Etiquetas: trading

Tipos de órdenes en trading

La teoría es sencilla: Comprar barato, vender caro. Pero… ¿Conoces las órdenes para hacerlo de la mejor manera posible?

La teoría es sencilla: Comprar barato, vender caro. Pero… ¿Conoces las órdenes para hacerlo de la mejor manera posible?

Resulta increíble que la gente no conozca los tipos de órdenes de compra y venta que existen y cuándo y cómo aplicarlas. Utilizar una u otra, dependiendo de las circunstancias del mercado, puede suponer ganar mucho dinero o perderlo con gigantescas minusvalías. Vamos, por tanto, a ver los distintos tipos de órdenes que existen. Debo advertir que algunos brokers no las tienen todas o no las permiten y sólo se centran en las más básicas, por lo que la elección de un broker u otro nos puede limitar mucho a la hora de hacer trading.

Por otro lado, siempre que no se hayan ejecutado podemos cambiar la orden. Algunos brokers cobran una comisión por cambiarla y otros no, algunos podrían incluso no permitirte cambiarla. Otra razón más para elegir bien al broker y para no lanzar órdenes a lo loco sin pensarlas antes.

Las órdenes en el trading, se utilizan para alcanzar ganancias y/o para protegerse de posibles pérdidas, con una nomenclatura propia que vamos a detallar a continuación.

A Mercado: Es una orden de compra o venta al precio actual del mercado, su ejecución es inmediata. Se puede ejecutar para abrir una posición o para liquidar una posición anterior. Cuando lanzas una orden de mercado, o a precio de mercado, estás asumiendo que no te importa la posible variación del precio desde que lo has consultado por última vez hasta que la orden termine de ejecutarse. Utilizaremos este tipo de órdenes sólo cuando necesitemos velocidad, y esto normalmente ocurre cuando necesitamos escapar a toda prisa de un daño mayor.

Limitada: Orden de compra o venta a un precio establecido y delimitado. En éstas, se fija el precio (cambio) y se deja abierto el cuándo. De este modo, cuando el gráfico de precios pase por el nivel de disparo, la orden se ejecutará. Pueden existir igualmente diferencias entre el precio deseado y el precio obtenido. Al dinero que llena el hueco entre el precio que tú quieres y el precio que obtienes se le llama deslizamiento.

Compra Limitada: Es un tipo de orden pendiente, que abrirá la posición de compra a un precio inferior al existente en el momento de crear la orden. Se lanzan previendo que las cotizaciones suban tras haber bajado previamente hasta un punto determinado.

Compra Stop: Abrirá la posición de compra, a un precio superior al actual, son lanzadas cuando creemos que las cotizaciones seguirán subiendo. Realmente, a esto deberíamos llamarle simplemente una orden condicionada, y en muchos sitios así lo hacen.

Venta Limitada: Abrirá la posición de venta, a un precio superior al existente en el momento de lanzar la orden. Son creadas con la esperanza que la cotización descienda después de haber subido previamente hasta un punto determinado.

Venta Stop: Abrirá lo posición de venta, a un precio inferior del existente en el momento de lanzar la orden. Creadas con la esperanza que la cotización siga descendiendo.

Stop Loss: Punto máximo de pérdidas que se desea soportar. Siempre tiene que estar fijado por debajo del precio de cotización actual en posición comprada o por encima del precio en posición vendida. Al alcanzar el stop loss la posición se cierra automáticamente.

Trailing Stop: Es un tipo de stop dinámico que se mueve con la cotización, para ir consolidando beneficios.

Take Profit: Marca el objetivo de beneficio en la cotización, al ser alcanzada se cierra automáticamente.

Orden Gtc “Good Till Canceled”: Es una orden que permanece activa en el mercado continuamente, hasta que el trader decide cancelarla.

Orden Gtd “Good Till Date”: Orden con vigencia hasta una fecha determinada.

Orden Oco “Order Cancels Other”: Es una mezcla entre limitada y stop loss, al ejecutarse una la otra se cancela automáticamente.

Cierre De Posición: Es una orden a mercado, porque no tienes que especificar ni límite ni condición. Cuando la ejecutas (tanto ganando como perdiendo dinero) se realiza la gestión de forma inmediata a precio de mercado.

Algunos Consejos

El principio de incertidumbre nos dice que no se puede conocer a la vez el cuándo y el dónde con precisión. Aplicado a la bolsa, si queremos comprar ahora mismo, no podemos saber con exactitud total el precio de la compra; y si queremos comprar exactamente a un precio determinado, entonces no sabemos en qué momento el precio pasará por ese punto exacto y se disparará nuestra orden.

Así pues, tiene que haber dos tipos de órdenes: aquellas en las que podemos decir cuándo queremos comprar (o vender) y aquellas en las que podemos especificar a cuánto queremos comprar (o vender). No existe una orden que nos permita hacer las dos cosas a la vez con total precisión.

Si el precio se está moviendo con rapidez, es posible que el deslizamiento supere a las comisiones. No obstante, la precisión que nos dan las órdenes limitadas a la hora de fijar el precio es muy superior a la que nos dan las de mercado.

En general, utilizaremos las órdenes limitadas cuando queramos estar en el mercado solamente bajo unas determinadas condiciones.

Un caso típico es cuando tenemos el precio oscilando entre los límites de un canal. Aún estamos lejos de la parte baja del canal y queremos comprar sólo si el precio baja lo suficiente como para aprovechar otro viaje hacia la parte alta del canal. Como apostamos por un rebote al alza cuando el precio llegue al suelo del canal, dejamos una orden limitada de compra. Aunque se la enviemos ahora a nuestro broker, ésta no se ejecutará mientras el precio se mantenga por encima del nivel límite. Sólo queremos comprar si el precio baja lo suficiente. Razonablemente, también pondríamos un stop loss, justo por debajo del canal, que estará colocado donde esperamos que el precio no llegue.

Por norma general, usa órdenes limitadas para abrir posiciones. Cuando abras largos, por ejemplo, compra a un precio limitado. Casi nunca te interesará comprar ya mismo. Lo que te suele convenir es comprar cuando el precio llegue a cierto valor, ya sea para que el beneficio/riesgo te compense o por otras cuestiones estratégicas.

Por norma general, usa órdenes de mercado para cerrar posiciones con pérdidas. Es decir, que tus stops sean a precio de mercado. Lo que importa es la velocidad de respuesta. Piensa que, cuando las cosas se ponen feas, lo que menos necesitas es ponerte a titubear mientras el precio se aleja alocadamente y, por una u otra razón, tu orden limitada de salida no se ejecuta.

Tampoco pongas los stop loss en cantidades redondas (10 euros es peor que 9,98 por ejemplo) o en los sitios donde la lógica dice que todos los traders los pondrán (por ejemplo inmediatamente pegados a una resistencia o a un soporte, es mejor dejar algo de holgura). Si no lo haces así, puede llegarte una barrida de stops y dejarte fuera para luego continuar la subida alegremente mientras a ti se te queda cara de bobo.

Por último, si juegas apuntando hacia un objetivo de beneficios, sí que puedes ordenar que tu orden de salida sea limitada y no a mercado. Esto te permitirá asegurar que tus ganancias se ciñan a lo previsto. No obstante, no hay inconveniente en que para esto, uses también una orden condicionada a precio de mercado.

Pese a ser un poco pesado quiero enfatizar que un stop loss debe ser a precio de mercado y que la orden debe estar lanzada de antemano (tanto cuando compras como cuando vendes, el stop loss debe estar fijado cuando das al botoncito que lanza la orden).

Hay novatos que piensan que serán capaces de salir en un precio de stop loss que mantienen en mente o gente que pone su orden de salida por pérdidas como limitada. Ambas maniobras son demasiado peligrosas y las desaconsejo porque palmarás más dinero que si el stop-loss salta a precio de mercado.

¿Qué pasa si hay un gap, te preguntarás? Muy sencillo: Las órdenes que pueden no activarse debido a un gap son siempre las limitadas. Por ello siempre recomiendo que los stops loss sean siempre condicionados de mercado.

Algunos brokers pueden cobrarte por hacer cambios. Salvo usura del broker (y entonces deberías cambiar de broker), puedes modificar lo que quieras, que lo que no se ejecuta no se cobra.

Si introducimos la orden para comprar al precio que nos venden, siempre compraremos más caro y venderemos más barato que si esperamos. Esa diferencia es el deslizamiento. El deslizamiento es la diferencia entre el lugar donde se coloca el stop y el punto donde realmente se ejecuta la orden. Dicho de otra forma, el término “slippage” se refiere a la diferencia entre el precio previsto de una transacción y el precio en el que la transacción tiene lugar de hecho.

El deslizamiento puede llegar a suponer el triple que las comisiones de compra o venta de acciones.

Si esta información te ha resultado útil, compártela en las redes sociales pinchando en los botoncitos. Si tienes dudas, preguntas o sugerencias, no dudes en dejarme un comentario.




Algunos consejos para invertir

Estos son algunos consejos que a mí me habría gustado saber antes de comenzar a invertir.

Estos son algunos consejos que a mí me habría gustado saber antes de comenzar a invertir.

No tengo ninguna bolita mágica que me diga cuándo y cómo invertir ni tampoco soy un genio capaz de batir constantemente a los mercados. Por ello no te puedo decir cómo hacer dinero invirtiendo. Si acaso, lo único que puedo hacer es darte algunos consejos para que no pierdas todo tu dinero o que, al menos, pierdas el menor dinero posible.

Lo que sí puedo hacer es compartir contigo algunos consejos que a mí me habría gustado saber antes de comenzar a “invertir” y que, aun sabiendo que me dejaré muchos en el tintero, son los siguientes:

- Aprende a poner cara de idiota. Te aconsejo que antes de empezar a invertir o antes de comenzar a hacer trading te pongas delante del espejo y practiques cómo poner cara de idiota, de imbecil, de bobo, incluso de gilipollas. Te hará falta saber poner esas caras porque antes o después tendrás que ponerlas y, si has practicado, lo harás con toda naturalidad.

- No lo apuestes todo a una carta. Muchos inversores novatos se lo juegan todo a una carta. Eso no es invertir, eso es ludopatía. Si vas a invertir todos tus ahorros, es mejor que te vayas al casino y lo inviertas todo en la ruleta apostando al rojo, así al menos tienes un 50% de posibilidades de ganar. No es “todo o nada”. En ninguna parte se dice que debamos invertir todo nuestro dinero en una única posición a la vez o sacarla de ella al mismo tiempo. Escalar las inversiones permite testar el mercado y agregar/quitar dinero cuando el movimiento va en la dirección que nos interesa.

- Todo lo que sabemos de la vida suele ser contrario al sentido común de los mercados. El mejor ejemplo que puedo ponerte es la clásica idea de “vender con las buenas noticias y comprar con las malas”.

- Tienes que saber de antemano dónde cortar tus pérdidas. Antes de abrir cualquier operación debes tener claro dónde vas a cortar la operación si sale mal (stoploss), nunca puedes dejar que una operación pierda más de un 1% o un 2% de tu cuenta.

- No es fácil recuperarse de las pérdidas. Imagina que compras una acción a 40 y baja a 20. Ha bajado un 50% y tienes la mitad del dinero. Para pasar de 20 a 40 nuevamente tienen que subir un 100% (el doble de lo que perdiste).

- No pretendas recuperar una pérdida de una tacada. Muchos traders pierden dinero y pretenden recuperar la inmensa pérdida con una sola operación arriesgada. En la mayoría de los casos acaban perdiéndolo todo. Si vas recuperando “a poquitos” y gestionas bien tu capital tienes muchas más posibilidades de recuperarte.

- Debes asumir que vas a equivocarte, y mucho. Una de las ideas más difíciles de introducir en los duros cráneos de los traders novatos es que en algún momento estarán equivocados (y muchas veces) y deberán aceptarlo. Siempre y cuando “cortemos” nuestras pérdidas rápidamente (benditos sean los stoploss) y mantengamos buenos ratios riesgo/beneficio en nuestras apuestas conseguiremos ganar dinero. Si tu sistema no está funcionando, busca dónde está fallando y porqué y rehaz tu sistema para que empiece a darte beneficios.

- La complejidad es tu enemiga. Si echamos un vistazo a cualquier plataforma de negociación o software de gráficos y trading actual, veremos más estudios, indicadores y herramientas de las que podemos necesitar. Al final del día, todos los indicadores son un derivado de precio y volumen. Diseña un sistema de inversión sencillo, que funcione y no sea demasiado complejo. No ganarás millones, pero al menos ganarás algo y, sobre todo, no perderás (dependerá del sistema que uses).

- Fórmate y aprende. Sin formación y sin saber lo que haces y porqué lo haces no irás a ningún lado. Practica con cuentas demo, lee libros, abre tu mente, diseña un plan de inversión y, sólo entonces, lánzate a operar.

- Especialízate en algo concreto. Cuando comencé en el mundo de las inversiones pensaba que tenía que ser capaz de invertir en todo. Pensaba que esa era la definición de un buen operador, pero ahora sé que la clave está en ser “bueno” en algún tipo de activo o instrumento, y una vez que se domine (es decir, genere dinero de forma constante) te puedes plantear incorporar algo nuevo a tu repertorio de inversiones.

- Jamás pienses en el trading como algo emocionante. En el trading hay dos bandos, los que ganan y los que no. Si tú no pones todo tu empeño en el trading ya puedes olvidarte del dinero, tarde o temprano el mercado te echará. Esto es como una profesión. Nunca juegues a operar a la gente si antes no has presenciado cómo lo hacen los cirujanos, has practicado la operación y además te ha salido todo bien. No juegues a operar en bolsa si antes no has practicado en demo y te ha salido todo bien.

- No te maques objetivos irreales. No puedes pensar en duplicar o triplicar tu dinero en una sola mañana. No sueñes. Piensa únicamente en entrar de forma correcta a la próxima operación cumpliendo de forma metódica cada paso de tu sistema de inversión. Solamente de esa forma llegarán los resultados. Un equipo de futbol siempre habla de ir ganando partido a partido. Un entrenador nunca habla de ganar la liga en la jornada 2. Un trader se parece mucho a un corredor de fondo, puede desfallecer en algunos momentos de la carrera, otras veces puede correr más porque va cuesta abajo, pero pese a todos los problemas que pueda encontrar durante la carrera solamente piensa en dosificar el esfuerzo para llegar a la meta.

- Nunca culpes al mercado de tus pérdidas. Acéptalo, has perdido tú y sólo tú. El mercado no va en tu contra, simplemente no sabes aún cómo posicionarte a su favor. Acepta las pérdidas con deportividad y piensa en los motivos que te han hecho fallar y soluciónalos. Al empezar a invertir lo más normal es estrellarse de morros contra el mercado, luego poco a poco uno va aprendiendo a seguir al mercado y, cuando se tiene experiencia, incluso a veces se puede batir al mercado. Lo importante es asumir las pérdidas y aprender a no tropezar dos veces en la misma piedra.

- Pide ayuda y consejos. A primera vista el trading parece una actividad solitaria, pero aunque todos sabemos que no existe una característica que garantice el éxito en el mundo de la inversión, creo que lo que más nos acerca al éxito es la capacidad de tener un intercambio abierto y honesto de ideas entre inversores. Entra en foros de opinión y consulta tus dudas, entérate de cómo invierten otros, escucha sus consejos u organiza reuniones de inversores dónde analicéis inversiones, donde todos opinen si una operación puede ser buena o no, etc. Luego saca conclusiones sin fiarte de nadie pero teniendo en cuenta todo lo que hayas aprendido de ellos.

- Las respuestas no siempre están en los libros. Salvo raras excepciones, los libros sobre trading son sólo para entretenerse, para formarse y para aprender. Piensa que jamás podrás operar como lo hace (o hizo en el pasado) el autor. Además, muchas veces sus ideas, conceptos o técnicas quedan obsoletos rápidamente porque el mercado es dinámico y cambia constantemente.

- Aprende a ignorar la historia. Echar la vista atrás a los acontecimientos del pasado y usar estadísticas está en el ADN evolutivo del ser humano y, por ende, en el de los traders: A muchos les encanta elaborar la historia estadística de un valor para emplearla como justificación de las subidas o bajadas del mismo. Esta idea solo te hará perder dinero y, cuanto más rápido aprendas a ignorarla, mejor. Conviene mirar al pasado para ver qué pasó entonces para tenerlo en cuenta, pero siempre pensando que las circunstancias han cambiado y que la historia no tiene porqué volver a repetirse.

- No te enamores de una acción determinada o de un activo en concreto. Muchos inversores sólo invierten en una o dos acciones porque están “enamorados” de ellas y les perdonan todos los sinsabores y amarguras que les causan porque las “aman” (y si lo piensas fríamente, eso implica perder dinero).

- Solamente importa el dinero. Esta afirmación puede parecer obvia, pero cuando muchos traders comienzan a invertir, están más interesados en demostrar lo inteligentes que son. Compran libros, software y asisten a conferencias y seminarios porque es “muy guay” eso de ser trader, pero mientras lo hacen no paran de perder dinero. Seamos sinceros, la inversión trata sólo de hacer dinero, todo lo demás es hablar por hablar. A pocos traders que ganen dinero con consistencia les verás presumir de lo buenos que son y de cuánto dinero ganan.

- Nunca abras una operación con un mal ratio pérdidas/beneficio. Cuando abres una operación debes asegurarte de que los beneficios esperados superan las pérdidas esperadas, la esperanza matemática de un sistema de trading siempre debe ser positiva.

- Jamás operes según las noticias. Si te centras en lo buenas o malas que son las noticias para abrir una operación puedes estar seguro de que perderás. Cuando una noticia llega a ti ha pasado por manos de cientos de profesionales del trading, así que esa “noticia” ya lleva horas o días descontada en el mercado. ¿Qué mejor ejemplo que los que compraron Repsol cuando descubrieron el yacimiento de Vaca Muerta con todo lo que pasó después? Algunos todavía están recuperándose de aquella “buena noticia”.

- Jamás hagas caso a los analistas. Muchas opiniones y análisis son interesados. ¿Quién no te dice a ti que no te están recomendando comprar algo porque a ellos les interesa vendértelo? Otras veces recomiendan acciones o activos porque todos los analistas los están recomendando y los gráficos parecen darles la razón… ¿Te suenan de algo Pescanova, Gowex, etc? Haz únicamente caso a aquellos analistas que hayan demostrado que se equivocan pocas veces y piensa en todo momento que aunque suelan acertar muchas veces también se equivocan en ocasiones, por lo que sólo se deben considerar como opiniones, nunca como “dogmas de fe”.

- No se te ocurra invertir sin tener un plan. Debes preparar un plan de acción. ¿Dónde vas a comprar? ¿Qué mercados operas? ¿Cómo organizo mi tiempo de análisis? ¿Mi sistema es tendencial o no? ¿Cuáles serán mis señales de entrada y de salida? Todo esto es vital, además te recomiendo que anotes todas tus operaciones en un cuadernillo para tener un registro de todo lo que haces, tanto de lo bueno como de lo malo. Aprende de las operaciones. Indica que falló o en qué acertaste y porqué. Aprende tanto de tus aciertos como de tus errores y nunca dejes de depurar el sistema.

- No tengas miedo a perder en una operación. A mucha gente le asusta tener que decir a los amigos o familia que ha perdido dinero en una operación. No tengas miedo a perder. Así es el trading. No quieras ganar cada día, ni en cada operación, ¡nadie lo hace! Piensa en el campeón del mundo de póker, no gana todas las manos, simplemente gestiona su dinero de tal forma que aunque pierda pueda seguir vivo en las partidas esperando manos mejores. Lo único que debiera importante es que, a la larga, el número de operaciones acertadas superen a las operaciones perdidas y que vayas ganando siempre más dinero del que pierdes en momentos puntuales.

Para acabar, como siempre digo, si este artículo te ha servido de ayuda, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. Soy consciente que me he dejado muchos buenos consejos en el tintero o que algunos pueden ser discutibles. ¿Quieres colaborar con algún consejo? ¿Quieres opinar sobre alguno de mis consejos? ¿Tienes alguna idea u opinión que consideras interesante comentar? Todos los lectores de este blog estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias.




Indicadores técnicos, ¿qué son y para qué valen?

Invertir en bolsa acertadamente no deja de ser como montar un puzzle que tiene muchas piezas. Las piezas pueden ser muchas como valores de la acción, tendencias, medias móviles, señales de los indicadores, resistencias, soportes, figuras, y un larguísimo etc. Además no vale montar el puzzle de cualquier manera sino que hay que ir mirando que piezas encajan mejor que otras. El gran problema es que el puzzle puede tener varias soluciones porque las piezas son intercambiables entre sí y solamente montándolas bien se puede triunfar. Solamente cuando armas un puzzle bien armado tendrás éxito en tus inversiones y conseguirás unos beneficios espectaculares. Cuando montas un puzzle mediocre tendrás éxito pero mucho menor que con un puzzle bien armado y por ello tus beneficios serán mediocres. Y si montas el puzzle mal, usando la mayoría de piezas equivocadas, puedes ir directamente a la ruina.

Hoy voy a hablar de los cuatro grupos básicos de indicadores técnicos que existen en función de la información que presenta cada uno cuando realizamos análisis técnico. No voy a entrar en que tipo de indicador es el mejor ni en demasiados detalles de indicadores específicos sino en las características generales, de esta forma espero ayudarte a entender mejor cada indicador y su uso. Así podrás hacerte una idea de su utilidad y podrás investigar más sobre aquellos que te parezcan más interesantes a la hora de invertir en bolsa. Pero sobre todo piensa que solamente son simples piezas del puzzle que comentaba al principio. Ayudan, pero hay que saber encajarlos dentro del gran puzzle del análisis técnico y saber valorarlos adecuadamente.

Los indicadores técnicos no son otra cosa que fórmulas matemáticas y estadísticas que se aplican a series de precios y volúmenes con la intención de ayudar a tomar decisiones de inversión o a ubicar a los precios en determinadas fases o situaciones.

Con los indicadores técnicos se intenta eliminar un poco la subjetividad del análisis gráfico o chartista. Existen muchos indicadores técnicos desarrollados en la actualidad, y se continúa investigando en ellos, por lo que su número no deja de crecer. La primera lección que tienes que aprender de los mismos es que no hay ningún indicador infalible. Todos ellos pueden dar señales erróneas que pueden empeorar si no se hace un uso adecuado de los mismos o se interpretan sin rigurosidad. Sin embargo su correcta utilización facilita y apoya las decisiones de inversión y es aconsejable buscar confirmaciones empleando varios indicadores y mirando otras cosas como volumen, divergencias, medias móviles, etc.

En una primera clasificación existen cuatro tipos básicos de indicadores técnicos o cuatro grupos de indicadores atendiendo a la información principal que proporcionan:

1. Indicadores de tendencia

2. Indicadores de momentum

3. Indicadores de volatilidad

4. Indicadores de volumen

Una segunda clasificación, diferente pero también perfectamente válida es la siguiente:

1. Tendenciales (o de seguimiento de tendencia)

2. Osciladores (nos ayudan a determinar si el mercado está sobrecomprado o sobrevendido)

3. De tipo diverso (indicadores de tipo diverso o movimiento direccional). Los indicadores de tipo diverso pretenden en su mayoría dar una referencia de la fuerza de la tendencia de un mercado.

Una vez vistas ambas clasificaciones vamos a profundizar un poco más en la primera pues me parece la más lógica.

Los indicadores de tendencia son usados para indicar la dirección del mercado, es decir, la dirección de la tendencia. Hay innumerables indicadores de este tipo. Algunos ejemplos de indicadores seguidores de tendencia son el SAR Parabólico o las Medias Móviles.

Los indicadores de momentum (en español podríamos llamarles de ímpetu) miden la fuerza y/o velocidad de un movimiento direccional en el precio. Este tipo de indicadores es el mejor para determinar un cambio en la dirección del precio. La mayoría de los indicadores de momentum son osciladores que muestran zonas de sobrecompra o sobreventa. Ejemplos de indicadores de momentum son el CCI (Commodity Channel Index), RSI (Relative Strength Index) o el Estocástico (stochastic).

Los indicadores de volatilidad, tal y como su nombre indica, muestran información relativa a los cambios en la volatilidad del mercado. Los ejemplos más destacados de indicadores de volatilidad son el ATR, las bandas de bollinger o los envelopes.

Los indicadores de volumen son utilizados para mostrar el volumen de comercio en una divisa en particular. Este tipo de indicadores son, por lo general, muy útiles para confirmar cambios de tendencia o las señales generadas por un breakout. Ejemplos de este tipo de indicadores técnicos son el Chaikin Money Flow, el Demand Index o el On Balance Volume (OBV).

Ahora vamos a ver muy por encima los indicadores técnicos más básicos aunque también los más utilizados por los inversores, que por regla general no suelen utilizar más que uno o dos a la hora de invertir.

Momemtum: Con el momento o ímpetu se estudia la velocidad del movimiento de las cotizaciones de un valor con respecto a “n” sesiones anteriores.

El método de utilización más clásico consiste en dar una orden de compra en cuanto la gráfica del momento corte a la línea horizontal de 100 de abajo hacia arriba, por el contrario la señal de venta vendrá dada por el corte de la línea de arriba a abajo.

ROC: Este indicador muestra la diferencia entre el precio actual y el precio hace “x” tiempo.

El indicador ROC de treinta días es un buen indicador de condiciones de sobreventa o sobrecompra. Cuanto más alto sea el indicador ROC, más aguda será la condición de sobrecompra.

Estocástico: El estocástico es, por definición, un indicador tipo oscilador que varía de 0 a 100 midiendo las condiciones de sobrecompra y sobreventa en el mercado.

El indicador estocástico está compuesto por dos líneas que se conocen como %K (línea Roja) y %D (línea Verde) que se representan en un gráfico. Dicho gráfico presenta dos áreas o niveles de especial importancia cuando son alcanzadas por el indicador. Estas áreas o niveles son entre 0 y 20 y entre 80 y 100.

Si se produce un corte de la línea %K (roja) por encima de %D (verde) cuando %D (verde) se encuentra por debajo de 20 indica compra, mientras que si se produce un corte de la línea %K (roja) por debajo de %D (verde) cuando esta última se sitúa por encima de 80 indica venta.

Divergencia cotización/estocástico: De forma análoga a las divergencias de cualquier otro oscilador (por ejemplo MACD), se pueden construir divergencias usando el estocástico de tal forma que cuando aparecen nuevos máximos cada vez más altos en el precio y sus correspondientes picos en el estocástico sean progresivamente menores aparecerá una divergencia bajista que puede ser señal de venta. La divergencia alcista, que se tomará como posible señal de compra, aparece cuando en el precio aparecen mínimos consecutivos cada vez menores y los correspondientes mínimos en el estocástico son cada vez mayores.

Bandas de Bolinger: Dos bandas de Bollinger envuelven a una media móvil, y la distancia entre la media y cada una de las bandas corresponde a la volatilidad del activo. El precio de un activo genera una señal de venta cuando encuentra resistencia en la banda superior y una señal de compra cuando toca la banda inferior.

RSI: El indicador de fuerza relativa o RSI mide en cada momento la fuerza con que actúa la oferta y la demanda. Se expresa en porcentaje y oscila entre 0 y 100%. Cuando el RSI se aleja de la zona central o neutra (50%) y se acerca al tope máximo (100%) significa que las fuerzas ejercidas por la demanda son superiores a las de la oferta por lo que en cualquier momento esa fuerza compradora puede extinguirse y convertirse en fuerza de oferta y tirar hacia abajo el RSI. Por el contrario si el RSI se sitúa cerca del límite inferior entenderíamos que los títulos están sobrevendidos lo cual supondría una buena oportunidad de compra.

MFI: Indicador que mide la fuerza con que el dinero fluye hacia dentro y hacia fuera de una acción.

Este indicador se puede usar para:

a) buscar divergencias entre el indicador y el precio de la acción. Si el precio tiende cada vez más hacia arriba y el MFI tiende cada vez más hacia abajo, es inminente un cambio de tendencia.

b) buscar los máximos en el precio, que se producen cuando el MFI está por encima de 80. Los mínimos se producirán cuando el MFI está por debajo de 20.

MACD: Este indicador es muy utilizado cuando el mercado está en alza o baja pues sus señales son bien claras.

Si el MACD se sitúa por encima de cero indica una tendencia alcista, mientras que si se sitúa por debajo de cero indica una tendencia bajista.

CCI: Valores altos en este indicador nos muestran que los precios están inusualmente altos en comparación con los precios medios, mientras que valores bajos indican que los precios están inusualmente bajos.

El CCI oscila típicamente entre +100 y -100. Para emplear el CCI como un indicador de sobrecompra/sobreventa, las lecturas por encima de +100 implican una condición de sobrecompra (y una posible corrección en los precios a la vista) mientras que las lecturas por debajo de -100 implican una condición de sobreventa (y un posible rally a la vista).

Con todo esto ya tienes una pequeña idea de qué son los indicadores y que utilidad tienen. No cometas el error de querer utilizarlos todos porque te volverás loco y no  sacarás nada en claro. Ya sabes esa frase que dice “No dejes que los árboles te impidan ver el bosque”. Los buenos inversores no suelen utilizar más que uno o dos y, sólo si tienen dudas, buscan la confirmación en otro par de indicadores más.

Como verás no he puesto ningún gráfico. ¿Por qué? Muy sencillo, los indicadores se usan junto con los gráficos de cotizaciones y cada maestro tiene su librillo para eso. No pretendo explicarlo todo porque harían falta varios libros para explicarlos, poner diferentes ejemplos, cada uno en situaciones determinadas, etc. Lo mejor es que investigues, vayas viendo ejemplos y aprendas a utilizarlos como más útiles te resulten.

Tampoco existe ningún indicador mejor que otro por lo que te conviene usar solamente aquellos que te hagan sentirte cómodo y que mejor sepas como funcionan. Piensa en todo momento que pueden dar señales falsas porque no dejan de ser indicadores, que como su propio nombre indica, solamente dan indicaciones.

Espero que esta información te haya resultado de utilidad. ¿Cuáles son tus indicadores preferidos? ¿Cómo los usas? ¿Cómo los haces más fiables?




Medias Móviles

Si no tienes ni idea de bolsa, una forma recomendable de saber cuando comprar y vender es utilizar las medias móviles. Suele ocurrir con frecuencia que en los mercados de acciones y de futuros la presión compradora o vendedora es transmitida automáticamente a los precios, y por ello, éstos, están constantemente sometidos a variaciones bruscas. Esas variaciones son la “volatilidad” del valor. Un valor con un alto nivel de volatilidad presentará bruscos cambios en los precios, que trasladados a un gráfico, tendrá grandes picos y valles, es decir, el gráfico presentará los denominados dientes de sierra. Estos movimientos pueden llegar a ocultar la verdadera tendencia del valor. Solucionaremos ese problema mirando la media móvil. Si la media móvil está subiendo, el mercado es alcista (momento de comprar) y si la media móvil baja es porque el mercado es bajista (momento de vender).

Las medias móviles son un indicador muy empleado en el análisis técnico. Se calculan como un promedio aritmético que “suaviza” la curva de precios y se convierte en una línea o curva de la tendencia, permitiendo analizar su inicio y su final. No proporciona cambios de tendencia pero si los puede confirmar.

Media Móvil Simple

Es una media aritmética simple de los precios de cierre de X días. Tiene la particularidad de que cada día que pasa se elimina el primer día de la serie en el cálculo y se añade el ultimo día. A efectos del análisis se le crítica que (primera crítica) solamente tiene en cuenta el periodo sobre el que se calcula, y (segunda crítica) concede la misma importancia al primer día de la serie que al último.

Media móvil ponderada

Corrige la segunda crítica anterior, ya que se da importancia a los precios más recientes, de tal forma que los últimos precios tienen más influencia que los primeros.

Media móvil exponencial

Sirve para eliminar la primera crítica, ya que incluye todos los datos históricos, aplicándoles una ponderación de tipo exponencial (la media exponencial del primer día es el cierre de dicho día). Esta media asigna más importancia a los precios de cierre más próximos y resta importancia a los precios de cierre más alejados.

Señales de compra-venta usando una media móvil

Las medias móviles nos dan señales de compra y venta de acciones relativamente fiables (siempre conviene mirar otros indicadores para confirmar). Algunas serán señales falsas porque el mercado es muy variable y errático y la mayoría de las veces hace lo que le da la gana, pero a grandes rasgos es una forma de no equivocarnos demasiado al comprar y vender (sobre todo al principio, cuando no sabemos absolutamente nada de bolsa).

Mirando el gráfico de las cotizaciones o curva de precios (la curva negra en dientes de sierra) y viendo donde corta a la media móvil (línea roja) actuaremos de la siguiente manera:

1.- Señales de compra (flechas de color verde): Se producirán cuando la media móvil sea atravesada hacia arriba por los precios.

2.- Señales de Venta (flechas de color rojo): Se producirán cuando la media móvil sea atravesada hacia abajo por los precios.

Otra utilidad de las medias móviles es que pueden representar soportes y resistencias en el gráfico, teniendo en cuenta que cuanto mayor sea el número de contactos, más optimizada será dicha media móvil. Digo esto porque mucha gente pregunta que media móvil utilizar para comprar y vender (las más comunes son de 20, 30, 60, 70, 200 días). Solo existe una respuesta: utiliza la media que veas que mejor se adapta al gráfico de la curva de la cotización de esa acción determinada (cuantos más contactos existan entre ambas, mejor). Si ves que una media va reflejando muy bien la curva de precios y se amolda como un guante, entonces esa es la que debes usar. Si ves que una media deja muchas distancias entre la curva de precios y la media, y además hay pocos contactos entre ambas, entonces es que la media está mal escogida y hay que probar con otra que se amolde mejor.

En cualquier caso piensa que esta técnica de compra-venta de acciones es muy básica y elemental y tiene el riesgo de que dé señales falsas. Si no tienes ninguna idea de bolsa es una técnica recomendable, pero siempre debes tener claro que es arriesgada por sí sola. Al hacer tus primeras operaciones de bolsa debes ir con pies de plomo y tratar de usar otras técnicas que iré explicando en el futuro. No es aconsejable apostarlo todo solamente a las medias móviles por lo que conviene confirmar la operación mirando otros indicadores.