Mirando el gráfico del Ibex Total Return (mensual) apreciaremos que estamos en subida libre, cosa que no nos muestra con tanta claridad el gráfico mensual del Ibex 35.

Mirando el gráfico del Ibex Total Return (mensual) apreciaremos que estamos en subida libre, cosa que no nos muestra con tanta claridad el gráfico mensual del Ibex 35.

Nada mejor que un ejemplo para explicaros que una caída en el Ibex 35 no tiene porque ser del todo real y puede estar distorsionada.

El Ibex35 está compuesto por diferentes empresas que ponderan de forma muy diferente en el cálculo del Ibex. Así, 6 empresas (Santander, Telefónica, BBVA, Inditex, Iberdrola y Repsol) ponderan aproximadamente un 65% del índice Ibex 35 mientras que el resto de valores (29 empresas restantes) ponderan solamente un 35% del índice Ibex 35.

No pongo la fórmula del cálculo del Ibex porque es demasiado compleja para explicarla con detalle. Solamente te diré que depende, entre otras cosas, de la la capitalización bursátil del free float de las compañías que integran el índice, de un coeficiente usado para ajustar el índice para que no se vea afectado por ampliaciones de capital, etc.

Las empresas con mayor capitalización bursátil tienen mayor peso dentro del índice y sus alzas y bajas influirán en mayor medida en el movimiento final del IBEX. Esto significa que cuando Santander, Telefónica, BBVA, Inditex, Iberdrola o Repsol están en baja, el IBEX tiene gran preocupación porque éstas influyen mucho sobre el índice general. Por eso hay que mirar dichos valores de los índices con mucha frecuencia y mucha atención.

Sobre todo hay que tener muy en cuenta las ampliaciones de capital y reparto de dividendos que realizan las citadas empresas porque pueden distorsionar el Ibex de forma que muchos no llegan ni a imaginar.

El pasado 7 de mayo de 2014, Telefónica repartió un dividendo en efectivo de 0,40 euros. Ese día se produjeron fuertes caídas “falsas” en un Ibex afectado por el dividendo de Telefónica.

Como siempre que Telefónica reparte dividendo, además de que éste sí era real, pues no se trataba del típico “scrip dividend” que está de moda desde hace años, se produjo una importante distorsión en el Ibex 35.

Las bolsas europeas terminaron ese día con subidas del 0,25% de media, mientras que el Ibex 35 cerró con una caída del 0,64%, en los 10.413,8 puntos. Dicho descenso pronunciado no era real, estaba distorsionado y tenía una explicación técnica.

Gran parte de la corrección del pasado 7 de mayo de 2014 en el selectivo se debió a que el Ibex 35 no ajusta por dividendo y descontó que Telefónica había estado cayendo alrededor de un 3%, cuando en realidad sus acciones se habían movido planas e incluso terminaron con ligeras subidas. Descontando el dividendo, Telefónica cerró ese día con subidas del 0,25%, en los 11,92 euros.

¿Qué importancia tiene esto?, se preguntará más de uno. Tiene mucha más importancia de lo que parece.

Por un lado, el Ibex descontó unas caídas de alrededor del 3% en Telefónica, de forma que la caída, tanto del Ibex como de Telefónica, se aceleró en algunos momentos al empezar a saltar los “stop-loss” de los que no habían tenido en cuenta el efecto dividendo. Más de uno perdió dinero sin darse cuenta porque, descontando el dividendo, las acciones subieron en realidad un 0,25%.

Por otro lado, todos aquellos inversores que, a groso modo, compraron títulos de Telefónica durante el periodo de 2001 a 2007 y no hayan vendido sus acciones, están ganando dinero, y algunos mucho dinero, a los actuales niveles de precio de la operadora. ¿Por qué? Muy sencillo: porque, aun cuando el precio de compra de la acción pudiera estar muy por encima de los precios actuales, los dividendos y las acciones recibidas de ampliaciones de capital compensan con creces lo que puedan estar perdiendo con las acciones. Aquí es donde se hace más evidente la necesidad de analizar los gráficos en una plataforma que ajuste por dividendos y ampliaciones.

En determinadas circunstancias, el reparto de dividendos puede llegar a distorsionar el Ibex de forma totalmente perjudicial para los inversores por crearse la tormenta perfecta. Imagina, por citar un ejemplo, que ese reparto del dividendo de Telefónica del 7 de mayo de 2014 hubiera coincidido con que fuera fiesta en mercados importantes como Londres y Estados Unidos. No quiero pensar cuánto podría haber bajado el Ibex ese día, porque todos sabemos que, en un día sin las referencias de Londres y Estados Unidos, ello supondría un menor volumen de negocio pero, cuidado, porque el menor volumen a menudo implica movimientos bruscos y sustos en los mercados.

¿Es tan importante descontar dividendos? La respuesta es rotunda: sí. En comparación con el inicio de la crisis el Ibex está casi en máximos históricos.

Seguramente me dirás:¡Ah! ¿Sí? “Mentira”. Pero te aseguro que sí. En un gráfico que descuente dividendos y ampliaciones de capital, como es el Ibex Total Return, estamos por encima del inicio de la crisis. El récord, antes de la crisis, estaba en 25.470,7, máximos de noviembre de 2007. Ahora estamos por encima, en 25.518,60 (a 25/07/2014), aunque el récord se marcó el 1/06/2014 y quedó en 26.106,69.

Esto quiere decir que cualquier inversor de largo plazo que hubiera mantenido su cartera, teóricamente indexada al Ibex, ya no perdería absolutamente nada. Estaría ganando dinero pese a la crisis que hemos sufrido.

¿Por qué? Muy sencillo: todos los dividendos que se habrían ido ingresado en cada una de las posiciones de la cartera que replica el Ibex, compensarían la pérdida por el valor actual de muchas de las acciones.

Por todo lo anteriormente expuesto os recomiendo que empecéis a plantearos operar con una plataforma que descuente dividendo. Existe un gráfico del Ibex que hace exactamente eso: ajustar por dividendos y se llama Ibex Total Return. No tienes más que buscarlo en cualquier buscador y encontrarás varias páginas que lo ofrecen de forma gratuita.

Mucha gente está empezando a realizar el análisis técnico utilizando el gráfico del Ibex Total Return en lugar de conformarse con el gráfico del Ibex. Las caídas fruto del pago de dividendos, han hecho que algunos se planteen una variante del estudio de análisis técnico sobre gráficos haciendo que, cuando se paga un dividendo, a efectos como tal no se vea descontado en el gráfico.

Por ponerte un ejemplo, imagina una acción que vale 10€ y paga un dividendo de 0,50€/acción. El gráfico del Ibex lo contabiliza como que el precio ha bajado a 9,50€/acción, mientras que en el gráfico del Ibex Total Return continuará valiendo 10€/acción.

Si alguno se toma la molestia de comparar el gráfico del Ibex con el gráfico del Ibex Total Return, os fijareis que en el corto plazo los movimientos del precio son bastante similares, pero en el largo plazo es donde realmente se marca la diferencia.

Podríamos comparar por ejemplo el máximo de noviembre de 2007, donde el Ibex Total Return ya lo ha batido, mientras que en el Ibex35 clásico aún le quedaría recorrido. Dicho esto, ¿qué gráfico creéis que tiene más credibilidad?

Os dejo un par de puntos para la reflexión:

Por un lado, pensar que el dinero repartido en dividendos o en ampliaciones de capital no desaparece. Va a parar al inversor que mantiene las acciones de la empresa y ahora dispone de mayor liquidez.

Por otro lado, cada vez vemos más el uso de “scrip dividends” en valores (dividendos con elección, donde el accionista elige si cobrar el dividendo o reinvertirlo por la parte proporcional en acciones) y la opción por defecto en caso de no haber decidido nada, son acciones.

Si este artículo te ha servido de ayuda, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. ¿Qué opinas del Ibex Total Return? ¿Lo usas para hacer trading? Todos los lectores de este blog estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias.