Todos conocemos la mecánica de la lotería. Compramos un décimo y esperamos al día del sorteo. La inmensa mayoría de las veces perdemos el dinero apostado. En ocasiones, nos toca el reintegro (la terminación) con lo que nos devuelven el dinero apostado. La inmensa mayoría lo reinvierte en otro décimo (total, se daba el dinero…