás participantes en el concurso. Como podéis ver, más fácil no puede ser.

Para realizar los cálculos se tendrán en cuenta todos los beneficios que pueda dar esa acción en concreto. No solo se contará la revalorización de esa acción, sino que se sumarán también los dividendos que reparta a lo largo del año, si hubiera ampliaciones liberadas de capital se calcularía el porcentaje relativo a esa acción, etc.

Pudiera darse el caso que el IBEX acabe en números rojos, en cuyo caso el ganador sería el que tuviera la acción que menos dinero hubiera perdido en el año, pero siempre contando dividendos y cualquier otro ingreso extraordinario que pudiera tener esa acción. Me refiero a casos raros como que una empresa diera como dividendo una acción de alguna empresa subsidiaria y cosas así (en cuyo caso se calcularía su valor monetario a efectos de equipararlo con un dividendo).

Para hacer más interesante el concurso lo voy a alargar durante todo el año. Así, si vemos que por ejemplo el mes de junio el IBEX baja una barbaridad, podremos participar a mitad de año comprando otras acciones que esperemos que se revalorizarán más hasta final de año.

Los que lo deseen pueden participar con distintas acciones o pueden ir cubriéndose a lo largo del año realizando diversas compras. Por ejemplo puedo comprar una acción de ACS a primeros de año, pero a mediados de año puedo ver que es más interesante participar comprando una de Ferrovial en junio o si me entero que una acción va a dar un dividendo extraordinario de 10 euros pues compro esa acción.

Permito esto porque así funciona la vida real. Un inversor puede cambiar de opinión a mitad de año porque vea que una empresa va mejor que otra que tenía mejores perspectivas a primeros de año. El concurso lo ganará el que haya sido capaz de sacarle mayor rentabilidad a una acción determinada a lo largo del año, independientemente de que haya comprado una acción de cada empresa del ibex para asegurarse de tener más posibilidades de ganar o que se beneficie de algún conocimiento o noticia que los demás partipantes ignoran (así funciona la vida real y este pretende ser un concurso real).

Pero pese a que se puedan comprar acciones hasta el día 31 de diciembre de 2013, los cálculos se harán desde el momento en que se compra la acción hasta el final del concurso. Imagina que has comprado una acción tres días después de repartir dividendos. Lógicamente si otra persona hubiera comprado esa acción tres días antes sí que recibiría los dividendos en su cálculo final pero tú no, porque no tenías esa acción cuando pagó dividendos.

Supongo que los que primero se decidan a participar llevarán ventaja pues los dividendos pueden suponer una cantidad interesante en lo que a revalorización anual de la acción se refiere aunque a final de año acabe en números rojos, pero nunca se sabe. Igual unas acciones están tiradas de precio en el mes de septiembre y su revalorización hasta final de año es del 90% y esa revalorización supera con creces los dividendos que haya podido dar.

Así que ya sabes, si quieres participar, solo tienes que decidir que acción crees que tendrá mayor potencial para generar ganancias sean del tipo que sean, ya sea por dividendos, como por revalorización como que por alguna oscura conjunción astral que haga multiplicar sus beneficios.

Para finalizar, si quieres participar tendrás que mojarte. Es muy bonito especular sobre el papel pero sin invertir nada en realidad. Eso no sería un concurso basado en la vida real. Por ello tienes que hacer una donación a este blog del valor de la acción que has decidido comprar y luego añades tu comentario sobre el precio que has comprado, motivos por lo que crees que tu apuesta es la mejor, etc.

Si por ejemplo compras una acción de la empresa X a 10,47 euros, le das al botoncito de donar y donas 10,47 euros y luego escribes un comentario con el precio que has comprado, que acción en concreto y los motivos por los que crees que va a dar buenos beneficios. Desde ese momento estás participando en el concurso.

Para que no haya trampas de ningún tipo, primero comprobaré si has hecho la donación por paypal, luego comprobaré que el precio que has pagado por la acción ha sido posible ese día en concreto (sería muy fácil que alguien cayera en la tentación de decir que ha comprado una acción a 2 euros cuando la cotización de ese día no ha bajado de 2,80 euros en ningún momento). Una vez haya realizado las comprobaciones necesarias, daré validez a tu comentario para que quede constancia del precio que has comprado y así te convertirás automáticamente en participante en este concurso.

Si no te fías de paypal para participar, envíame un correo electrónico y te daré un número de cuenta bancaria para que puedas hacer una transferencia del dinero.

A final de año, miraré que acción es la que más beneficios ha dado sumando todo lo que haya que sumar como dividendos, revalorización, etc. El valor final de la acción será el precio de cierre de la acción el día 31 de diciembre y a ese precio le sumaré dividendos conseguidos desde el día que se compró, etc. En caso de acciones con planes de reinversión de dividendos, sumaré exclusivamente el dividendo que hubiéramos cobrado en metálico.

En caso de que haya personas que participen con distintas acciones a distintos precios cada una de ellas se tratará por separado a efectos del cálculo. Lo aviso porque pudiera darse el caso de que alguien comprara una acción ruinosa a primeros de año pero acabara comprando el 28 de noviembre otra acción distinta que le permitiera ganar el concurso. Perdería el dinero de su primera inversión, pero acabaría llevándoselo todo al final porque ha sido capaz de comprar la acción que más beneficio dio a final de año.

En el hipotético y rarísimo caso de que dos acciones quedarán empatadas al final de año, el ganador sería el que la hubiera comprado antes o cuyo dinero hubiera llegado antes al concurso.

Siguiendo los comentarios de los participantes podremos ir viendo como marcha el concurso e ir estudiando estrategias que nos permitan batir al resto de concursantes.

Una vez finalizado el concurso, sumaré todo el dinero que hayáis ingresado los participantes y se lo enviaré todo al ganador por paypal o como me indique el ganador.

Y como hay que predicar con el ejemplo, yo haré mis primeras compras de acciones y os diré a que precio las he comprado y mis motivos.

Compro una acción de BOLSAS Y MERCADOS el día 3 de enero a 18,50 euros porque BME siempre me ha gustado por sus jugosos dividendos y además espero que la acción se revalorice a lo largo del año, sobre todo cuando acabe la famosa prohibición de cortos.

Compro también una acción de ABERTIS el día 3 de enero a 12,80 euros porque también me parece una empresa sólida y con potencial de revalorización durante 2013.

Y por último compro una acción de FERROVIAL el día 3 de enero a 11,40 euros porque también me parece una empresa sólida, lo ha hecho muy bien en 2012 y creo que puede seguir igual en 2013. Esas son mis tres primeras apuestas.

Te invito a participar, demuestra a todos cuanto sabes y veremos cuando dinero eres capaz de sacarle a tu apuesta. Pero sobre todo, recuerda: Solo ganará el que más beneficio haya obtenido con su acción y se llevará todo el dinero que se haya recaudado en total entre todos los participantes. Eres libre de comentar cualquier idea o sugerencia que se te ocurra.




Como crear una cartera de acciones gratis

¿Te gustaría conseguir con el tiempo una cartera de acciones totalmente gratis? Te voy a proponer un sistema que te permitirá realizar ese sueño. Dependerá mucho de cómo apliques la estrategia, de qué acciones compres, de los movimientos del mercado, etc. Pero a la larga dará sus frutos.

Hay muchas formas de invertir, casi tantas como inversores. En esta ocasión vamos a comentar un sistema que hemos leído en varios libros y que puede ser muy interesante ya que hay bastante gente (sobre todo americanos) que lo usan. Se trata de comprar acciones de una empresa y, al salir de ella por llegar a un objetivo concreto de precios, dejar las plusvalías y sacar únicamente la cantidad invertida inicialmente.

Este sistema solamente funcionará adecuadamente si tienes un mínimo de capital para invertir. Si quieres ponerlo en práctica con los 300 euros que tienes ahorrados, vas de culo, cuesta abajo y sin frenos. Pero supón que te toca la lotería, que te encuentras un maletín lleno de dinero o que te haces con una herencia inesperada. Os voy a explicar el sistema con un ejemplo para invertir 20.000 euros.

EXPLICACIÓN DEL SISTEMA

Por poner cantidades redondas, imagina que con esos 20.000 euros compraste 5000 acciones cuando SANTANDER estaba a 4 euros/acción y tu expectativa o tu precio objetivo eran los 5 euros/acción. Cuando SANTANDER llegó a 5 euros ese mismo año, vendiste acciones por igual importe que los 20.000 euros que invertiste, para ello vendiste 4000 acciones y dejaste sin vender 1000 acciones y te olvidaste de ellas y compraste acciones de otro sector que en ese momento estaban baratas. ¿Qué conseguiste con esa operación?

Pues muy sencillo, por un lado recuperaste integro tu capital inicial de 20.000 euros, te convertiste en accionista del SANTANDER con un buen lote de 1000 acciones que te salieron “gratis” gracias a las plusvalías y tienes a tu disposición 20.000 euros en efectivo que puedes dedicar a buscar otras inversiones para repetir el proceso.

Esas 1000 acciones puedes dejarlas para que te vayan dando dividendos con el paso de los años o esperar a que se revaloricen todavía más mientras tú sigues moviendo tus 20.000 euros iniciales.

Supongamos que sigues comprando acciones baratas a 4 euros y vendiendo el equivalente a 20000 euros cuando suban a 5 euros. Te irás haciendo con paquetes de 1000 acciones “gratis”. Incluso puedes ser más ambicioso todavía e ir reinvirtiendo los dividendos de esos paquetes de 1000 acciones en comprar más acciones.

Llegará un día que, por ejemplo, tengas 5 paquetes de 1000 acciones y sigas manteniendo tus 20.000 euros iniciales para seguir invirtiendo. Tendrás 5000 acciones rindiéndote dividendos sin que te haya costado demasiado esfuerzo conseguirlas.

Esta forma de invertir se adaptaría bastante a los inversores a largo plazo a los que no les gusta vender nunca pero llega la empresa a un punto en el que no están cómodos teniendo todas esas acciones (sobre todo si están sobrevaloradas). Las acciones que se dejan provenientes de las plusvalías si que se dejan para siempre y pueden darnos muchas alegrías (aunque también tristezas si la empresa con la que se aplica el sistema es mediocre).

VENTAJAS DEL SISTEMA

Esta es una forma muy sencilla de acumular para los que quieren tener más y más acciones. Moveremos el capital principal buscando las mejores oportunidades y las plusvalías son las que se dejarán para que se beneficien del interés compuesto (reinvirtiendo en ellas los dividendos).

Para los largoplacistas o inversores eternos que no les gusta vender pero hay momentos en que ven que la empresa puede estar bastante sobrevaluada, usar este sistema les permite:

- Estar dentro de la empresa por si sigue apreciándose.

- Beneficiarse de los dividendos crecientes que esta produzca.

- Obtener liquidez (en forma de dividendos) para poder realizar otras operaciones.

- Se pueden reinvertir los dividendos para que esos paquetes de acciones “gratis” cada vez sean mayores y nos reporten todavía más dividendos en el futuro.

A TENER MUY EN CUENTA

Para invertir de esta forma son necesarias varias cosas:

- La primera es que tenemos que diversificar. Si entramos con 20.000€ y es la totalidad de nuestra cartera y la empresa quiebra, fin de la partida, game over. Por lo que diversificar entre 5 y 7 acciones diferentes de distintos sectores sería un buen número. En vez de apostarlo todo a una carta, puedes invertir paquetes de 4000 euros en 5 acciones diferentes de 5 sectores distintos. Se moverán a distintas velocidades y tendrás más oportunidades de ir haciendo buenas operaciones a lo largo del año.

-La segunda es que las empresas, estén caras o baratas, tengan elevadas probabilidades de seguir consiguiendo beneficios, por lo que hay que hacer un análisis fundamental pormenorizado de la empresa (esto siempre). Lo ideal es esperar hasta que estén baratas para comprar, pero no es una condición imprescindible si hay posibilidades altas de revalorización.

- Una buena posibilidad es elegir las empresas que dan mejores dividendos en el año e ir apostando por ellas porque suelen revalorizarse con el tiempo y suelen incrementar sus dividendos.

¿Qué te parece esta estrategia? ¿Se te ocurre alguna idea para mejorarla? Estaremos encantados de leer tus consejos y opiniones.




Las asesorías bursátiles infalibles

Una persona poco escrupulosa puede aprovecharse de las matemáticas para timar a los miles de crédulos e incautos inversores que pululan por esos mundos de las bolsas mundiales. Seguidamente voy a relataros un ingenioso sistema para timar a la gente: El asesor bursátil infalible.

Aunque en nuestro ejemplo hablemos de una hipotética asesoría bursátil, este sistema de estafa es empleado muchas veces por supuestos profetas, videntes, etc.

Imaginemos un asesor de bolsa con pocos escrúpulos. Si se sirve de una simple e ingeniosa artimaña puede ganar bastante dinero vendiendo información sobre el mundo de la bolsa y de las acciones.

Nuestro timador deberá conseguir las direcciones de mil personas que inviertan en bolsa. Si nuestro timador trabaja, por ejemplo, en un banco y tiene acceso a las bases de datos informatizadas, puede conseguir de una tacada cientos de miles de direcciones de correo electrónico de inversores en bolsa. Otra posibilidad es utilizar programas de captura de correos electrónicos que vayan rastreando emails por foros y blogs de bolsa. La verdad es que da igual como lo consiga, el timador solo necesita conseguir a mayor cantidad de emails de inversores de bolsa posibles.

Supongamos que solamente reúne 1.000 direcciones de email, a efectos de simplificar el ejemplo. Una vez conseguidas sus direcciones, el supuesto analista de bolsa envía la siguiente oferta a esos mil inversores en bolsa:

“Con ayuda de potentes computadoras, seguros programas informáticos de inversión, un profundo estudio de mercado y mi gran experiencia, puedo predecir todas las semanas si subirá o bajará la cotización bursátil de un paquete de acciones determinado.

Para que usted pueda comprobar la exactitud de mis predicciones, durante tres semanas le enviaré gratuitamente el pronóstico sobre las tendencias que se esperan. Cuando haya usted disfrutado de esta oferta promocional, si queda usted lo suficientemente convencido de la calidad de mi asesoramiento, cada nuevo pronóstico le costará 1.000 euros.”

Cada persona recibirá ese “informe confidencial personalizado” y, como no se conocen entre ellos en persona ni lo pueden comentar, ninguno de los 1.000 elegidos sabrá que la mitad de ellos recibirán el pronóstico de la subida de acciones, y la otra mitad recibirán la información de que bajarán dichas acciones.

En el curso de la segunda semana, solamente se volverá a enviar el informe confidencial a los 500 clientes que recibieron previamente el pronóstico correcto y acertado. De esas 500 personas, 250 recibirán el pronóstico del alza de las cotizaciones, mientras que las otras 250 personas recibirán el pronóstico de la baja de cotizaciones.

En el curso de la tercera semana, solamente se envía el informe a las 250 personas restantes que han ido recibiendo los pronósticos acertados. Se informará entonces, a 125 personas de que subirán las cotizaciones, mientras que la otra mitad recibirán el dato contrario.

Esto marcha así durante las tres semanas que dura la promoción. A la cuarta semana nuestro hipotético asesor bursátil tiene 125 personas a las cuales siempre se ha ido enviando el pronóstico acertado de la marcha de la bolsa.

Esas 125 personas, que desconocen la treta, estarán impresionadas sobre la fiabilidad del pronóstico. Muy pocos dudarán de la efectividad del analista bursátil y de su computadora. Ha nacido un nuevo gurú bursátil al que idolatrar mientras nos haga ganar dinero.

Cuando los 125 clientes asesorados con el 100% de aciertos compran el cuarto pronóstico, el analista bursátil se habrá embolsado 125.000 euros por no hacer nada y simplemente utilizando el elemental truco matemático de “divide y vencerás”.

Se puede seguir partiendo en dos a los restantes clientes hasta que no quede ninguno y se irán recibiendo la mitad de beneficios hasta agotar el truco.

Cuando el chollo se acaba solamente hace falta cambiarse el nombre, elegir otro nombre rimbombante que suene bien como “Electronic Inversor´s Limited Corporated Company” y vuelta a empezar de nuevo desde el principio.

Como quiera que poca gente conoce este truco lo comento en este blog para que no os fiéis demasiado porque cualquiera puede picar como un inocente.

¿Qué os parece esta estafa? Esperamos vuestros comentarios.




Invertir en gallinas

En mi caso concreto utilizo las gallinas como figura simbólica para representar las acciones. Puestos a imaginar, prefiero imaginarme una gallina a imaginarme un trozo de papel (la acción). Más concretamente me las imagino como gallinas de huevos de oro, porque al fin y al cabo, las gallinas (acciones) ponen huevos de oro (dividendos, subidas de valor, ampliaciones liberadas, etc) que me permiten ganar dinero.

El negocio de compra-venta de acciones que pagan dividendos

La gallina es un animal muy agradecido: es barato, cuesta muy poco darlas de comer (sobre todo si están en libertad, es decir si las compro y me olvido de ellas sin mirar todos los días las cotizaciones) y por las noches vuelven al gallinero para premiar mis cuidados poniendo huevos que luego puedo vender o puedo dejar incubarse para conseguir más gallinas que me den más huevos todavía.

Mi gallinero es, en esencia, mi cartera de valores. Cuantas más gallinas tengo más huevos obtengo.

Con el truco de imaginar que mis acciones son gallinas consigo una cosa muy importante: el dinero en si mismo deja de tener importancia. No tengo una acción que me ha costado X ni tampoco pierdo Z si el precio de la acción baja, tengo una gallina que me ha costado dinero pero que me va dando huevos periódicamente y a la larga la venta de los huevos me compensará lo que me costó la gallina. ¿Qué más me da que suba o baje el precio de la gallina? Mi negocio son los huevos.

Mucha gente compra acciones y cuando la bolsa baja se aterran viendo el dinero que están perdiendo, se asustan y venden a unos precios penosos para no perderlo todo. A mi me da igual que el precio baje, yo sigo teniendo mis por ejemplo, 100 gallinas y sé que por mucho que baje el precio seguiré recibiendo mis huevos. Es más, me froto las manos cuando los precios de las acciones caen porque eso me permite ir comprando más cantidad de gallinas con el dinero que voy ahorrando más los dividendos que voy acumulando (los huevos que ponen mis gallinas). Y no me importa tampoco si la bolsa sube, aunque si veo que mis gallinas valen el doble de lo que me costaron seguramente me plantearé vender para obtener liquidez para comprar otra raza de gallinas (otro tipo de acciones). A mi lo único que me importa es tener mayor número de gallinas, cuantas más tenga más huevos me pondrán. A la larga el precio que me costaron (incluyendo comisiones de compra) irá diluyéndose porque voy recibiendo dividendos que antes o después acaban por hacer que mi gallina me haya salido gratis.

Cualquier asesor financiero te aconsejará diversificar las acciones para minimizar las perdidas. Por ejemplo comprar acciones de bancos, de eléctricas, de constructoras y de aseguradoras. Así, si hay un terremoto, seguramente las aseguradoras bajen mucho de precio y den nulos beneficios. Las eléctricas quizá bajen menos que las aseguradoras, pero bajarán porque tendrán que reconstruir las líneas eléctricas y las casas destruidas no consumirán tanta luz; pero seguro que los bancos subirán porque obtendrán jugosos beneficios ofreciendo prestamos para reconstruir las casas destruidas por el terremoto. Y bueno, no quiero ni pensar en la revalorización de las empresas constructoras, que tienen que reconstruir ciudades enteras, porque seguramente me hagan rico.

Yo hago lo mismo con mis gallinas. Compro gallinas (acciones) de distintas razas. Unas son muy buenas ponedoras que me aseguran un huevo diario. Otras ponen menos, pero me compensa el tamaño descomunal de sus huevos (jugosos dividendos), otras razas de gallinas no enferman nunca (acciones seguras con poca o nula volatilidad), a otras razas no tengo que preocuparme de darlas de comer porque picotean gusanos y otros bichos cuando las dejo sueltas por el campo y me ahorro darles pienso, y así un largo etc.

Las gallinas ponen huevos que puedo vender (cobrando los dividendos) o dejar que dichos huevos sean incubados para conseguir pollitos (reinvirtiendo los dividendos) que algún día se convertirán cuando crezcan en vigorosas gallinas ponedoras (mi cartera de acciones aumenta de valor y mis beneficios son mayores).

Si tengo muchas gallinas que me costaron muy baratas puedo ir a venderlas al mercado cuando puedo venderlas a muy buen precio (beneficiándome de la subida del precio de las acciones). Luego, cuando las gallinas bajen de precio en el mercado puedo volver a comprarlas (beneficiándome de la bajada del precio de las acciones al poder comprar más gallinas con el mismo dinero que obtuve por su venta).

Vamos, que especulo con gallinas dependiendo de lo que me venga bien hacer en ese momento determinado, pero siempre con la vista puesta en que mi negocio son los huevos.

No te voy a proponer por tanto, nada que no puedas emprender con un riesgo mínimo. Tampoco esperes obtener unas rentabilidades que te hagan rico de la noche a la mañana. Te voy a proponer sistemas bastante seguros para invertir en bolsa que te permitan dar los primeros pasos para obtener algún día la independencia o libertad financiera. Cuando conozcas lo básico, cuando estudies y cuando vayas aprendiendo lo fundamental podrás empezar a correr, pero primero debes aprender a andar.

Te propongo a ti, estimado lector mileurista, que hagas lo mismo que yo. Sé que tienes poco dinero para invertir pero lo bueno del negocio de las gallinas es que se necesitan solo unas pocas para empezar y las gallinas son muy baratas y dan muy buenos beneficios a la larga.

El único truco del sistema que te propongo es comprar gallinas y mantenerlas mientras vas ahorrando aunque sean pequeñas cantidades. Cuando tengas ahorrados por ejemplo 1.000 euros (a base de ahorrar por ejemplo 100 euros todos los meses) junta esos 1.000 euros ahorrados con los dividendos que te hayan dado tus gallinas y reinviértelo todo en más gallinas.

Además, y aunque parece una tontería, te aconsejo que vayas ahorrando en una cuenta remunerada que te pague intereses por el dinero que vayas ahorrando. Puede ser que si ahorras pequeñas cantidades solo te paguen unos centimillos pero piensa que, sumados mes a mes mientras ahorras, quizá esos céntimos te permitan comprar una gallina más. Y no olvides que una gallina más supone más huevos.

Quizá al principio no puedas comprar más que 20 o 30 gallinas (acciones), pero si empollas los huevos (reinviertes los dividendos), si vendes gallinas (cuando suban de precio en el mercado) o si compras gallinas (cuando bajen de precio) verás como con el tiempo acabarás teniendo tantas gallinas que necesitarás ampliar el gallinero (y tendrás tu camino hacia la libertad financiera muy encauzado).

¿Qué te parece mi filosofía de inversión? Todos los lectores agradecerán tus comentarios.




Crea tu propia lotería

Todos conocemos la mecánica de la lotería. Compramos un décimo y esperamos al día del sorteo. La inmensa mayoría de las veces perdemos el dinero apostado. En ocasiones, nos toca el reintegro (la terminación) con lo que nos devuelven el dinero apostado. La inmensa mayoría lo reinvierte en otro décimo (total, se daba el dinero por perdido) y acaba perdiendo.

Sí, es cierto que a veces nos pueden tocar los dos o tres últimos números y podemos multiplicar el dinero que nos costó el décimo por diez o por cien, pero es raro que acertemos y solamente siendo verdaderamente afortunados podemos llevarnos el gordo… Es tan difícil ganar algo y tan fácil perderlo todo que debiéramos plantearnos si nos compensa invertir en la lotería. Lo mismo digo de la bono-loto, la primitiva, el bingo o las apuestas deportivas. Son sistemas pensados para que la mayoría de la gente pierda su dinero.

No sé cual será tu caso, sé que hay gente afortunada que tiene suerte. Como dice ese famoso dicho: “Hay personas que nacen con estrella y otras personas nacen estrelladas”. Yo pertenezco al último grupo. ¿Y tú?

Un día me cansé de perder dinero y pensé: ¿por qué no creo mi propia lotería?

Fue muy sencillo crear mi propio sorteo de lotería: compré una acción de la empresa Abertis en lugar de comprar un décimo de lotería. Total, la acción podría subir o quizás bajara de precio, pero al menos me tocaría el reintegro y me quedaría algo de dinero vendiendo la acción.

Elegí Abertis un poco al azar, sin saber nada de bolsa. Era un valor recomendado por los analistas en aquella época. Así que compré una acción el día 2 de junio del año 2000 que me costó 7,56 euros. La dejé olvidada en mi cuenta de valores. Como era una lotería, con el paso del tiempo la acción podía subir o podía bajar. Me daba igual perderlo todo, total con la lotería también acabo perdiéndolo todo así que daba igual, pero al menos era mi propia lotería.

El día 12 de abril de 2012 consulté cuanto valía mi acción y me llevé la primera sorpresa: ¡valía 12, 12 euros! ¡Ganaba dinero! La diferencia entre lo que me costó y lo que la vendí fue de 12,12-7,56=4,56 euros. ¡Un 60,32% de beneficio!

Mirando el extracto de mi cuenta me llevé la segunda sorpresa: Abertis me ha ido pagando durante todos esos años dividendos. Vale, son cantidades pequeñas pensarás. 0,18 euros el primer dividendo, 0,19 euros el segundo dividendo, y los dividendos fueron subiendo hasta 0,24 y 0,28 euros los dos últimos dividendos. No pongo toda la lista porque es larga, pero la suma total de dividendos cobrados por una sola acción suma la cantidad de 6,31 euros netos. (Dividendos netos, después de pagar impuestos).

Dos sorpresas en una: 4,56 euros de revalorización de la acción y otros 6,31 euros suman un total de 10,87 euros. En total casi un 144% de beneficio.

Te invito a crear tu propia lotería. Solamente tienes que escoger alguna acción que reparta dividendos de forma periódica, que sea sólida, que pertenezca al IBEX y olvidarte de ella. El ejemplo que te he puesto, Abertis, no es de las empresas que pagan mejores dividendos (suele pagar un 5% mientras otras llegan al 8 o 10%), pero si es de las más consolidadas en el pago creciente de dividendos netos (pagaban unos 18 céntimos por acción en el año 2000 y ahora pagan unos 28 céntimos en el 2012).

Crea tu propia lotería: en lugar de comprar décimos de lotería compra acciones que repartan dividendos. A la larga te saldrá rentable.

A todos los lectores del blog nos gustaría leer tu opinión y tus ideas para mejorar este sistema de lotería. Opina.