Formas de inversión para novatos

Siempre he sostenido que los novatos también tienen derecho a sacarle todo lo que puedan a esos ahorros que tanto les ha costado conseguir. Por ello intentaré explicarles brevemente las formas más seguras, dentro de lo posible cuando se habla de inversiones, que tienen para invertir su dinero. Así al menos se podrán hacer una idea de las opciones que tienen a su disposición.

Plan de Inversión Automática (PIA)

También conocido en inglés como Automatic Investment Plan (AIP), se trata de un programa de inversión que permite a los inversores aportar pequeñas cantidades de dinero, como por ejemplo 20 euros mensuales a intervalos regulares (mensualmente en este ejemplo). Los fondos son retirados automáticamente de la cuenta corriente del inversor o se abonan por cheque o transferencia y son invertidos en un fondo de inversión o en una cuenta remunerada de ahorro.

Esta es una de las mejores maneras de ahorrar dinero. Se caracteriza por “pagarse primero a uno mismo” y es el método utilizado por muchas personas para invertir a largo plazo. Sus inversiones son tratadas como una parte más de su presupuesto ordinario. También obliga a una persona a pagar primero las inversiones de forma automática, lo que les impide que puedan gastar todos sus ingresos antes de invertir algo en el PIA, de ahí el concepto de “pagarse primero a uno mismo”.

Plan de Inversión Sistemática (SIP)

Este es un plan donde los inversores hacen pagos regulares, lo que equivale a invertir en un fondo de inversión, cuentas remuneradas de ahorro o de jubilación, etc. Mediante el uso de un plan de inversión sistemática (SIP), los inversores se benefician de las ventajas a largo plazo del dollar-cost averaging (DCA) y es el mejor sistema para ahorrar regularmente sin tomar ninguna otra decisión, excepto la configuración inicial que se adoptara para desarrollar el SIP. Es el método ideal para invertir en fondos de inversión e ir ahorrando sistemáticamente una cantidad mensual sin preocuparse de nada más.

El dollar-cost averaging (DCA) implica la compra de una cantidad fija de dólares o euros de un valor en el caso de acciones o de participaciones en el caso de un fondo de inversión, independientemente de su precio. Por lo tanto, las acciones (o participaciones) se compran a precios diferentes en el tiempo y el costo promedio se va reduciendo con el tiempo. El dollar-cost averaging (DCA) disminuye el riesgo de invertir una gran cantidad de dinero sin una mínima garantía de rentabilizar al máximo el dinero invertido. Además de seguir el SIP a rajatabla (por ejemplo invertir 300 euros todos los meses), muchos inversores además reinvierten los dividendos recibidos de sus acciones para así poder comprar más acciones. Son los llamados planes de reinversión de dividendos (DRIP).

Planes de reinversión de dividendos (DRIP)

Son planes ofrecidos por algunas empresas que permiten a los inversores reinvertir automáticamente sus dividendos en la compra de nuevas acciones el mismo día que se reciben esos dividendos.

Un DRIP es una excelente forma de incrementar el valor de las inversiones por el efecto bola de nieve ya que a más acciones se cobran más dividendos y así sucesivamente. La mayoría de los planes de reinversión de dividendos permiten comprar las acciones libres de comisiones y a veces con descuentos sobre el precio de la acción.

Plan de Acumulación Voluntaria (PAV)

Se trata de un método de inversión en la que un pequeño inversor invierte periódicamente (a su discreción) cantidades relativamente pequeñas en fondos de inversión o en acciones, consiguiendo así acabar construyendo una gran posición durante un período de tiempo prolongado.

Al invertir los ahorros en un fondo de inversión o en acciones gradualmente en el tiempo con un plan de acumulación voluntaria, un inversor puede construir una gran inversión al ritmo de su propia capacidad de ahorro. Las contribuciones son voluntarias, aunque la práctica habitual es invertir una cantidad fija a intervalos especificados. Mediante la difusión de las contribuciones durante un período de tiempo, los inversores aprovechan los beneficios del dollar-cost averaging (DCA), ya que las contribuciones fijas se destinan a comprar más acciones o más participaciones de un fondo mutuo cuando su precio es más bajo que cuando está alto.

El Interés Compuesto

Es la capacidad de un activo para generar ingresos, que luego se reinvierten con el fin de generar sus propios ingresos suplementarios. En otras palabras, la capitalización se refiere a la generación de ingresos de las ganancias anteriores. También conocido como “interés compuesto”.

Supongamos que usted invierte 10.000 euros en acciones de una empresa. El primer año, las acciones generan una ganancia del 20%. Su inversión tiene ahora un valor de 12.000 euros. Sobre la base de un buen rendimiento sostenido, mantenemos las acciones. En el año 2, las acciones generan otro 20%. Por lo tanto, sus 12.000 euros crecen hasta 14.400 euros. En lugar de que sus acciones se aprecien solamente 2.000 euros adicionales (20%), como lo hicieron en el primer año, se aprecian una cantidad adicional de 400 euros, ya que los 2.000 euros que ganó en el primer año han crecido también un 20%. Si extrapolamos el proceso a lo largo del tiempo, los números pueden comenzar a hacerse muy grandes a medida que sus ganancias anteriores empiezan a suministrar nuevos rendimientos. De hecho, 10.000 euros invertidos al 20% anual durante 25 años crecerían hasta cerca de 1.000.000 de euros (y eso sin ir añadiendo ningún dinero extra en la inversión).

El poder del interés compuesto debe considerarse la octava maravilla del mundo – o eso dice la historia – Albert Einstein.

Dollar-Cost Averaging (DCA)

Se llama así la técnica de ir comprando una cantidad fija en dólares (o euros en nuestro caso) de una inversión en particular (acciones o fondos) en plazos de tiempo regulares, sin importar el precio de la acción (o de la participación). De esa manera se compran más acciones cuando los precios son bajos y se compran menos acciones cuando los precios son altos.

Ejemplo de DCA

Con el tiempo, el costo promedio por acción o participación se hará más y más pequeño. El DCA disminuye el riesgo de invertir una gran cantidad en una sola inversión en el momento equivocado. Por ejemplo, usted decide comprar 100 euros de acciones de la empresa XYZ cada mes durante tres meses. En enero, XYZ vale 33 euros, por lo que compra tres acciones. En febrero, XYZ tiene un valor de 25 euros, por lo que compra cuatro acciones adicionales. Finalmente, en marzo, XYZ tiene un valor de 20 euros, por lo que compra otras cinco acciones. En total, usted ha adquirido 12 acciones a un precio promedio de alrededor de 25 euros cada uno. Si hubiera invertido de golpe los 300 euros al principio solamente tendría 9 acciones compradas en el momento equivocado (a 33 euros). El DCA le ha permitido comprar 3 acciones más a un precio promedio más bajo.

Definición de Promedio de Valor (Value Averaging)

Esta estrategia de inversión funciona como el DCA en términos de realizar contribuciones mensuales constantes, pero difiere en su enfoque en la cantidad a invertir cada mes. En el promedio de valor, el inversor establece una tasa de crecimiento objetivo o cantidad base de sus activos o cartera de cada mes, y luego va ajustando la cuota del próximo mes de acuerdo a la ganancia relativa o déficit efectuado sobre la base del activo original.

Ejemplo de Value Averaging

Por ejemplo, supongamos que una cartera de acciones tiene un valor de 2.000 euros y el objetivo es que la cartera aumente 200 euros cada mes. Si en un mes los activos solamente han crecido hasta 2.024 euros, el inversor comprará 176 euros (200-24) suplementarios en acciones. En el mes siguiente, la meta sería tener un valor de 2.400 euros (2.200 + los 200 euros que debe revalorizarse cada mes). Si las acciones han subido hasta 2.380 euros, sólo invertiría 20 euros (2.400-2.380) ese mes para llegar a los 2.400 euros. Este patrón continuaría repitiéndose en meses sucesivos. El objetivo principal del Value Averaging es adquirir más acciones cuando los precios están cayendo y menos acciones cuando los precios están subiendo. Ocurre igual que si aplicáramos el sistema DCA, pero el efecto es menos pronunciado. Varios estudios independientes han demostrado que, en períodos de varios años, el promedio de valor puede generar una rentabilidad ligeramente superior al DCA, aunque ambos se parecerán mucho en cuanto a beneficios durante el mismo período.

El mayor escollo potencial con un promedio de valor es que conforme la base de un inversionista va creciendo, la capacidad de financiar los déficit puede llegar a ser demasiado grande como para seguirle el ritmo.

Una forma de evitar este problema es asignar una parte de los activos a un fondo de renta fija para, a continuación, ir girando dinero dentro y fuera de las distintas participaciones de capital según lo dictado el mercado. Así, vamos jugando con dos fondos diferentes, uno de renta fija y otro de renta variable. Cuando el mercado de valores está subiendo vamos invirtiendo en el fondo de renta fija porque el fondo de renta variable se está revalorizando por si mismo sin necesidad de invertir. Cuando el mercado de valores baja vamos traspasando dinero del fondo de renta fija al de renta variable porque entonces sí que nos interesa ir comprando más participaciones de renta variable a precios más bajos.

De esta manera, en lugar de asignar dinero en efectivo en forma de nuevos fondos, el efectivo se puede subir en la parte de renta fija y asignada en cantidades superiores a las tenencias de acciones, según sea necesario.

No vamos a entrar en este artículo en otras formas de inversión más complejas como hacer Trading (especular con acciones) o invertir en productos complejos como ETFs, CDFs, futuros, warrants, apalancamientos, etc. Se supone que eres un inversor novato y que quieres no perder dinero o, en el peor de los casos, perder lo menos posible. No te metas en problemas, vete a lo seguro, al menos al principio de tu etapa de inversor novato.

Todos los sistemas que te he indicado son ideales para iniciarse en el mundo de las inversiones porque tienen poco riesgo: cuando los mercados de acciones bajan se pierde relativamente poco dinero y cuando los mercados de acciones suben se gana un buen dinero. Elije los que mejor se adapten a tu filosofía de inversión y a tu forma de ver la vida y a tus planes para alcanzar la libertad financiera.

A estas alturas te preguntarás qué te conviene más, si invertir en acciones o en fondos de inversión. La respuesta obvia es muy clara: dependerá de tu colchón económico. Si tienes solamente para invertir 100 euros mensuales, no lo dudes, invierte en fondos de inversión. Si puedes invertir 500 euros mensuales puedes ir pensando en invertir parte en fondos y a medida que vas ahorrando sacar el dinero de los fondos para ir comprando acciones. Y si tienes algún capital medianamente decente como 10.000 euros puedes plantearte aplicar todos los sistemas explicados anteriormente a acciones (al menos cuentas con 2.000 euros para empezar a funcionar los 5 primeros meses).

Por último, solo me queda nombrarte de pasada lo que se conocen como sistemas de inversión periódica.

¿Qué son los sistemas automáticos de inversión periódica?

Como su propio nombre indica, son sistemas, sistemas que vas aplicando de forma automática dependiendo de cómo vaya bajando o subiendo el precio de las acciones o de las participaciones si estamos hablando de fondos de inversión.

A grandes rasgos, existen tres sistemas automáticos de inversión periódica que se conocen como GAD, TWINVEST y SYNCROVEST (al que yo llamo Ferrari porque es como un coche, que a medida que vas subiendo de marcha, va corriendo cada vez más hasta ponerte a 300 km/hora). Todos estos sistemas no dejan de ser en el fondo más que una mezcla de todas las formas de inversión que he mencionado arriba.

Ya he hablado de ellos en este blog, así que solo tienes que buscarlos y enterarte de cómo funcionan, sus características y sus bondades y posibilidades.

El Sistema GAD lo recomiendo tanto para acciones como para invertir en fondos y es ideal cuando partes de unos 10.000 euros para invertir. Si no tienes más que 100 euros para invertir te aconsejo que uses el Sistema GAD para invertir en fondos de inversión.

Si eres un pobre mileurista, te aconsejo el Twinvest. El Sistema Twinvest está indicado especialmente para invertir en fondos de inversión (se puede empezar desde 10 o 50 euros mensuales, aunque lo recomendable son 100 euros mensuales). El único defecto que tiene el Twinvest es que sólo vale para invertir y no retiras el capital invertido hasta que lo has triplicado (con lo que pierdes la posibilidad de ir jugando con tu dinero).

Por ello recomiendo el Sistema Syncrovest o Ferrari. Vale tanto para acciones como para fondos de inversión aunque lo recomiendo para fondos de inversión y una aportación mensual de 100 euros. Me encanta el sistema porque ya he explicado que corre tanto como un Ferrari y a poco que haya un poco de volatilidad en los mercados da unos beneficios espectaculares.

Igualmente tengo por si te interesa, diversas plantillas Excel de casi todos estos sistemas que he ido preparando con mejoras y utilidades enfocadas a rentabilizar al máximo el dinero. Si quieres alguna de dichas plantillas ponte en contacto conmigo y te las puedo enviar por correo electrónico.

Te permitirán, por un lado, emplearlas para invertir de forma automática sin que tengas que preocuparte de nada más y, por otro lado, te permitirán hacer simulaciones de cuanto dinero puedes llegar a ganar dependiendo del tiempo, dinero que inviertas, volatilidad, etc. También puedes comparar los distintos sistemas para ver cual te interesa más.

Sólo me queda desearte suerte con tus inversiones y deseo que seas capaz de sacarle todo lo que puedas a esos ahorros que tanto esfuerzo, sudor y lágrimas te ha costado conseguir. Suerte.