Categoria: Estafas

Conoce los riesgos de las criptomonedas, cómo pueden robarte y, sobre todo, cómo protegerte

Protégete de tocomochos digitales

Aunque este artículo hablará mayormente del conocido Bitcoin, puede hacerse extensivo a otras monedas digitales, criptomonedas o criptodivisas que existen en la actualidad como Namecoin, Litecoin, Peercoin, Freicoin, etc. En sí, lo único que pretendo es adentrarme un poco en algunas de las problemáticas de las monedas digitales para que conozcas los riesgos que corres, como pueden robarte o utilizarte con fines no demasiado buenos y, sobre todo, cómo puedes protegerte.

La criptomoneda conocida como Bitcoin ha llegado a alcanzar cotizaciones impresionantes, superando puntualmente los 1000 dólares por unidad y manteniendo un alto nivel durante meses. En el momento de escribir esto, el Bitcoin o BTC cotiza a 204,63 euros (04/06/2015). Indudablemente todo esto desemboca en un interés manifiesto de los piratas informáticos por hacerse con Bitcoins.

Se considera una moneda muy segura pero debes tener una cosa muy clara: No importa cuán segura e innovadora sea en apariencia, en el fondo son sólo algunos bytes en un medio de almacenamiento digital y, como tal pueden ser copiados, así como cualquier otra información digital. Dicho en otras palabras, el BTC tiene sus riesgos y pueden ser robados.

La coyuntura que ha permitido la fama de los bitcoins es de todos conocida: desconfianza generalizada en los bancos centrales, deuda pública en niveles récord, miedo a la confiscación de los ahorros, Bitcoin entusiasma a los inversores más prestigiosos, algunos países empiezan a reconocer al bitcoin como “moneda privada”, las agencias gubernamentales de los EE.UU. se muestran prudentes ante el fenómeno Bitcoin, los medios de comunicación hacen a un lado la hostilidad y empiezan a tomar en serio al Bitcoin, cada vez es más conocida por más personas a nivel mundial, es ideal para protegerse de un corralito, etc.

Para que no se me acuse de ser injusto con los críticos, expondré también los argumentos en contra de Bitcoin que suelen esgrimir economistas muy laureados: ¡Peligro!, ¡Burbuja!, ¡Ponzi!,¡Tulipanes! Y así un largo etcétera.

En realidad poco importa que estemos a favor o en contra de los Bitcoins, la realidad es que esta moneda ha venido para quedarse con todo lo que ello conlleva. Tenemos que aceptarla como tal y cada vez son más los que acaban aceptándola como medio de pago.

Lo que realmente ha inclinado la balanza en mi caso para no invertir en BTC es la poca seguridad que mi intuición me dice que tiene el operar con Bitcoin.

No estoy diciendo que el Bitcoin no sea una moneda segura, ojo. Me refiero a que, al operar con Bitcoins, existen intermediarios, ordenadores de por medio, monederos virtuales, etc. que pueden ser fuente de inseguridades y que los ladrones saben buscar todos esos fallos de seguridad. El Bitcoin es una de las monedas más seguras, pero la operativa que lleva su uso puede llegar a ser muy insegura.

Todos hemos leído ya varios casos de robos millonarios en BTC: La compañía de intercambio de bitcoins Mt.Gox, uno de los mayores mercados mundiales de la divisa virtual, se declaró en quiebra tras sufrir un sonado robo de Bitcoins. Otra plataforma de intercambio de bitcoin, Poloniex, admitió que el 12,3% de sus depósitos en bitcoin habían sido robados. Otros sistemas, como Flexcoin, Bitcoinica, Linode, Iputs.io, y MyBitcoin han experimentado también robos.

Los ladrones corren un riesgo mínimo

El gran problema que le veo al BTC es el poco riesgo que corren los ladrones al robar Bitcoins de aquí o de allá. Si lo piensas fríamente, pueden robarlos impunemente porque seguramente no les pasará nada.

Los ladrones posiblemente actuarán desde terceros países para convertir las monedas virtuales en una divisa que no corresponderá a ninguno de los países donde fueron robados, situando el botín en un paraíso fiscal, lo más opaco posible, que no tendrá ningún acuerdo de colaboración con ninguno los países implicados (o dónde se cometió el robo o por donde fue pasando lo robado).

Las víctimas serán personas de todos los países del mundo, sujetas a diferentes legislaciones nacionales que, en unos casos, permitirán reclamar la persecución del robo a sus ciudadanos en un tercer país y, en otros casos, no; víctimas que hablan en multitud de lenguas, etc.

¿Cuál sería el Juzgado competente y la legislación aplicable? ¿Se ha robado a un particular, a un Banco, a una fundación o a una empresa? ¿Han robado dinero, divisas o derechos? ¿Cómo se acredita o certifican las cantidades robadas? ¿Quién sería la autoridad certificante? ¿Cómo se rastrea lo robado? ¿Dónde coño encuentro un abogado especializado en estos temas?

Si se celebrara, y mira que lo dudo, posiblemente nos enfrentáramos al más complicado juicio de la historia, por los elementos internacionales, el volumen de afectados, idiomas utilizados, extensión territorial, etc. y todo complementado con, posiblemente, el mayor conjunto de dudas jurídicas jamás planteadas en un solo caso.

Si después de todo esto te quedan dudas es que no miras la vida desde su justa perspectiva: Robar BTC tiene muy pocos riesgos para los ladrones.

Antes de que sigas leyendo y en el caso de que no sepas mucho sobre Bitcoin, te recomiendo que leas Bitcoin, ¿la moneda del futuro? para comprender un poco qué es el Bitcoin, el vocabulario que se utiliza, etc.

Formas en que pueden robarte tus bitcoins

Seguidamente, sin entrar en muchos detalles para no dar pistas sobre programas, software, etc. (que pudieran utilizar los ladrones para robarte), voy a enumerar un poco por encima los principales problemas que podemos encontrarnos al operar con Bitcoins o cómo pueden robárnoslos.

Pueden utilizarte, por ejemplo, para que hagas minería de bitcoins a su favor sin tú enterarte. Mucha gente se descarga películas, música, programas, etc. de Internet. En cualquiera de esas copias ilegales descargadas de la red estará oculto un virus que se dedicará a infectar tu ordenador con la finalidad de minar Bitcoin para los creadores del virus. De esta manera, y sin saberlo, estaremos aportando nuestro ordenador para que los creadores del virus ganen más Bitcoin. En principio, no buscan robar el dinero a nadie, sino secuestrar la capacidad de tu ordenador para crear más bitcoins que se quedan ellos.

También están aumentando el número de robos de Bitcoin a mano armada. Hace poco leí que la ciudad de Nueva York estaba sufriendo una creciente ola de robos de Bitcoins con violencia. No te creas que es algo tan difícil. Los atracadores te hacen concertar una cita con una persona supuestamente interesada en canjear la divisa virtual por dinero en efectivo y, una vez estáis en un sitio apartado te obligan, a punta de pistola, a transferir tus Bitcoins a donde ellos te indican.

En esencia es como si te atracan para robarte dinero en efectivo, si no cogen al ladrón, difícilmente podrán investigar la transacción por la mecánica del Bitcoin.

Dicen que robar a un ladrón tiene cien años de perdón. Pueden, por ejemplo, ofrecerte servicios de lavado de bitcoins. El propietario de Bitcoins puede enviar parte de ellos a sitios donde se encargan de mezclar los bitcoin y dividirlos y volver a unirlos después, de tal forma que finalmente ningún organismo pueda rastrearlos. Aunque no lo creas esos servicios existen y cobran comisiones por realizar ese lavado de Bitcoin. Imagina que alguien te ha pagado en BTC de dudosa procedencia y quieres “lavarlos por si acaso”. ¿Quién te dice que esa empresa de lavado es auténtica? ¿Y si sólo pretenden quedarse con tu dinero y, si te vi no me acuerdo? ¿Vas a denunciarlo cuando en realidad pretendías lavar esos BTC?

También pueden pedirte micro-prestamos o micro-inversiones. Mucha gente tiene “amigos” en Internet a los que ni siquiera conoce. Te dan conversación en redes sociales o en chats, se hacen amigos tuyos, hablan sobre Bitcoins o inversiones en BTC y un día te cuentan la historia de que han descubierto un sistema para multiplicar BTC o una inversión en BTC infalible o cosas similares. Te piden un micropréstamo o una microinversión de, por ejemplo, 0,0832 bitcoin y te dicen que te los devolverán al poco tiempo con bastantes bitcoins más para ti. Al ser poco lo que te piden, generalmente no más del equivalente a 50 euros, se lo prestas o lo inviertes y de repente desaparecen sin dejar rastro. El email deja de funcionar, no te cogen el teléfono, etc. ¡Te han robado!. El consejo es obvio: No prestes bitcoins a nadie, aunque te caiga bien y finja ser tu amigo.

Igualmente debes tener cuidado con los troyanos que puedan meterte en tu ordenador. Ya han aparecido por la red varios troyanos programados para robar bitcoins en los equipos infectados. Instalan una miniaplicación capaz de hacer transferencias de Bitcoins entre dos carteras, lo que sumado al hecho de que las transferencias son totalmente anónimas deja un plan casi perfecto para los ladrones.

Cuidado también con el software dudoso que pueden ofrecerte con diversas tretas. Existen supuestos programas para robar bitcoins, herramientas para lavar bitcoins, etc. Los trucos para obligar a la gente a descargárselos son de lo más variopinto pero siempre se basan en la codicia de la gente. Puedes leer descripciones como estas:

“Hemos estudiado a fondo el cliente Bitcoin desde dentro y hemos encontrado una falla casi imperceptible pero muy significativa (asociada con la comisión), usándolo hemos cometido una transacción Bitcoin en el que el destinatario ha recibido más Bitcoins…”

“Este software que sólo cuesta 10 euros permite buscar Bitcoins perdidos por Internet y te los va transfiriendo automáticamente a tu monedero (el promedio suele ser de 0,58 BTC por día, pero en algunos casos ha encontrado más de 1000 BTC en un solo día”

“El programa XXX roba Bitcoins de ordenadores de otros países en cuya legislación no se contempla ningún tipo de colaboración policial con otros países. Dicho claro: Puedes robar impunemente a personas de determinados países sin que te pase nada. Posteriormente el programa se encargará de lavar los BTC robados y enviarlos a tu monedero sin que nadie pueda seguirles el rastro”

Creerás que me he inventado esas descripciones de programas, pero te aseguro que son ciertas y, por increíble que pueda parecerte, la gente pica y se las descarga, pensando que se van a hacer con miles de bitcoins sin trabajar.

Ni que decir tiene que la aplicación o software que supuestamente encuentra, roba o transfiere Bitcoins a tu monedero es en realidad un malware creado para buscar y robar Bitcoin directamente de los archivos de la carpeta de la computadora de la víctima. La gente se lo instala pensado que van a poder robar impunemente y en realidad son ellos los robados.

Tampoco te conviene dejar tus BTC en los llamados “Depósitos de bitcoins” porque, en una gran mayoría de los casos, el destino que nos espera no es otro que timos cíclicos por parte de los administradores cuando deciden inteligentemente emprender la huida porque ya han conseguido bastante dinero y no quieren seguir arriesgándose a acumular más.

Algunos consejos para salvaguardar y resguardar tus Bitcoins

Supongamos que tienes BTC. Como has podido ver, el mantener tus Bitcoins seguros y resguardados debe ser una tarea primordial para ti. Muchos usuarios han perdido sus monedas por no asegurar correctamente sus monederos. Los Bitcoins son dinero y los ladrones van tras de él.

Ante todo es importante dividir tus Bitcoins en varios monederos. Así como en el banco tienes una cuenta corriente y una cuenta de ahorros, es recomendable hacer lo mismo con tus bitcoins. Ten un monedero de fácil acceso desde tu teléfono móvil o computadora para compras, pequeños gastos diarios y/o hacer trading y en dicho monedero guardaras una pequeña (mínima) parte de tus fondos, los cuales moverás constantemente. El resto de tus fondos en BTC guárdalos en un lugar más seguro, también es recomendable tener los fondos de ahorros repartidos en más de una cartera. No te confíes 100% de los servicios en línea. Si bien es cierto que cada vez los monederos en línea, casas de cambio y sitios de apuestas o de inversión y trading implementan nuevos métodos de seguridad, también es cierto que son los objetivos número uno de los hackers debido a la gran cantidad de Bitcoins que mueven y almacenan.

Como regla general activa la doble autenticación (2FA), para que de esta manera si te roban tu contraseña, no puedan acceder a tus fondos.

Crea copias de seguridad de tus monederos: La cartera de ahorros será guardada sin conexión como una cartera “en frío” y se utiliza para ir ahorrando los bitcoins recibidos. Ten en cuenta que una vez perdido o robado tu monedero, tus bitcoins desaparecerán para siempre. Así que mantén tu monedero secreto y seguro.

Las copias de seguridad te pueden salvar el día que tu ordenador se dañe o te roben tu teléfono móvil. Recobrar tus bitcoins utilizando las copias de seguridad es muy fácil.

Te conviene, además, tener varias copias de seguridad en diferentes formatos: pendrive, cd-rom o disco duro externo y te conviene cifrar tus copias encriptándolas con una potente contraseña para que, si alguien las llegara a conseguir, no pueda fácilmente acceder a tus fondos.

Crea copias de seguridad regularmente y actualízalas cada cierto tiempo, con el objeto de mantener actualizadas tus transacciones y direcciones.

Utiliza contraseñas complejas y no las reutilices. Esto es válido no sólo para la seguridad de tus Bitcoins sino para tu seguridad informática en general. Atrás quedaron los días donde las claves como nuestra fecha de nacimiento o el nombre de nuestra madre eran suficientes para proteger información.

Es muy importante no utilizar la misma clave para todo. Sí, lo sé, es difícil recordar 100 claves diferentes, pero evita repetir claves, al menos, en tu monedero Bitcoin. El uso repetido de la misma clave aumenta el riesgo de que seas víctima de un ataque.

Te voy a poner un ejemplo. Imagina que consigues la siguiente promoción en la web “regístrate hoy y te regalamos 0.001 BTC”, pues bien entras te registras con tu correo y tu súper-contraseña a prueba de balas. Te confirmas y en efecto te regalan los 0.001 BTC que mandan a tu monedero. Sólo para darte cuenta que a los días te han robado todos tus Bitcoins. ¿Qué pasó? El sitio era solamente una fachada para robar a incautos. Sin querer le diste tu correo electrónico, tu monedero y tu súper-contraseña. Con ella entraron a tu correo, buscaron un correo de respaldo de Blockchain donde estaba el identificador de tu monedero y ¡Zas! Les has dado la llave maestra para que vacíen tu cuenta.

También es aconsejable utilizar carteras offline o especializadas para guardar tus ahorros. El método más seguro para guardar tus ahorros son los monederos offline o desconectados de Internet, ¿porque? Porque cualquier dispositivo al estar conectado a Internet es proclive a ser atacado por Hackers.

Para finalizar, a mí por lo menos, me parece claro que van a surgir nuevas formas de delincuencia ligadas a esta nueva moneda digital. Nos conviene a todos estar informados de los trucos que usan para robar BTC, artimañas que emplean, investigar nuevas formas de protegerse, etc.

Espero que estos simples consejos de seguridad sobre bitcoin te ayuden a guardar y proteger tus ahorros. ¿Tienes algo más que agregar? ¿Inquietudes?. Déjanos un comentario u opinión y ayúdame a difundirlo en las redes sociales si te ha gustado pinchando en los botones.




Estafas con uniformes y disfraces

La próxima vez que veas a alguien uniformado pregúntate: ¿será quién dice ser?

La próxima vez que veas a alguien uniformado pregúntate: ¿será quién dice ser?

Muchas veces un uniforme impone respeto porque se le presupone una honorabilidad y nos puede hacer bajar las defensas. Lo que menos imaginamos es que ese policía, ese sacerdote, ese militar o ese mensajero nos pueden estafar. Voy a ponerte algunos ejemplos verídicos que dan que pensar. La próxima vez que veas un uniforme pregúntate: ¿será quién dice ser?

Lo peor de todo es que son casos auténticos y, si alguien ha caído una vez, puede haber otra persona que caiga en la misma estafa. Andaros con cuidado porque, si algo he aprendido en esta vida, es que los estafadores no descansan ideando nuevas formas de timarnos a la mínima oportunidad que les damos.

Uniformes y huerfanitos

La policía detuvo en Barcelona a un presunto estafador que era conocido en el mundo de la delincuencia con el sobrenombre de “Capitán Timo” porque solía disfrazarse de militar de alta graduación para cometer sus delitos. Junto al mencionado, también fue arrestado su compinche o colaborador, que oficiaba como chófer oficial del falso militar. Los dos fueron acusados de dos delitos de estafa.

Para convencer a sus víctimas el Capitán Timo se presentaba ante éstas vestido con un flamante uniforme de almirante de la armada española con sus correspondientes emblemas e insignias, comprados en tiendas de artículos de regalo en zonas turísticas o en tiendas de uniformes o de ropa vieja.

Acompañado de su chófer, y viajando siempre en un ostentoso coche alquilado, la pareja de estafadores seleccionaba a sus víctimas entre los propietarios de negocios de hostelería o de la construcción, a quienes hacían creer que, tras un minucioso estudio, habían sido seleccionados entre los comerciantes de la zona para, o bien abastecer a la Armada de productos para construir determinadas instalaciones para la Armada o bien para edificar una nueva sucursal de la OTAN. Una vez ganada la confianza y con las víctimas convencidas, les hacían firmar un contrato que tenía una cláusula obligatoria por la que los comerciantes o empresarios tenían que pagar una supuesta cantidad en efectivo que estaba destinada a un supuesto Colegio de Huérfanos de la Marina. La trampa era esa cláusula que se amparaba en alguna ley inexistente y su éxito radicaba en que era bastante creíble que los militares forzaran a los contratistas a dar un porcentaje de la obra a ese supuesto Colegio de Huérfanos. ¿Cómo va a dejar el ejército tirados a los huerfanitos de soldados muertos en combate?

Cuando el falso almirante tenía el dinero en su poder, desaparecía sin dejar rastro. Por este procedimiento, estafaron a un constructor y a un hostelero de Albacete a quienes, respectivamente, propusieron construir una residencia militar y abastecer de comida a la OTAN.

Otra posible versión de esta estafa es presentarse como alto oficial de la policía y ofrecer la construcción de una academia de policía o unas nuevas instalaciones para el entrenamiento de unidades especializadas de la policía. La trampa siempre está en que, el constructor que quiera quedarse con la obra, deberá pagar el X% del presupuesto de la misma como contribución al Colegio de Huérfanos de la Policía según tal o cual ley. El estafador sabe que es lógico que el estafado piense que la policía vela por todos esos huerfanitos de policías muertos en acto de servicio arriesgando sus preciosas vidas.

Curas y monjitas

La religión está de capa caída. Los seminarios de sacerdotes y los noviciados de monjitas se están quedando vacíos por falta de vocación. Lo malo es que los estafadores también se han dado cuenta y ya han creado una nueva estafa. Es tan sencillo como disfrazarse de sacerdote e ir visitando conventos ofreciendo traerles a monjitas de Hispanoamérica que sigan su vocación en España. Es relativamente creíble que en Hispanoamérica sobran los curas y las monjas porque allí se vive muy mal, o que los conventos están atestados porque muchos padres entregan a sus hijas al convento por no poder mantenerlas, etc.

Los religiosos y religiosas españoles se frotan las manos pensando que pueden llenar sus seminarios y conventos con nuevos novicios y novicias importándolos desde Hispanoamérica. Y el estafador pone como única condición que paguen el viaje de avión y los gastos de traslado del sacerdote o monja hasta España.

Una vez han recogido el dinero del viaje, salen por patas y si te vi no me acuerdo.

Mensajeros despistados

Las empresas están acostumbradas a recibir y enviar mensajeros a través de empresas de mensajería. Un día llega un mensajero a tu oficina todo uniformado con un traje de alguna empresa de mensajería. Tú ignoras que ese traje lo ha comprado en una tienda de ropa usada. Te mira sonriente y te dice que trae un sobre para alguien desconocido que, aparentemente, trabaja en tu empresa. Le dices que no conoces a nadie con ese nombre y te pide amablemente que le dejes llamar a la empresa para comprobar si es un error.

Le señalas el teléfono y sigues con tu ocupación. El mensajero llama supuestamente a la empresa para preguntar qué ocurre pero en realidad está llamando a uno de esos teléfonos que cobran una elevada tarifa por cada minuto que estás llamando al mismo.

Tú no lo sabes, pero cuando recibas la próxima factura de teléfono te habrán timado una cantidad más o menos grande dependiendo del tiempo que el supuesto mensajero haya estado llamando para informarse sobre el paquete. El mensajero suele hacer que espera que revisen el remitente del paquete por si hay algún error o te dice que están llamando al remitente para que les confirme la dirección, o te cuenta una entretenida historia de un caso similar que tuvieron la semana pasada. El caso es que intentan estar el máximo tiempo posible al teléfono para que la factura vaya subiendo todo lo posible porque saben que cada minuto que pasa es dinero que tú pierdes y que los estafadores ganan.

Para no alarmarte, te dirán que no te preocupes, que el teléfono al que han llamado es uno de esos gratuitos o que es una llamada provincial de bajo coste.

Algunos se lo montan tan bien que pueden alargar la llamada hasta 10 o 15 minutos. Al final te dicen que lo sienten, que ha sido un error del remitente o que es para otra dirección o cualquier excusa y cuelgan el teléfono, se despiden amablemente y se marchan.

Tú no sospechas nada, pero cuando a final de mes te llega la factura, ves que te han robado una pasta y encima es difícil que puedas demostrar que te han timado. ¿Cómo demuestras que no ha sido uno de tus empleados el que ha llamado a ese teléfono de pago desde el teléfono de tu empresa?

Además, como la cantidad timada es poca (puede oscilar entre 20 y 30 euros) mucha gente pasa de denunciarlo. Pero 20 o 30 euros visitando 10 o 15 empresas al día pueden suponer alrededor de unos 300 euros diarios lo que supone unos 6.000 euros mensuales de ganancias para el o los estafadores.

Si este artículo te ha parecido interesante, házmelo saber en los comentarios y difúndelo en las redes sociales pinchando en los botones. Os invito también a que nos contéis estafas similares que conozcáis. Todos los lectores de este blog estarán encantados de leer vuestros comentarios, ideas y sugerencias. Y, sobre todo, si conseguimos evitar que alguien caiga en estas estafas, mejor que mejor.




Vendedores de humo

Antes de comprar acciones sin pensártelo dos veces pregúntate si no te estarán vendiendo humo. Al menos no perderás dinero.

Antes de comprar acciones sin pensártelo dos veces pregúntate si no te estarán vendiendo humo. Al menos no perderás dinero.

No deja de sorprenderme la inmensa cantidad de vendedores de humo que se mueven a la sombra de las oportunidades fáciles. Lo malo es que los vendedores de humo sacan beneficio de sus seguidores y, además, lo hacen de forma que no se nota, por lo que su prestigio nunca queda en entredicho pero terminan con los bolsillos llenos y mirando sonrientes e impertérritos a los pardillos que acaban de desplumar sin que ninguno se dé cuenta que ha sido desplumado.

La naturaleza humana es lo que es y siempre habrá aprovechados sin escrúpulos que exploten la ignorancia ajena, hagan promesas que no pueden cumplir e intenten aprovechar el tirón del área objetivamente más próspera y prometedora de nuestra economía tanto en USA como en Europa para beneficio propio.

¿Qué es un vendedor de humo? Al decir que “alguien vende humo” se está queriendo expresar que esa persona ofrece un producto de escaso o nulo valor. Su forma de actuar es muy sencilla: Te convence de algo que es obvio, te vende el producto y luego se larga con tu dinero en los bolsillos y encima le agradeces que te haya intentado ayudar. Luego, cuando el tiempo pasa, quizá te enteres que te timó o te estafó, pero ya es demasiado tarde.

Cada vez veo más vendedores de humo y más vendedores de pieles de león antes de haber cazado el animal. Y lo malo es que la gente sigue picando. Es demasiado fácil engañar a la gente.

Voy a poner algunos ejemplos recientes de vendedores de humo. Las famosas olimpiadas que podrían enriquecernos con total seguridad son un excelente ejemplo. Imagina que eres un vendedor de humo, buscas una noticia a la que puedas sacarle dinero y te pones a venderla. Sabes que si hubieran dado las olimpiadas a Madrid, seguramente las constructoras y las empresas de seguridad ganarían dinero. Te adelantas a todo el mundo y compras acciones de constructoras y de seguridad. Una vez las tienes, te pones a vender la idea de que Madrid tiene asegurada la elección como sede olímpica y que es el momento de comprar constructoras y empresas de seguridad. Es obvio que van a subir porque las constructoras tendrán que acabar de construir las instalaciones olímpicas y dichas instalaciones necesitarán luego contratar seguridad, vigilantes jurados, alarmas de seguridad, etc.

Una inmensa manada de borregos te cree a pies juntillas porque es obvio que habrá que construir instalaciones si nos dan las olimpiadas y es obvio que habrá que incrementar la seguridad. Si además excitas su egoísmo diciéndoles que los analistas (da igual si es verdad o no, alguno habrá) esperan revalorizaciones del 20 o 30% ya los tienes comprando como locos las acciones que tu compraste a precio bajo. Igual recibes ayuda de otros vendedores de humo, como por ejemplo algunos periódicos que no hace falta citar, que pronostican que Madrid se llevará con total y absoluta seguridad las olimpiadas.

Una vez que el mercado está maduro, es decir justo el día antes de la elección de la sede olímpica el vendedor de humo vende todas las acciones que tiene de constructoras y de seguridad. Al vendedor de humo le da igual si nos dan o no las olimpiadas, él ya ha hecho su negocio comprando acciones baratas y vendiéndolas cuando han subido por las falsas expectativas que tiene la gente.

Si nos hubieran dado las olimpiadas igual se arrepentía de haberlas vendido, porque sin duda subirían de precio, pero si lo pensamos fríamente ese no es su negocio, su negocio ya lo tiene hecho. Su negocio consistía en comprar y acumular acciones baratas, luego comer el tarro a la gente sobre que esas acciones iban a subir para inflar los precios de forma artificial y, por último, venderlas justo antes de que lo que sea suceda. El vendedor de humo ya ha ganado lo que quería ganar y seguro que ya está pensando en como aprovechar lo de Siria para ganar dinero.

Mientras un montón de pardillos se preguntan con cara de idiotas el porqué de la elección de Tokio, el vendedor de humo vuelve a empezar analizando lo que puede suceder si hay guerra en Siria. Sin duda subirá el petróleo, el oro también suele subir porque cuando hay dudas en los mercados el oro es el valor refugio preferido de muchos. También pueden subir las empresas de armamento, aviones de combate, etc.

El vendedor de humo se va adelantando a los mercados y va comprando petroleras, invierte en oro, compra armamentísticas y cuando ya tiene suficiente, se pone a hacer sesudos estudios de análisis técnico y fundamental que pronostican subidas astronómicas. En cuanto ve que los precios suben como la espuma vende todo a la máxima velocidad posible porque si Barack Obama cambia de opinión el ya tiene el negocio hecho.

Y así van actuando una y otra vez. Nadie puede recriminarles nada por que, si las cosas sucedieran, evidentemente todos los que le hacen caso hubieran ganado dinero, pero el vendedor de humo no tiene la culpa que los del miembros de COI sean unos ………….(rellene la línea de puntos con la palabra que le parezca más apropiada) ni tiene la culpa de que la comunidad internacional se ponga en contra de Obama y le obligue a cambiar de opinión.

Es muy sencillo no caer en las trampas de los vendedores de humo. La misma Ana Botella nos dio el antídoto contra los vendedores de humo: es tan sencillo como sentarse a esperar a ver que pasa tomándose una “relaxing cup of café con leche”.

Si nos dan las olimpiadas nos ponemos a comprar constructoras o seguridad. Si se lanza el primer misil contra Siria nos ponemos a comprar petróleo, pero solo cuando lo que tenga que suceder suceda, nunca antes. Vale, nos perderemos la subida inicial, pero seguro que subirán. Lo que no podemos hacer es comprar humo por si acaso sucede algo o comprar la piel del león antes de que lo hayan cazado.

Personalmente, mientras espero a que sucedan las cosas, yo prefiero tomarme un “coffee on the rocks” porque me gusta tomar el café solo con hielo, pero para los que lo prefieran menos concentrado, sin duda, es mucho mejor una “relaxing cup of café con leche”.

Los vendedores de humo seguirán haciendo negocio y seguirán vendiendo humo, pero al menos no será a consta nuestra.




La estafa del préstamo sin intereses

Por increíble que parezca, varias personas han caído en esta estafa. ¡No seas tú el próximo en caer!

Por increíble que parezca, varias personas han caído en esta estafa. ¡No seas tú el próximo en caer!

Esta entrada del blog no es para ti, que eres un entendido en finanzas que te codeas con Rockefeller, recibes invitaciones para jugar al golf de Warren Buffet o veraneas con los Botín año tras año. Es una entrada que, si sirve para evitar que una sola persona sea estafada, habrá merecido la pena, seas quien seas y sean cuales sean tus conocimientos de economía y tu cultura financiera.

Circula por ahí una nueva estafa y quiero avisaros para que no caigáis en ella. Hay dos modalidades, una es que te ofrecen un préstamo sin intereses y otra es que te ofrecen una tarjeta de crédito sin intereses.

Con la crisis que tenemos encima, mucha gente las pasa putas para llegar a fin de mes y a todos nos vendría bien tener un dinero extra para ir tirando hasta que la cosa mejore, hasta que nos suban el sueldo, hasta que nos vuelvan a contratar o hasta que nos toque la lotería. La desesperación de muchos es tal, que se agarrarían a un clavo ardiendo con tal de pasar el bache como fuera. Los estafadores lo saben y no dejan de inventar nuevas y originales formas de estafarnos el poco dinero que tenemos. Dicho en otras palabras, el mercado potencial de pardillos es enorme.

Imagina que contactan contigo haciéndose pasar por un empleado de TU BANCO. Pueden hacerlo por correo electrónico o por teléfono, da igual, el caso es que contactan contigo. Te comen un poco el tarro diciendo que quieren ayudar a la gente, que te llaman por ser uno de sus mejores clientes, o simplemente para ofrecerte una promoción que están haciendo a sus clientes más antiguos. Pueden ofrecerte dos cosas: bien un préstamo de 6000 euros al 0% de interés o bien una tarjeta de crédito por la que podrás disponer también de 6000 euros al 0% de interés. Lo mejor de todo es que, aparte de no cobrarte intereses, no tendrás que empezar a pagar hasta dentro de tres años y entonces solamente tendrás que pagar unas comodísimas cuotas de 10 euros mensuales hasta que devuelvas los 6000 euros. Sin pagar intereses ni nada, solo por ser cliente de TU BANCO, por ser uno de sus mejores clientes, o por ser un cliente antiguo o porque quieren ayudar a los españoles a reactivar la economía y salir del bache. Por eso TU BANCO ha inventado el “préstamo 0% de interés” o “la tarjeta de crédito 0%”.

¡Qué majos son en MI BANCO!, piensan. (Sí, aunque no lo creas, todavía hay gente que piensa que los bancos no son unos ladrones y que regalan o prestan el dinero gratis).

Lo único que tienes que hacer si te interesa la oferta, promoción o como quieran llamarlo es hacerles un ingreso de 100 euros por transferencia bancaria en tal número de cuenta. De ese modo, ellos pueden comprobar que eres el titular de la cuenta y así pueden vincular tu cuenta bancaria con el préstamo o tarjeta de crédito y dentro de tres años empezarán a cobrarte las cuotas de 10 euros mensuales hasta que canceles el préstamo y sin cobrarte intereses. En dos o tres días tendrás en tu cuenta 6000 euros o recibirás una tarjeta de crédito con un saldo de 6000 euros para que te los gastes en lo que quieras.

Aunque no lo creas, la gente está cayendo en esta estafa y ya he leído varios casos por ahí. Las versiones son un poco diferentes, pero a grandes rasgos la estafa es la misma: te ofrecen una cantidad de dinero sin intereses en forma de préstamo o tarjeta de crédito y solamente tienes que hacer una transferencia de 100 euros a la cuenta corriente que te indican.

Obviamente, en cuanto haces la transferencia de 100 euros se olvidan de ti y se ponen a buscar a otro pardillo. Puedes sentarte a esperar a ver los 6000 euros en tu cuenta corriente o pueden salirte telarañas en el buzón antes de que recibas la tarjeta de crédito.

Avisados quedáis y pido disculpas a todos aquellos con una mínima cultura a los que esta entrada les habrá parecido una estupidez porque nadie caería en esta estafa. Pero no podía dejar de incluirla en la sección de estafas. Como decía al principio si vale para que alguien no sea estafado, esta entrada ya se habrá justificado por si misma.

Os invito a contar y comentar estafas que os hayan intentado hacer, variaciones de esta estafa que vayáis conociendo u otras nuevas que vayáis descubriendo para ayudar a otros a no caer en dichas estafas.

Si te ha gustado la entrada, ya sabes: comenta, googlea, tuitea, retuitea, facebookiza, vótala o ayuda a divulgarla todo lo posible para evitar que algún pardillo pueda caer en ella.




¿Es adsense una estafa?

¿Sabes que, aunque seas inocente, las posibilidades de que cierren tu cuenta de adsense son muy elevadas?

¿Sabes que, aunque seas inocente, las posibilidades de que cierren tu cuenta de adsense son muy elevadas? Algunas prácticas de adsense así como la absoluta indefensión del usuario son muy sospechosas.

Se que hay mucha picaresca y que algunos usuarios intentan trucar o manipular todo aquel sistema que te paga dinero por realizar alguna acción en Internet, pero la inmensa mayoría de los usuarios son inocentes y, como siempre, acaban pagando justos por pecadores. En esta ocasión voy a referirme a adsense por considerar que, si no es una estafa al menos lo parece, y voy a exponer mis razones para dicha afirmación, esperando que te ayude a tomar una decisión respecto a implementar o no adsense en tu página web o blog.

Muchos blogeros deciden abrir su propio blog con toda la ilusión del mundo y, como todo comienzo es difícil, se ven forzados a poner publicidad en sus blogs para sacarse unos eurillos que, al menos, cubran parte del coste del mantenimiento del blog.

Por lo que he comprobado, todos los sistemas de publicidad que existen a disposición de los blogs son una estafa más o menos encubierta. Unos no te cuentan un porcentaje de clics, otros falsean las estadísticas y los precios a pagar y un larguísimo etc.

Pero con gran diferencia destaca adsense entre todos ellos por varias razones. Primero por ser el más famoso o conocido; segundo por las condiciones en muchos casos leoninas que exigen; tercero por la total y absoluta indefensión del usuario y, por último, porque ellos dan por hecho que la inmensa mayoría de los webmasters son unos criminales y estafadores.

Indefensión total y absoluta del usuario

Partiremos del principio de que has colocado adsense en tu página web. Se supone que no haces nada irregular, al menos que tú sepas pero recibes el famoso mensaje que envían al cerrar una cuenta de adsense: “Su cuenta adsense ha sido suspendida”.

No te dan ninguna explicación ni motivo, simplemente te han cerrado la cuenta. Para cubrir las apariencias te dan la oportunidad de poner el correspondiente recurso. Obviamente pones el recurso, les dices que no has hecho nada ilegal y esperas la respuesta que poco más o menos viene a decir lo siguiente:

“En su caso, hemos detectado una actividad no válida en su sitio y hemos inhabilitado su cuenta. No podemos proporcionarle mucha información sobre la infracción específica. Somos conscientes de que esto puede ser frustrante para usted, pero hemos tomado estas medidas de precaución porque los infractores deliberados pueden usar esta información para sortear nuestros sistemas de detección.”

Dicho en otras palabras, se ratifican en que tu cuenta está cerrada pero no te dan ninguna explicación del motivo del cierre escudándose en la protección de tus sistemas. Y contra eso no puedes alegar nada, no puedes hacer nada, no puedes defenderte de ninguna manera. Ni siquiera puedes entrar a mirar las estadísticas para curiosear e intentar averiguar que ocurrió porque te cierran todo el acceso.

Si no sabes lo que ha pasado, ¿cómo vas a defenderte? Ellos tienen la sartén por el mango y a ti solo te queda el viejo recurso del ajo y agua (ajo-derse y agua-ntarse).

Además, para mayor indefensión, cuando inhabilitan una cuenta ya no la vuelven a habilitar, esa sanción es para toda la vida. Suponiendo que sean unos estafadores como yo pienso, como comprenderás a ellos les da igual expulsarte, saben que van a seguir teniendo miles de webmasters a los que hacerles la misma jugada. Mientras los de adsense no me demuestren lo contrario, haré caso a ese famoso refrán “cree el ladrón que todos son de su condición”.

No se explica, en caso contrario, que se salten a la torera la presunción de inocencia sin dar ninguna explicación ni posibilidad de defensa.

Clics a cero

En el hipotético caso de que tengas una suerte increíble y te vuelvan a habilitar la cuenta, observarás que vuelves a tener la cuenta habilitada pero con todo el dinero que había igualado a CERO (ajustado por clics no válidos).

¿No consideras injusto que todo ese dinero desaparezca? ¿Alguien se cree que todos los clics acumulados durante meses se consideren “clics no válidos”?. En el transcurso de varios meses ¿nadie hizo un “clic válido”? Hace dudar, ¿verdad? Suena a tomadura de pelo y es otro ejemplo más de la indefensión del usuario.

Mil razones para cerrarte la cuenta

Adesense tiene mil razones para cerrarte la cuenta, incluso aunque seas inocente.

Por ejemplo puede interesarte un anuncio que veas, pero no puedes pinchar en él por que se considera fraudulento. Aquí el anunciante es el que sale perdiendo porque le han hecho perder una posible venta o un cliente. Así que aunque te interese mucho un anuncio, ni se te ocurra pinchar en él.

Por un lado puedes hacer clic por error. Imagina que te ha saltado el protector de pantalla para ahorrar energía y que al hacer clic en el ratón para activar la pantalla de nuevo da la casualidad que el ratón estaba sobre la publicidad… Eres inocente, pero la has cagado, te pueden cerrar la cuenta.

O imagina que se mete un pelo en tu ratón y te hace moverte a trompicones por la pantalla ¿nunca te ha pasado? La has cagado como dé la casualidad que este sobre la publicidad cuando haces clic.

Imagina que algún amigo o pariente intenta hacerte un favor y pincha en la publicidad para hacerte ganar unos centimillos. Pues más de lo mismo, te cierran la cuenta. Esto se soluciona poniendo un mensaje que explique claramente a tus amigos que no pinchen en la publicidad para que no te cancelen la cuenta, pero claro, invitas a tus enemigos a pinchar en ella precisamente para que te la cierren.

Las páginas de la competencia también pueden joderte vivo. Basta con que pasen varias veces al día a pinchar en tu publicidad para que te cierren la cuenta y así te dejan sin ingresos y eliminan competidores. ¿Qué culpa tienes tú de la competencia? No les cierran la cuenta a ellos que son los infractores, sino a ti. ¡Viva la indefensión del usuario!

Los comentarios también son una fuente inagotable de cuentas cerradas de adsense. En cuanto detectan algo que incumple políticas de derechos de autor o páginas porno, etc, te cierran la cuenta. Otro ha hecho el comentario, posiblemente un competidor o alguien haciendo spam, pero tú eres el culpable por no estar 24 horas al día vigilando lo que hacen tus lectores o los usuarios de tu página web. ¿Qué hacías durmiendo, comiendo o cagando en lugar de estar borrando spam o comentarios obscenos, pornográficos o no aptos para menores? Eres culpable y por ello te han cerrado la cuenta.

Existen multitud de programas que comprueban los enlaces de su sitio que también pueden hundirte en la miseria ya que pueden hacer clic en los enlaces de los anuncios. ¿Cómo impides que entre a tu web un robot, un rastreador o algún programa de ese tipo?

El éxito también te puede afectar con adsense. Yo publiqué una entrada por San Valentín ofreciendo un par de calendarios para regalar. Como la gente anda desesperada en esas fechas por encontrar un regalo barato y original, tuve durante algunos días un pico de subidas (hablamos de un incremento de casi el 1000% de visitantes). ¿Consideraría adsense que ese aumento de tráfico era sospechoso y fraudulento? ¿Quizá demasiada gente pinchó en la publicidad de adsense para hacerme ganar dinero a cambio de los calendarios que regalaba? ¿O simplemente el elevado volumen de visitas y clics hizo saltar las alarmas de adsense? ¿Tengo yo la culpa por haber publicado en el blog una entrada exitosa? Nunca lo sabré a ciencia cierta, pero tengo mis sospechas que algo similar debió ocurrir en mi caso concreto.

Sólo he enumerado algunas de las razones más frecuentes por las que, siendo inocente, te pueden cerrar la cuenta. Como verás, poner publicidad adsense en tu página y conseguir que no te la cierren, equivale poco más o menos a caminar por un campo de minas. Y lo peor de todo es que hay otros miles de razones por las que te pueden cerrar la cuenta sin posibilidad de apelación ni de defensa alguna.

Da igual lo que hagas, siempre serás tú el culpable aunque no tengas ninguna culpa. Google lo toma todo como que estamos de acuerdo y como consecuencia cierra la cuenta de adsense.

¿Cómo me defiendo?

Desde el mismo momento que te cierran la cuenta ya no puedes pasar a investigar lo que ha pasado, no puedes investigar que clics no eran válidos ni desde que IPs provenían. ¿Cómo te vas a defender si no te dejan pasar al histórico para tratar de averiguar que ha pasado? No puedes defenderte y, como diría un buen Borg: “La resistencia es fútil” ¿No te suena? Somos los Borg, bajen sus escudos y rindan sus naves, añadiremos sus características biológicas y tecnológicas a las nuestras. La resistencia es fútil.

Traducido al lenguaje adsense: Somos adsense, deja de ganar dinero y ríndete, te hemos explotado lo que nos ha parecido oportuno y una vez desangrado te expulsamos. No te resistas, es inútil, tu cuenta está cerrada.

¿Cuándo cancelan la cuenta?

Da mucho que pensar que la cuenta te la cancelan en la abrumadora mayoría de los casos justo cuando te aproximas al pago mínimo exigido para poder pagarte o esperan a que realices la petición de pago. ¿No es curioso? ¿Es que adsense no tiene la tecnología necesaria para detectar antes esos famosos “clics inválidos”? ¿O será que no les interesa? ¿No será porque les interesa explotarte hasta el último segundo como podría hacer cualquier estafador que se precie?

Además, si lo piensas bien, intentan beneficiarse de ti y de tu web hasta el último instante. Te han cancelado la cuenta, ya no te pagan dinero por mostrar los anuncios, pero si no quitas el módulo adsense ellos siguen mostrando anuncios. ¿Alguien se cree que no tienen la tecnología necesaria para dejar de mostrar anuncios en tu página web cuando cancelan tu cuenta? Juegan precisamente con la pereza de tener que quitar sus módulos de publicidad y buscar otros sistemas de publicidad para seguir mostrando anuncios. ¿Eso no es explotar webs ajenas sin consentimiento?

¿Es cierto que devuelven el dinero a los anunciantes?

No sé si será cierto, supongo que a algunos buenos anunciantes que se dejen ingentes cantidades de dinero les devolverán el dinero cobrado por esos clics inválidos (por eso de conservar a los mejores clientes), pero… ¡Siempre hay un pero!

Google y adsense afirman tajantemente que el saldo pendiente se devolverá por completo a los anunciantes afectados. ¿Es eso cierto? Yo al menos conozco un caso que no es verdad y aunque solo sea un caso, una minúscula gota en un vaso de agua, otro refrán hace pensar: “Cuando el río suena, agua lleva”.

Voy a confesaros que hice un experimento con un amigo. Solamente nos gastamos una minúscula cantidad de dinero, pero queríamos comprobar si es cierto que adsense devuelve el dinero a los anunciantes.

Por su parte, mi amigo abrió una cuenta de adsense para poner publicidad y colgó en un servidor una página web optimizada para una sola palabra. No voy a dar muchos datos porque prefiero que adsense no pueda investigarlo y además me gusta tener un as en la manga por si los abogados de Google se me echan encima por esta entrada. Por ello no diré la palabra que utilizamos pero era una palabra rara donde las haya para asegurarnos que esa palabra asegurara anuncios en la página web que creó mi amigo. Imagina que la palabra era “Guatemaltecochupitodecoco” por poner un ejemplo. Mi amigo escribió un artículo sobre “Crianza de Guatemaltecoschupitosdecoco” porque así nos asegurábamos que adsense se vería forzado a poner el anuncio en la página del experimento.

Por mi parte, abrí una cuenta de adsense como anunciante con una minúscula cantidad de dinero y pagué por cada clic que generara esa palabra determinada.

Pues bien, mi amigo solamente hacia clics inválidos cuando aparecía mi anuncio, si eran otras palabras o otros temas los dejaba sin pinchar. Utilizó también anonimizadores de dirección IP, programas de generación de clics e incluso invitaba con grandes banners a pinchar en la publicidad por si entraba en la página algún despistado navegando sin rumbo para asegurarnos que adsense detectara por narices los clics falsos porque tratamos de incumplir todo lo incumplible para que cerraran la cuenta. Hasta pusimos una foto un poco porno y subida de tono aunque en realidad no enseñaba nada.

Por fin conseguimos que nos cerraran la cuenta, al final tuvimos que pinchar en otras publicidades porque mi presupuesto se acabó y no llegabamos al mínimo para solicitar el pago y agilizar el cierre de la cuenta. Guardamos eso sí, una relación de todos los anuncios que pinchamos para tener todo bien documentado y llegado el caso no nos importaría devolver a los anunciantes defraudados el importe que pagaran por nuestros clics incorrectos.

A cuatro o cinco de esos anunciantes les enviamos un email comunicándoles que estábamos comprobando la veracidad de adsense y que habíamos hecho clics falsos en sus anuncios para comprobar si les devolvían el dinero y nos ofrecimos a devolverles el doble del gasto que nosotros les habíamos hecho.

Lamentablemente solamente una empresa nos contestó. Los otros emails quedaron sin respuesta. Suponemos que los emails que enviamos no llegaron al responsable de la publicidad o no les interesó respondernos por el motivo que fuera así que pocos datos podemos sacar de ello.

La única empresa que nos respondió afirmó que no tenían constancia de que les hubieran devuelto nada pero que quizá hubiera algún desfase temporal y que nos avisarían si les devolvían algo (y nos pedían que les tuviéramos informados de nuestra investigación).

A modo de comentario anecdótico, diré que dicha empresa realizó investigaciones por su cuenta y detectó que otra empresa de la competencia estaba utilizando su nombre para atraer clientes y se destapó otro fraude diferente que dejó en el olvido nuestra investigación, pero eso es otro tema y otra historia pero que, de alguna forma, ratifica que adsense no tiene escrúpulos en permitir cosas poco éticas en cuanto a competencia entre empresas.

El caso que a nosotros nos interesa, es que a mi, como anunciante, adsense no me devolvió ni un céntimo de la palabra que me cobraron y que me tendrían que haber devuelto por haber cancelado la cuenta de mi amigo por clics falsos.

No sé lo que pensareis de mi modesto experimento, pero mientras no se demuestre lo contrario, con los datos de que dispongo puedo afirmar que, al menos en un caso, Adsense y Google no devuelven el dinero a los anunciantes.

Por otro lado, también he hecho investigaciones sobre esos bonos de regalo que ofrecen para promocionar adsense (leer esta otra entrada en el blog). Cosa curiosa, o las estadísticas de mi servidor fallan más que una escopeta de feria, o, cuando hay bonos de regalo de por medio, Adsense me dice que me está enviando más visitantes de los que me envía en realidad. ¿Me creo las estadísticas de mi servidor o me creo las de Adsense? Sinceramente, creo al que me cobra dinero que es mi servidor y por eso creo las estadísticas de mi servidor. Y no me creo las de adsense porque me resulta increíble que se pierdan tantos visitantes por arte de magia.

¿Interesa poner adsense en tu web o blog?

Os he dado mis razones. Ahora depende de vosotros decidir si os compensa o no os compensa poner adsense en vuestras páginas web o blogs. Yo lo considero una estafa, pero quede claro que sólo es mi opinión y está basada en las razones que os he dado. Invito, eso sí, a quien quiera que represente a adsense a que de su opinión sobre todo lo dicho y a que nos demuestren que no son unos estafadores. Yo al menos estaría encantado que me devolvieran ese dinero que tendrían que haberme devuelto por los clics no válidos que hizo mi amigo durante nuestra investigación o al menos recibir una explicación “razonable” de porqué nunca se me devolvió ese dinero.




¿Tienes 2 euros sueltos?

Si tienes 2 euros sueltos puedes dedicarlos a asociarte a A.P.D.E.S.

Si tienes 2 euros sueltos puedes dedicarlos a asociarte a A.P.D.E.S. o a tomarte un café o una cerveza, tú decides.

Estaba navegando por Internet buscando formas de ganar dinero con el blog cuando he descubierto esta desconocida Asociación que, yo creo, debe ser la única asociación en el planeta que paga dinero a sus asociados por atraer nuevos asociados a la misma sin tener que hacer absolutamente nada más.

Imagina un vaso vacío donde va cayendo cada cierto tiempo una gota de agua. El vaso, que al principio está vacío, un día llegará a estar lleno y podrás dar un delicioso trago que saciará tu sed. Así funciona la Asociación A.P.D.E.S.

Mucha gente no lo sabe, pero 2 euros pueden ser una buena inversión a largo plazo si los inviertes en una curiosa Asociación que recibe el nombre de A.P.D.E.S. y que lleva muchos años funcionando pese a ser prácticamente desconocida.

El único requisito que nos ponen si queremos asociarnos a la A.P.D.E.S. es pagar la cuota de inscripción de 2 euros que se pagan una sola vez en la vida y, desde el mismo momento que recibes tu diploma de bienvenida, empiezan a pagarte por invitar a otras personas a asociarse.

Supuse que sería otra estafa más relacionada con el marketing multinivel donde se hacen de oro los de arriba de la pirámide mientras que los de abajo no ven un duro. Pero reconozco que estaba totalmente equivocado. Además, cosa curiosa, la asociación no tiene página web ni encontrarás con facilidad información sobre dicha asociación en Internet. Hay otras asociaciones con las mismas siglas, pero no tienen nada que ver con la auténtica A.P.D.E.S.

Hablando con algunos de sus socios entiendo el motivo de no dar muchas pistas sobre cómo funciona la Asociación: No quieren que les copien el innovador sistema para ganar dinero que utilizan ni quieren tampoco tener un repentino aluvión de asociados que podría hacer disminuir las ganancias de sus socios actuales.

Lo cierto es que, el sistema que utilizan, patentado a nivel mundial, va dando jugosos beneficios a sus asociados a lo largo del tiempo. Saben que ninguno se hará millonario con la Asociación, pero al menos va dándoles dinero para cubrir gastos de los servidores donde tienen sus webs o blogs y, de paso, les sobra dinero para tomarse unas cañas o unos cafés de vez en cuando. De todos modos, aunque no lo reconozcan, personalmente estoy convencido que algún socio muy activo incluso habrá podido tomarse unas minivacaciones o se habrá sacado un buen extra de dinero.

Desde luego, ahora que soy miembro de la Asociación y conozco su funcionamiento, puedo aseguraros que no es nada relacionado con el multinivel. Es justo al contrario más bien. Tú, como Asociado, eres el único que cobra dinero por invitar a nuevos socios a convertirse en miembros de la Asociación. Nadie más que tú cobra, pero al resto de los asociados les da igual cuanto cobres tú, lo único importante para ellos es que la Asociación siga viva y pueda seguir funcionando para que todos ganen año tras año.

Tampoco tiene que ver nada con rellenar encuestas, ni hacer clics, ni ver publicidad, ni vender productos a comisión, ni hacer referidos multinivel. Es un sistema completamente novedoso y efectivo que te permitirá ganar dinero. La cantidad que ganes dependerá única y exclusivamente de ti y de nadie más.

Quizá la característica más llamativa de esta Asociación sea que los socios verdaderamente involucrados con la misma son los que ganan más dinero. Obviamente, los que se apuntan pero no hacen nada por la Asociación, ni invitan a nadie a asociarse, ni se preocupan por atraer nuevos socios para que la Asociación siga viva, poco o ningún dinero ganarán.

El funcionamiento de la Asociación A.P.D.E.S. es muy sencillo: Pagas los dos euros para asociarte y recibes el diploma de bienvenida como nuevo asociado. En el propio diploma vienen los estatutos de la asociación (que sólo son tres por cierto) y donde te explican como puedes ganar dinero como asociado el resto de tu vida.

Como ves, más sencillo no puede ser. Así que te pregunto: ¿tienes 2 euros sueltos?

Si rebuscas en los bolsillos del pantalón, o en los del abrigo o quizá perdidos en el fondo de algún cajón encontrarás los 2 euros que necesitas para convertirte en miembro de la Asociación y podrás empezar a ganar dinero de por vida. Como mucho puedes perder 2 euros, pero… ¿has pensado cuánto dejas de ganar si no te unes a la Asociación?

Aquí os dejo el enlace para pagar los 2 euros y convertirse en miembro de pleno derecho de la Asociación A.P.D.E.S. por si alguno le interesa.

Yo, desde luego, me he asociado y sólo puedo aseguraros que el sistema funciona. Sé que no me haré rico, pero algo de dinero voy sacando. Gota a gota se va llenando el vaso como decía al principio. Eso sí, también os advierto que si no vais a conseguir nuevos asociados no os molestéis en asociaros porque no ganareis ni un euro así que el negocio no está asegurado. De vosotros depende asociaros o no y, como comprenderéis, no acepto reclamaciones si no sois capaces de conseguir nuevos asociados porque entonces no ganareis dinero y habréis perdido miserablemente los 2 euros que cuesta inscribirse en A.P.D.E.S.




No caigas en la estafa de Warren Buffet

¿Eres capaz de detectar las falsedades en este perfil falso de Twitter?

¿Eres capaz de detectar las falsedades en este perfil falso de Twitter?

El titular de este artículo no es un error, ni una equivocación al teclear, es totalmente premeditado. Ya sé que Warren Buffett acaba con dos “t” pero seguramente no te habías dado ni cuenta que en el titular solamente tiene una “t” al final. Al leer el título automáticamente te habrás preguntado ¿Qué estafa habrá cometido Warren? Y te habrás puesto a leer.

Esta pequeña introducción viene a cuento de que Warren Buffett ha iniciado su andadura en Twitter. Su primer tuit ha sido lacónico pero impactante: Warren is in the house. Vamos, que Warren también está en Twitter y, por cierto, ya tiene más de trescientos mil seguidores, que se dice pronto aunque curiosamente todavía no sigue a nadie.

Me extrañó tanto ver a Warren en Twitter que lo primero que pensé era que una nueva estafa estaba cociéndose o que alguien quería manipular los mercados o algo así. Hace tan poco tiempo de lo del pirateo de la cuenta de AP que hundió el mercado en USA (más información en este enlace) que no me fío un pelo de lo que leo por Twitter.

Imagino que muy pronto surgirá algún estafador o alguien que quiera manipular los mercados haciéndose pasar por Warren Buffett y por eso estoy escribiendo esto, para avisaros de la posibilidad que ocurra.

Y es que es facilísimo suplantar a alguien. Las letras son criminales cuando se saben usar con maldad. Prueba de ello es el titular. Seguro que te ha llamado la atención el titular y te has puesto a leer y Warren Buffett no tiene nada que ver porque su apellido acaba con dos “t” y yo solo he puesto una.

La cuenta de Twitter auténtica de Warren es @warrenbuffett, pero imagina que creo yo una cuenta con un nombre similar como @warrenbuffet o @warrentbuffett o @warrenbufett, le meto a continuación una foto de Warren descargada de Internet y me dedico a lanzar información falsa.

En la imagen verás una cuenta de Twitter falsa donde se ha suprimido una letra “t” al final del apellido. Pero la falsificación no acaba ahí. También se puede falsear la página web de Berkshire Hathaway como yo he hecho por el simple procedimiento de añadirle otra “t”. Así, el estafador puede crear una página web falsa ya que la página web de Berkshire Hathaway es demasiado sencilla de falsificar para alguien que tenga unos mínimos conocimientos de creación de páginas web. Si alguien desconfía de la cuenta de Twitter falsa se le envía a la página web falsa de la empresa donde el estafador ya se habrá encargado de introducir también la información falsa y así se le acaba de convencer al incauto de que lo que acaba de leer es verdad.

La página web auténtica de Berkshire Hathaway es www.berkshirehathaway.com mientras que la falsa que yo he puesto en el falso perfil es www.berkshirethathaway.com. Podrás ver que más parecidas imposible.

Una vez que como buen estafador que soy o como buen manipulador de mercados he creado el perfil falso en Twitter y la falsa página web ya sólo me queda ponerme a tuitear lo que me convenga.

Por ejemplo, el siguiente tuit explicaría lo que está pasando últimamente con las acciones de Bankia: “Warren compra acciones de Bankia @warrenbuffet”

¿Cuánta gente crees que se dará cuenta de que el tuit es falso, que la cuenta de Twitter es falsa o que la página web donde se amplia la información es también falsa? La mayoría se limitarán a retuitearlo convencidos que es verdad y ya tenemos a Bankia por las nubes mientras alguien va vendiendo acciones de Bankia a precio de oro a los inversores pardillos que caen en el engaño.

Espero haberos hecho reflexionar con esta entrada y que toméis precauciones cuando leáis cosas en cualquier red social, no sólo en Twitter. Desconfía de las redes sociales, es demasiado fácil engañar a la gente si no se toman precauciones. No caigas en la estafa de Warren Buffet o en otra similar.




Inventor de microsablazos, la profesión del futuro

Llegará el día que pretendan cobrarnos por respirar dentro de la sucursal.

Llegará el día que pretendan cobrarnos por respirar dentro de la sucursal.

Hace, muchos, muchos años, los bancos eran unos sitios donde te suplicaban de rodillas que les confiaras tu dinero y te pagaban intereses por tener el privilegio de mover tu dinero y sacar beneficios gracias a tu dinero. Hoy en día la cosa ha cambiado mucho, supongo que porque todos somos cada vez más imbéciles o porque tenemos una vena masoquista que hace que nos ponga cachondos que nos vayan robando poco a poco. Perdonen que sea tan sincero, pero no encuentro otra forma más suave de decir que somos idiotas.

A grandes rasgos, de pagar intereses por tener el privilegio de mover tu dinero han pasado a cobrarte por guardarte el dinero. ¿Vaya cambio, no? Hay que reconocer que han sido muy astutos y han sabido ir vendiéndonos la idea de que lo hacen para defender nuestros intereses y que ellos nos prestan servicios por los que tienen que cobrar algo. Su gran truco ha sido inventarse las “comisiones bancarias” y su gran excusa decir que son cantidades insignificantes.

Pronto, estoy convencido, algún banco empezará a cobrar por acceder a la sucursal con la excusa de que las baldosas se desgastan, que todos tenemos que contribuir a pagar la calefacción o el aire acondicionado de la sucursal o cualquier otra razón imaginativa.

Hoy en día nos cobran por casi todo. Hasta hace relativamente poco tiempo, muchas comisiones que figuraban en sus folletos de tarifas estaban en “letargo” y no las aplicaban. Ahora esas comisiones han sido activadas y pueden mermar seriamente la economía de todo hijo de vecino. El truco ha sido ir por pasos, minando nuestra moral e ir mentalizándonos poco a poco de que tenemos que pagar por todo. Van lentamente. Primero meten una comisión en el follero de tarifas, pero la dejan en letargo y no nos la aplican porque somos “buenos clientes” (eso sí, nos restriegan cada diez minutos que no nos la están cobrando). De esa manera vamos conociendo esa comisión y nos enteramos de su existencia pero nos alegramos que no nos la cobren porque somos buenos clientes.

Una vez que nos han mentalizado, de repente, sin venir a cuenta, empiezan a aplicarla. ¿Es que ya no somos “buenos clientes”? Nos dicen que sí, que seguimos siendo buenos clientes, pero que se ven forzados a aplicar la comisión porque lleva mucho tiempo en el libro de tarifas y ya la están aplicando los otros bancos. Las dos o tres primeras veces nos retrocederán la comisión cuando protestamos para que nos callemos, pero luego, cuando asumimos el robo a mano armada ya pasan de retrocedernos las comisiones y nos dicen que lo sienten o que el jefe les ha echado una bronca y ya no pueden retrocederlas o cosas similares.

¿No habéis caído en la cuenta que siempre culpan a otros? Cuando no son los otros bancos, son los jefes, o la situación actual, o la crisis o lo que sea, pero ellos van aplicando comisiones nuevas cada dos por tres.

Existen infinidad de comisiones: algunas entidades cobran por retirar o ingresar dinero en las ventanillas, por los apuntes en cuenta, por retirar efectivo en una oficina distinta a la que tenemos la cuenta, por transferencias, por descubiertos, por mantenimiento y administración de cuentas, por emisión o renovación de tarjetas, por disposición de efectivo en cajeros, por órdenes de entidades para adeudo de domiciliaciones y por gestión de recibos domiciliados, etc. No sigo citando ejemplos porque se podría escribir un libro bien gordo con páginas y páginas.

La voracidad de los bancos con las comisiones bancarias no parece tener fin. Aparentemente parece que las estrategias de los bancos divergen en muchas ocasiones. Unos aseguran que van a eliminar todo tipo de comisiones y otros se dedican en buscar nuevas formas de sacarnos el dinero. Pero, si nos damos cuenta, lo que hacen es eximirnos de ese cobro de comisiones a cambio de algo: no te cobran comisiones si domicilias la nómina o si solicitas un crédito o si haces algo que a ellos les conviene. Lo que pierden en cobrar comisiones lo ganan por otro lado y tan contentos.

Una vez que te tienen cogido por los huevos (por decirlo de alguna manera) van incumpliendo su palabra de no cobrarte comisiones o se inventan otras nuevas que nunca han prometido no cobrarte.

Las opciones que tenemos llegados a este punto son dos: o les mandamos a la mierda, retiramos el dinero y lo guardamos bajo el colchón o bien nos unimos a ellos.

Yo me adelanto a los tiempos y me ofrezco públicamente a cualquier banco que quiera contratarme como inventor profesional de comisiones. Soy tremendamente imaginativo y soy capaz de inventar para ellos las mejores comisiones y las más rentables y además facilitar las mejores excusas y sistemas para ir implementándolas poco a poco. Conozco el sector y la metodología que usan y puedo demostrar que puedo ser un eficientísimo creador de “microsablazos” (léase comisiones). Sin duda, una profesión con futuro la de inventor de comisiones bancarias, solamente tienes que convertirte en un anti-Robin Hood y robar a los pobres para dárselo a los ricos.




Publicidad engañosa de Google

Un regalo que acaba quedándose en nada o un claro ejemplo de publicidad engañosa.

Un regalo que acaba quedándose en nada o un claro ejemplo de publicidad engañosa.

Me cabrea enormemente cuando tratan de engañarme con la publicidad y los banners. ¿A tí no? Pues bien, Google acaba de intentar engañarme con publicidad engañosa.

Navegando por ahí, no mencionaré la página donde estaba colocado el banner, he visto un banner que decía claramente: Te regalamos 75 €. ¡Empieza ahora! Prueba Google Adwords.

¡Qué bien!, he pensado yo. Me regalan 75 euros para promocionar mi blog. Estupendo, voy a pinchar el banner. Y zas, me encuentro en una página donde descubro que todo es mentira. No te regalan 75 euros, te regalan un cupón que podrás hacer efectivo cuando hayas gastado 25 euros en Adwords. Puedes verlo en: http://www.google.es/adwords/coupons/

¿Por qué hablan de regalo cuando es un cupón promocional? Pero la cosa no acaba ahí, si vas bajando por la página, al final, muy al final, cuando ya te has aburrido de bajar el cursor, donde no quieren que se vea, aparecen unos términos y condiciones aplicables a la oferta.

¿Pero no era un regalo? En el banner ponía claramente REGALAMOS y no ponía nada de oferta, ni de términos, ni de condiciones, ni de cupones.

La publicidad engañosa es aquella que, de cualquier forma -incluida su presentación-, puede inducir a error a sus destinatarios o afectar su comportamiento económico. La ley también entiende por engañosa la publicidad que silencia datos fundamentales de los bienes, actividades, o servicios, siempre que dicha omisión induzca a error a los destinatarios.

Dicho en otras palabras, la publicidad engañosa es aquella que realiza afirmaciones engañosas, exageradas o falsas acerca del producto o servicio y que afectan al bolsillo del comprador y/o perjudican a algún competidor (práctica comercial desleal).

Formas de Publicidad Engañosa

Voy a indicarte algunas formas de publicidad engañosa, detallando algunos ejemplos y formas que son o pueden ser considerados (dependiendo de las leyes de cada país) como publicidad engañosa:

* Mensajes publicitarios que incluyen cláusulas “especiales”. Esas cláusulas pueden ser consideradas como limitación de la oferta poco clara y confusa para el consumidor, que queda totalmente sometido a la interpretación unilateral del vendedor o fabricante vulnerándose la buena fe y el justo equilibrio de las prestaciones en detrimento del consumidor. Google incluye dichas cláusulas en el supuesto regalo, así que es publicidad engañosa.

* Mensajes que incluyen expresiones ambiguas, desconocidas o con una pluralidad de significados que dan lugar al riesgo de que el destinatario interprete el mensaje en un sentido que no corresponde con la realidad. La cláusula donde Google dice “Los códigos promocionales no tienen valor promocional, y el introducir el código promocional solamente sirve para poder optar al crédito promocional asociado” es un claro ejemplo de lenguaje ambiguo y con pluralidad de significados.

* Utilización de letra pequeña, ilegible o diminuta en los anuncios, con la intención o no, que el destinatario no los perciba. Google no usa letra pequeña, pero como lo pone al final de la página, detrás de amplios espacios en blanco para que parezca que la página ha terminado y el usuario no siga bajando el cursor, casi equivale a un deseo de que el destinarlo no lo perciba, ¿no te parece?

* Utilización de mensajes que estimulan al comprador a tomar una decisión rápida pero que no se cumplen. Google te pone el formulario para que no pienses, para que lo rellenes, para que tomes una decisión rápida, sin haber leído las cláusulas al final de la página. ¿Eso no es engañoso?

* Inclusión del precio sin IVA en el anuncio, con la intención de que el destinatario vea un precio más atractivo o menor al de la competencia. Google no dice en ningún sitio si los 25 euros que tienes que gastar antes de recibir el “regalo envenenado” son con IVA o sin IVA. ¿Más publicidad engañosa?

* Omisión de datos fundamentales que puedan influir en la decisión del consumidor, por ejemplo, en cuanto a la peligrosidad, el precio completo, las condiciones jurídicas, etc. Google solamente pone en la página unos términos y condiciones incompletos, si quieres ver los términos y condiciones completos tienes que ir a otra página: http://www.google.es/intl/es/adwords/coupons/terms.html ¿Eso no es ocultar datos fundamentales?

* Realización de promesas que luego no se cumplen, intencionadamente o no. Google no te asegura que te den el bono si en el plazo de 31 días no has gastado los 25 euros que te obligan a pagar para darte tu regalo. Si pasan esos 31 días y no has gastado los 25 euros, tu regalo se queda en nada. ¿Eso es un regalo? ¿Eso es un código u oferta promocional? ¿Eso no será más bien una estafa por parte de Google?

* Presentación de mensajes publicitarios ante los ojos de los consumidores sin que éstos puedan identificarlos como tales. Por ejemplo, cuando el mensaje publicitario se presenta bajo la forma de mensaje informativo, artístico o creativo. Google presenta un banner donde dice que te regalan 75 euros, no te cuenta todo lo que viene después y no te dice que si no cumples los términos y condiciones te quedas sin “regalo”.

No sé si con esta entrada los abogados de Google se me echarán encima o no. Quizá mi blog deje de aparecer misteriosamente en el buscador de Google o mi pagerank quede reducido a cero o vete tú a saber. Me da igual. Están haciendo publicidad engañosa y es mi obligación moral denunciarlo. De cualquier modo, invito a Google a dar su opinión sobre este tema pues yo puedo estar equivocado. Si recibo alguna comunicación de Google respecto a esta entrada ya os contaré, pero hasta escuchar “su versión” para mí están haciendo una descarada publicidad engañosa, y os he dado mis razones, vosotros decidís.




En bolsa, no te fíes ni de tu padre

¿No te resulta chocante este gráfico? Es obvio que alguien está manteniendo los precios de forma artificial.

¿No te resulta chocante este gráfico? Es obvio que alguien está manteniendo los precios de forma artificial.

Escribo esta entrada pensando principalmente en inversores novatos o que se están iniciando en bolsa. Muchos de ellos, como carecen de conocimientos, se lanzan alegremente a buscar consejos por webs de bolsa, foros de opinión, etc. y acaban perdiendo su dinero y se les queda una cara de idiotas que no veas.

Hoy quiero recomendaros que andéis con los ojos muy abiertos si ya estáis operando en Bolsa o tenéis la intención de comenzar a realizar transacciones en los próximos meses. Debes tener muy claras dos cosas: la manipulación de mercados es un hecho indiscutible y el arte de convencer a las masas es fácil, ya sabemos lo manipulables que son. Por ello te doy el mejor consejo que puedo darte: En bolsa, no te fíes ni de tu padre.

Te pondré un ejemplo real: Hace poco la cotización de Zeltia, una de las acciones más famosas y seguidas de nuestro mercado se disparaba tras haberse distribuido a través del envío masivo de emails a distintos usuarios el rumor de que Novartis iba a lanzar una OPA sobre esta empresa a un precio muy superior al que estaba cotizando.

Este tipo de estafas se llevan a cabo en los principales foros financieros de todo el mundo y también se realizan por correo electrónico.

El estafador o estafadores suelen ser personas que ostentan un relativo prestigio y reputación dentro del mundo de los foros. Primero eligen un valor muy estrecho, con nominal bajo y poca liquidez, generalmente un chicharro y compran grandes paquetes de acciones de dicho valor durante varios días. Lo hacen con disimulo, intentando que no se note mucho y que no suba el precio. En cuanto se han hecho con una cartera decente (en cuanto a número de acciones se refiere) a bajísimos precios, están listos para actuar y engatusar a los pardillos.

Al día siguiente de terminar sus compras, realizan un análisis fundamental y técnico minucioso, con apariencia bastante profesional sobre la situación del valor y sugieren comprar acciones de la empresa a precios actuales en la apertura del mercado y hablando de posibles revalorizaciones que superan el 50% y pueden llegar a los tres dígitos. En ocasiones, incluso falsifican o se inventan datos sobre la empresa porque saben que poca gente sabe buscar esa información o que ni siquiera se van a molestar en buscarla.

Muchísimos inversores con poca experiencia se dejan engatusar por esta banda de estafadores y se lanzan al mercado a comprar acciones de dicha compañía a cualquier precio. Lógicamente, ante este fervor comprador el precio de las acciones comienza a subir, lo que aprovecha el estafador o estafadores (generalmente son grupitos de gente) para deshacer sus participaciones, vendiéndoselas a los inversores engañados a un precio superior al que las habían adquirido. A partir de ese momento, y siguiendo la lógica de que todo lo que sube artificialmente tiene que bajar, las acciones de la empresa comienzan a perder valor en el mercado dejando a los inversores incautos pillados en el valor. Cuando cunde el pánico venden a cualquier precio y muchos pueden haber perdido los ahorros de su vida por hacer caso a una recomendación que han leído por ahí.

La metodología de la estafa es siempre muy similar: normalmente lo realizan individuos que entienden de análisis técnico o fundamental y su sistema es bien simple. Realizan un análisis técnico convenientemente adornado con fundamentales y siempre sobre valores llamados “chicharro” que carecen de liquidez, de escasa capitalización y cuyo precio es fácilmente manipulable con pequeños volúmenes de dinero para luego colgarlo en los foros. Sus compinches hacen comentarios elogiando los análisis, dejando comentarios como que la apuesta es segura y diciendo que van a comprar. El novato, al ver que todo el mundo apoya la inversión, se lanza a comprar sin encomendarse ni a dios ni al diablo.

Te voy a hacer una pregunta: Si una persona sabe de bolsa, estudia un valor y está convencido de que tiene un potencial de subida tremendo… ¿Tú crees que va por todos los foros poniendo gratis su trabajo? Claro que no. Ponen ese trabajo porque saben que, si unos pocos pardillos se tragan la historia, harán subir el valor para ellos poder venderlo. Es lógica pura, ¿no crees? Nadie regala nada en esta vida.

Escogen valores muy estrechos, compran, después calientan el ambiente en todos los foros que pueden durante unos días y venden cuando compran los pardillos.

Uno no puede ni fiarse de las agencias con supuesta buena reputación. ¿No te has dado cuenta que muchas agencias recomiendan comprar un valor porque ellos lo quieren vender o viceversa? Si sabes buscar los datos en Internet te asombrará que recomiendan comprar mientras ellos están vendiendo como locos, y viceversa, aconsejan vender anunciando bajadas catastróficas para poder comprar al menor precio posible.

En otras ocasiones la clave de todo el proceso son las ventas en corto, esto es, cuando un inversor pide prestadas acciones a un bróker, las vende y espera devolver las acciones prestadas con las adquiridas posteriormente a un precio inferior. Se obtienen beneficios únicamente si el precio de las acciones cae, esto es, si se vende caro y se compra barato. Si el precio sube, deberá comprar las acciones de reposición a un precio superior al que las vendió y eso no le interesa así que se lanzan a enviar noticias y rumores negativos tanto en foros como por correo electrónico, en blogs, en páginas web y donde pueden.

Es increíble lo ilusa que puede ser la gente y que se crean todo lo que leen por el mero hecho de estar escrito. Mucha gente piensa que si algo está escrito es por que es verdad y no se dan cuenta que, en Internet, la información falsa, sesgada, interesada o poco fiable es el pan nuestro de cada día, y más en temas financieros, bursátiles o referentes a mercados.

Una realidad innegable es que el “spam” financiero ya ha influido algunas veces en las cotizaciones de las Bolsas. Un estudio realizado por investigadores de la Universidades de Dresden y de Mannheim, demuestra que mensajes basura en los que se anima a invertir en empresas que cotizan en Bolsa están influyendo directamente en el sistema financiero.

La estructura de estos mensajes basura es siempre la misma: no se anuncia ningún servicio ni producto, no hay ningún teléfono al que llamar ni sitio al que acudir. El mensaje advierte: “Lo primero que debe hacer hoy es coger acciones de la compañía XXX, ¡van a explotar mañana! ¡se esperan revalorizaciones del XXX%!”. A continuación, informan del precio aconsejado para comprar de las acciones, stop-loss, etc.

El bombardeo de estos mensajes, cuya información falsa se mezcla con información real sacada de sitios como Yahoo Finance o Google Finance, junto con el hecho de que sólo ofrezcan datos, sin querer vender nada, busca generar confianza en el receptor. Curiosamente, la emisión de estos mensajes, que suponen el 3% del spam mundial, se realiza en horario bursátil. ¿No te llama la atención que sólo se envíen mientras están abiertos los mercados? ¿No será porque no quieren dar tiempo a que la gente investigue o se informe un poco?

Quienes se aprovechan son los emisores del spam, que comercian con estas acciones para capitalizar las ganancias, y los llamados “receptores inteligentes”, que observan la circulación de estos mensajes e invierten siguiendo su estela, comprando a la baja cuando aparece el spam para esperar los picos provocados por usuarios ingenuos, que adquirirán las acciones al alza.

El mero hecho de que un número de gente siga consejos financieros que le llegan por e-mail, de emisores desconocidos y que nunca han solicitado, es relevante para la estabilidad del sistema financiero, considerando el potencial que pueden tener estos spammers para hacer circular rumores creíbles sobre problemas de solvencia en empresas y otras profecías como opas, nacionalizaciones, quiebras, etc. que lleven a efectos dominó con todas sus consecuencias.

Lo curioso del tema es que antes sólo teníamos que defendernos de los grandes tiburones para que no nos devoraran en los parqués, y ahora, además, tenemos que aguantar a estafadores que intentan hacer de aprendices de tiburones.

Animo desde aquí a todos los que tengáis blogs sobre bolsa y finanzas, e incluso a los administradores de los foros, que advirtáis a vuestros lectores de estas prácticas. Quizás entre todos podamos evitar que haya nuevos inversores que caigan en este tipo de estafas.

Mi consejo es que cada uno aprenda a valerse por si mismo en este mundo de timadores, mafiosos y demás “fauna” que pulula por la red. Duda de todo lo que leas, intenta contrastar la información, investiga, piensa si no puede ser un rumor intencionado y, sobre todo, no te lances a la piscina a ciegas ni inviertas todos tus ahorros.